El abogado de la defensa cuestiona la intervención de la Policía Nacional

En sus declaraciones afirma que los informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) no son correctos y que les bastaría con haber preguntado a los policías

En sus declaraciones afirma que los informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) no son correctos y que les bastaría con haber preguntado a los policías

- Escrito el 06 agosto, 2017, 5:00 pm
8 mins

Santa Pola sigue teniendo en el ´caso de los uniformes` uno de los temas de actualidad pendiente de resolver. De momento el jefe de la policía local, junto con otros miembros del cuerpo de la policía, están suspendidos de empleo hasta que se resuelva todo.

Acusación de la policía

Por poner brevemente en antecedentes a todos aquellos lectores que no conozcan el tema. El Ayuntamiento de Santa Pola detecto una serie de irregularidades en la compra de uniformes y materiales de la Policía Local y presentó una denuncia. Esta provocó la investigación de la Policía Nacional, desde la comisaría de Alicante y a través del Grupo de Blanqueo de Capitales.

Dicha investigación concluía con un informe en el que decía que los hechos podían ser constitutivos de los delitos de prevaricación, fraude, malversación de caudales públicos y falsedad documental y detallaba una serie de irregularidades. También afirmaba que tres de las empresas beneficiarias (Manufacturados Redován S.L., Unidepol S.L. y Polmuniform S.L.) realmente eran los mismos, afirmando que las dos últimas eran ´empresas pantalla` que usaba la primera, al constatar en ambas la falta de actividad en su sede social y la ausencia de trabajadores asalariados.

La falta de acreditación efectiva de recepción de mercancía, según la Policía Nacional, asciende a 105.000 euros

Por último, y entre todas las conclusiones, subraya que “de la totalidad de los expedientes analizados, en catorce de ellos no se dispone del obligatorio documento acreditativo de la efectiva recepción de la mercancía en dependencias de la Policía Local… …lo que suma un total de 105.285,28 euros gastados en uniformidad por parte del consistorio de Santa Pola sin que se encuentre suficientemente acreditado su efectiva entrega en los expedientes analizados”

En dicha investigación detallan documentos, y hacen mención especial a un correo electrónico enviado por el policía Roque Miguel Alemañ solicitando a Manufacturados Redován S.L. “tres presupuestos de tres empresas diferentes”. Presentar tres presupuestos cumple las normas de contratación, pero evidentemente no si es de la misma empresa de la que salen los tres, aunque sea con distintos nombres.

Detenciones

En sus conclusiones, el Grupo de Blanqueo de Capitales de la UDEF expone las personas presuntamente responsables de los hechos. Entre ellas, el exconcejal Antonio Pérez Huerta, el jefe de la Policía Local José Miguel Zaragoza, el jefe de Protección Civil Pascual Linares Amorós y el oficial de la Policía Local encargado de la administración, Roque Miguel Alemañ.

También los administradores y otras personas de las empresas implicadas de las que afirma “que se evidencia una clara y evidente responsabilidad” refiriéndose a las personas jurídicas investigadas.

La detención se produjo por los «claros indicios de la participación en los ilícitos penales descritos», según la UDEF

Con todo ello, la Policía Nacional informa al juzgado que, por la existencia de “claros indicios de la participación en los ilícitos penales descritos”, va a proceder a la localización de las personas mencionadas y a tomarles declaración “en calidad de detenidos”.

El día 28 de junio se procede a dicha detención. En concreto a José Miguel Zaragoza se le detiene en la sede de la Policía Local y se le traslada a los calabazos de la comisaría provincial de Alicante hasta su toma de declaración. Una vez prestada la misma, sin querer declarar, acogiéndose a su derecho de hacerlo ante la autoridad judicial, se le intervienen los móviles y se le pone en libertad con la obligación de comparecer ante dicha autoridad judicial.

Por último, la juez María José Boix ha citado a los mencionados acusados, en calidad de investigados, para tomarles declaración el próximo día 23 de octubre.

La defensa

El pasado día 31 de julio el abogado de la defensa, Lorenzo Bonmatí Giner, convocaba una rueda de prensa para comentar que se había presentado, ese mismo día, un escrito al juzgado en el que, según su criterio, se acredita que tanto lo que dicen los denunciantes como lo que expresa el informe de la UDEF es falso.

Para Bonmatí, todo esto es una represaría por la querella que interpuso Roque Alemañ contra uno de los concejales. En sus explicaciones argumenta que cuando los acusados, José Miguel Zaragoza y Roque Alemañ, conocieron la denuncia, se dirigieron a la UDEF, en concreto el 22 de diciembre de 2016, y que al no recibir contestación ambos presentaron un escrito el 3 de enero de 2017 poniéndose a su disposición para declarar.

Resulta contradictorio decir que han insistido en declarar y que cuando pueden hacerlo renuncien

El letrado continua argumentando que Roque Alemañ vuelve a presentar un escrito el 2 de mayo de este año y se hace la siguiente pregunta: ¿Qué sentido tiene que el día 28 de junio se produzca la detención y que se diga que es para evitar que se destruyan pruebas que ya se podrían haber destruido? Con lo que califica de show todo lo ocurrido. Por último, califica el informe de la UDEF de auténtico disparate y defiende el derecho a no declarar de sus defendidos.

Resulta contradictorio que hayan insistido en declarar y que cuando pueden hacerlo renuncien, así como confuso oír que la UDEF, sección de la Policía Nacional que nada tiene que ver con Santa Pola, ha actuado de forma poco profesional o incluso malintencionada, al intentar confundir con argumentos como el que son solo preguntar a los policías se habría evitado este espectáculo.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.