Brazadas de triunfo

La cuenta atrás llega a su fin y tras meses de espera y dura preparación física cerca de 1.500 nadadores se enfrentarán el próximo 9 de Julio al vigésimo segundo recorrido a nado desde la isla de Tabarca hasta la localidad de Santa Pola. Desde su primera edición, en el año 1996, miles de deportistas se han sumergido en las aguas de la costa para participar en esta travesía, considerada, hoy en día, como una de las mejores de toda España. En esta nueva edición se refuerzan las medidas de seguridad con boyas, artilugios y estructuras flotantes de seguridad 5.900 metros en línea recta separan a los participantes de la ansiada meta. La salida se efectuará a las 7:30 de la mañana desde la isla de Tabarca y los nadadores contarán con un plazo de tres horas y media para completar el recorrido y llegar a la meta, situada en la playa de Varadero de Santa Pola.  No obstante, el éxito tan solo está reservado para unos pocos, ya que para afrontar este gran reto los nadadores deben someterse durante varios meses a un exigente plan de entrenamiento que asegure su buena preparación física, un sacrificio que numerosos deportistas, como Purificación Pastor, quien participó en la edición 2013 y 2015 y quedó en quinta y segunda posición respectivamente, están dispuestos a afrontar, ya que tal y como ella afirma: ”La experiencia fue muy divertida y el llegar a la meta es un momento muy emocionante, por supuesto que repetiré siempre que pueda”. «La experiencia fue muy divertida y llegar a la meta es un momento muy emocionante, por supuesto que repetiré siempre que pueda» (P. Pastor) La preparación física y la perseverancia son factores clave para afrontar este reto, pero también lo es la seguridad. Así, en esta nueva edición se refuerzan las medidas de seguridad con boyas, artilugios y estructuras flotantes de seguridad, con el fin de solventar cualquier percance que pueda ocurrir en esta emocionante, pero al mismo tiempo peligrosa prueba. Además, este año se incluirá la categoría Acero de Barco para deportistas discapacitados, para que este sea un reto al alcance de todos. Post Views: 843

Alrededor de 1500 nadadores afrontarán el próximo 9 de Julio la travesía a nado Tabarca-Santa Pola, un recorrido de 5.900 metros que culminará en la playa de Varadero

- Escrito el 08 julio, 2017, 1:52 pm
3 mins

La cuenta atrás llega a su fin y tras meses de espera y dura preparación física cerca de 1.500 nadadores se enfrentarán el próximo 9 de Julio al vigésimo segundo recorrido a nado desde la isla de Tabarca hasta la localidad de Santa Pola. Desde su primera edición, en el año 1996, miles de deportistas se han sumergido en las aguas de la costa para participar en esta travesía, considerada, hoy en día, como una de las mejores de toda España.

En esta nueva edición se refuerzan las medidas de seguridad con boyas, artilugios y estructuras flotantes de seguridad

5.900 metros en línea recta separan a los participantes de la ansiada meta. La salida se efectuará a las 7:30 de la mañana desde la isla de Tabarca y los nadadores contarán con un plazo de tres horas y media para completar el recorrido y llegar a la meta, situada en la playa de Varadero de Santa Pola.  No obstante, el éxito tan solo está reservado para unos pocos, ya que para afrontar este gran reto los nadadores deben someterse durante varios meses a un exigente plan de entrenamiento que asegure su buena preparación física, un sacrificio que numerosos deportistas, como Purificación Pastor, quien participó en la edición 2013 y 2015 y quedó en quinta y segunda posición respectivamente, están dispuestos a afrontar, ya que tal y como ella afirma: ”La experiencia fue muy divertida y el llegar a la meta es un momento muy emocionante, por supuesto que repetiré siempre que pueda”.

«La experiencia fue muy divertida y llegar a la meta es un momento muy emocionante, por supuesto que repetiré siempre que pueda» (P. Pastor)

La preparación física y la perseverancia son factores clave para afrontar este reto, pero también lo es la seguridad. Así, en esta nueva edición se refuerzan las medidas de seguridad con boyas, artilugios y estructuras flotantes de seguridad, con el fin de solventar cualquier percance que pueda ocurrir en esta emocionante, pero al mismo tiempo peligrosa prueba. Además, este año se incluirá la categoría Acero de Barco para deportistas discapacitados, para que este sea un reto al alcance de todos.