El Ayuntamiento de Santa Pola propone replantear el proyecto del nuevo acceso desde la N-332

Un informe técnico del Ayuntamiento sostiene que el proyecto no soluciona los problemas existentes en el acceso a la Ronda de Santa Pola desde la N-332

- Escrito el 05 abril, 2018, 11:44 am
4 mins

El proyecto de trazado que reordena los accesos y acondiciona la N-332 a su paso por Santa Pola, aprobado de manera provisional por el Ministerio de Fomento, no da solución a las demandas del tramo afectado en materia de ordenación del tráfico, seguridad vial y redes secundarias, tal y como evidencian los informes técnicos elaborados por el Ayuntamiento de Santa Pola. En estos informes se proponen además una serie de mejoras e incluso el replanteamiento general del proyecto.

La actuación proyectada pretende crear un nuevo acceso a Santa Pola desde Alicante que cruce la N-332 mediante un paso inferior, conectando la glorieta existente de la Ronda de Santa Pola con una nueva glorieta. No obstante, la excesiva magnitud de la obra no soluciona los problemas existentes.

Con el nuevo acceso quedaría suprimida, y sin reposición prevista, la incorporación actual desde la Ronda de Santa Pola hacia Cartagena, lo que obligaría a que todo el tráfico circulara por la Avenida de Levante y Carretera de Elche para acceder a la rotonda del enlace con la carretera de Elche-Santa Pola. El proyecto no propone una solución a efectos de ordenación de tráfico ni ha estudiado las consecuencias de dicha desviación sobre el tráfico local, que provocaría problemas graves de congestión y seguridad vial en el único acceso del casco urbano de la ciudad.

Los informes técnicos del Ayuntamiento proponen volver a incluir el ramal 1 del proyecto de 2008, de modo que sea posible la salida hacia Cartagena. Para ello se propone crear un tramo de trenzado con doble carril entre los dos ramales, o bien la creación de una segunda vía colectora en la margen derecha, puesto que hay espacio suficiente. En cuanto al estudio del tráfico, éste debería ampliarse con un análisis de la capacidad del sistema completo del enlace, incluida la intersección de la CV-865 y el tráfico inducido hacia el interior de Santa Pola por la avenida de Elche.

Además de la falta de conexión, el proyecto tampoco contempla actuaciones sobre seguridad vial referentes a aceras o carril bici. El tramo afectado está considerado como Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) y por ello se han llevado a cabo actuaciones en materia de seguridad vial y señalización en fechas recientes. Pero el proyecto hace referencia a que se ha eliminado el alumbrado por cuestiones de eficiencia y ahorro en las infraestructuras de carreteras, si bien debería tener en cuenta las condiciones que rodean a cada tramo. Parte de los accidentes en este TCA han sido atropellos de peatones, dado que no hay ningún paso transversal habilitado para poder cruzar desde la Ronda hacia el camino de Pueblo Levantino. Los técnicos municipales proponen que no sólo se incluya la obra civil, sino también la instalación de alumbrado, así como una zona de paso ciclopeatonal en el paso inferior bajo la N-332.

Los informes reconocen que podría considerarse incluso un replanteamiento general del proyecto, convirtiendo el acceso y los tramos anterior y posterior, en zonas desdobladas tipo vía parque con una rotonda distribuidora, teniendo en cuenta que el tráfico en este tramo se caracteriza por ser de corto recorrido, con especial incidencia del tráfico vacacional, y teniendo en cuenta la experiencia satisfactoria de la vía parque Guardamar-Torrevieja.