A bordo del Esteban González

Es un buque pesquero que, tras su remodelación en el año 2007, se ha convertido en un elemento histórico crucial de la villa marinera de Santa Pola

- Escrito el 04 septiembre, 2017, 1:00 pm
4 mins

Desde el año 1985 este imponente barco de madera, dedicado a la pesca activa, surcaba las aguas del mar Mediterráneo. Los 26,6 metros de eslora se convertían durante ese tiempo en el hogar de los marineros que viajaban a bordo. Tras una apresurada despedida en el puerto, los marines se preparaban para afrontar los largos meses de duro trabajo que les esperaba en el mar, alejados de sus seres queridos durante más de medio año. El Esteban González fue de los últimos barcos de madera que se construyeron en la época. Dedicado a la pesca de arrastre, el navío estuvo activo hasta el año 2005. Un año después fue donado al ayuntamiento de Santa Pola, iniciándose el proyecto de recuperación hasta convertirlo en lo que es ahora, un elemento histórico de la villa marinera.

Reliquia histórica y cultural
El buque estuvo activo hasta el año 2005 cuando fue donado al ayuntamiento de Santa Pola, iniciándose el proyecto de recuperación

Desde el año 2007, el Esteban González recibe a diario a centenares de visitantes que se acercan para conocer la historia del barco y saber un poco más acerca de la principal fuente económica de la localidad: la pesca. Los turistas quedan asombrados al ver el majestuoso navío que se eleva ante sus ojos, convertido ahora en un barco-museo. Mediante escuelas y talleres de empleo, promovidos por el Ayuntamiento de la localidad y cofinanciados por la conselleria de Economía, Hacienda y Empleo de la Generalitat Valenciana, alumnos y trabajadores iniciaron los trabajos de remodelación, entre ellos, la instalación de fontanería, electricidad, pintura, electromecánica, diseño gráfico… contribuyendo así a la recuperación de esta reliquia cultural.

Adentrándonos en el interior
Desde el año 2007 recibe a diario a centenares de visitantes que se acercan para conocer la historia del barco

Hoy el Estéban González es un museo didáctico que cuenta con un guía encargado de conducir a los visitantes hasta el corazón del barco. El recorrido, que tiene una duración total de 45 minutos, se inicia en la cubierta del barco, donde el guía explica la técnica de la pesca de arrastre empleada por aquel entonces. Seguidamente, los visitantes son conducidos al interior del pesquero, pasando por los camarotes, la cocina, la sala de máquinas hasta llegar al puente de mando. La visita está pensada para que los más curiosos no se pierdan ningún detalle.

A lo largo del recorrido, los visitantes encontrarán desde los artilugios personales de los marineros, hasta las herramientas que se utilizaban para la pesca. En el puente de mando se encuentran aparatos electrónicos utilizados para la navegación, como el sonar y el radar que continúan en perfecto funcionamiento. El ´atrezo`, cuidado hasta el más mínimo detalle, transporta a los visitantes hasta la época, y les hace sentirse, por un momento, parte de la tripulación del Esteban González, un tradicional buque pesquero convertido en una de las reliquias más importantes de la villa marinera.