ASAJA denuncia que la autorización del trasvase de 20 hm3 llega “tarde y mal” y exige sentido común en política hídrica

La organización reclama que retomen el pacto de estado para ordenar los recursos hídricos

- Escrito el 25 agosto, 2018, 10:00 am
4 mins

ASAJA Alicante denuncia que es la primera vez que se produce un retraso tan importante en autorizar un trasvase de agua del Tajo-Segura desde que se haya aprobado técnicamente. Pese a que la Comisión de Explotación certificó el pasado 9 de agosto el envío de 20 hm3, el BOE no ha publicado hasta hoy la autorización para poder transmitir los caudales. ASAJA Alicante considera que “aunque el agua es bienvenida”, la aprobación llega “tarde y mal” y exige que la política hídrica se afronte con mayor rigor y responsabilidad. La organización de los agricultores y ganaderos reclama retomar un Pacto de Estado que consensue un Plan Hidrológico Nacional que contemple el déficit estructural del sudeste peninsular y los sobrantes que hay en España.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado la Orden TEC/886/2018 por la que se autoriza un trasvase desde los embalses de Entrepeñas-Buendía, a través del acueducto Tajo-Segura, de 20 hm³ para el mes de agosto. Esta aprobación llega casi con un mes de retraso al haber aprobado la Comisión de Explotación el envío de caudales el pasado 9 de agosto. Tras las protestas del sector agropecuario y la petición de ASAJA Alicante de que los aportes se produjeran ya, el Ministerio de Transición Ecológica, por fin, ha reaccionado.

“Tarde y mal, aunque el agua es bienvenida por lo que la necesitamos”, valora el presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, que concreta que es “la primera vez que se produce un retraso tan grande” y exige al Ministerio que afronte la política hídrica con mayor objetividad y sentido común. “Paralizar el Trasvase ha sido una irresponsabilidad clamorosa, un error de niños pequeños que demuestra el gran desconocimiento que tienen sobre el sector agroalimentario”, denuncia el presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, que invita a la titular del área Teresa Ribera “a pasar las vacaciones en el campo alicantino. Nosotros no descansamos, continuamos ‘sudando la camisa’ en agosto, cuando necesitamos, como siempre, el agua para poder sacar nuestras cosechas adelante. Ahora, tendría la oportunidad de trabajar y preparar los cultivos de alcachofas, habas, patatas, brócoli, … Así conocería la realidad que le compete”.

Con actuaciones de este tipo y declaraciones ideológicas que ponen en duda el Trasvase Tajo-Segura, obra fundamental que sostiene el 61,65% de la superficie agrícola de regadío de la provincia de Alicante, que sostiene la economía de muchísimos municipios, genera una incertidumbre que impide el normal desarrollo de las empresas agroalimentarias.

El Gobierno debe actuar para erradicar la guerra política del agua. Debe abandonar criterios que no sean técnicos, retomar el Pacto de Estado para consensuar un Plan Hidrológico Nacional que ordene, planifique y gobierne los recursos existentes. En España hay mucha agua y ante el déficit estructural de sequía que padece el sudeste peninsular urge planificar los recursos hídricos existentes en el territorio nacional. La Cuenca del Segura se encuentra ahora al 24% de su capacidad, con 277 hm3 almacenados, mientras que la del Tajo se halla al 60% con 6.600 hm3. En España, en total, hay ahora más 34.000 hm3 de agua embalsada y se echan a perder al mar más de 50.000 hm3 al año. “¡Ya es hora de ordenar los recursos hídricos conforme a nuestro siglo!”, apostilla Aniorte.