El calor del verano disparará el consumo energético de los hogares valencianos en hasta un 30%

Dejar el aire acondicionado encendido durante toda la noche supone un coste aproximado de 2,40 euros, aunque depende del aparato y otros factores

- Escrito el 14 julio, 2018, 9:00 am
7 mins
El estudio realizado por Acierto.com también desgrana algunas de las mejores prácticas para ahorrar energía

Si bien las altas temperaturas propias del verano se encuentran azotando a toda la península, La Comunidad Valenciana ha iniciado esta semana con un calor que ha ido en ascenso y que ha superado los 39 grados en no pocas zonas. Tal es así, que la Conselleria de Sanidad y Salud Pública ha activado la alerta sanitaria por nivel naranja. Xátiva, Oliva, Utiel, Valencia y Polinyà del Xúquer han sido las localidades más perjudicadas. En definitiva un calor que muchos valencianos han decidido combatir mediante aires acondicionados, ventiladores y similares. Tal es así, que la venta de aparatos de este tipo se ha disparado durante las últimas semanas, y no solo eso, sino que se prevé un aumento del consumo eléctrico de los hogares.

Así lo revela el último análisis realizado por el comparador de seguros Acierto.com, que estima que este podría incrementarse hasta en un 30% este verano, algo que supondría una suma adicional de unos 170 euros más en la facturas de los españoles. En todo caso, dependerá de lo caluroso que sea, del tipo de electrodoméstico que escojamos para sobrellevar el bochorno, y de otros factores que se han incluido en el informe y que mencionamos a continuación. La entidad, asimismo, estima que el aire acondicionado será el gran responsable de este pico energético pues, para empezar, un aparato de 2.200 frigorías consume una media aproximada de 1.350 vatios a la hora. Y los equipos más antiguos esto puede alcanzar los 2.900 vatios por hora.

Cómo ahorrar luz en verano

Por fortuna, ahorrar en la factura de la luz en verano y evitarse disgustos al final de las vacaciones es posible. Y no solo estamos hablando de las facturas, sino también del impacto medioambiental. Para empezar, será imprescindible optar por el equipo de climatización más adecuado. Para escoger uno con conocimiento de causa lo ideal será informarse adecuadamente de cuál se adapta mejor a nuestras necesidades. Los hay compactos y partidos, de distintas frigorías, capaces de integrarse con otras soluciones tecnológicas de nuestra casa, etcétera. Lo ideal será analizar cada uno al detalle. Incluso el lugar en el que se instale es importante. Algunas cadenas, asimismo, ofrecen asesoramiento al respecto. La potencia y características del equipo también deberían adaptarse al espacio que se quiera refrigerar.

Al encenderlo será muy conveniente revisar que las puertas y las ventanas estén correctamente selladas. De esta manera evitaremos pérdidas. Desafortunadamente, el 20% de las necesidades de climatización de las viviendas se producen por pérdidas de frío o calor. Las dobles ventanas y acristalamientos también serán clave.

Elegir la temperatura adecuada es otro punto que deberemos tener en cuenta. Según los expertos, la diferencia entre un aire acondicionado a 22 grados y un aire a 26 puede suponer un 30% más de consumo energético. Y no deberíamos olvidar tampoco su mantenimiento. Otra opción interesante es apagarlo cuando la estancia ya esté fresca. Y evitar dejarlo encendido durante toda la noche –hacerlo nos costará un importe aproximado de 2,40 euros–. No obstante, siempre es posible decantarse por un ventilador de techo.

Aprovechar las horas de luz también será fundamental. Algo que no resulta demasiado complicado en esta época del año. De lo que se trata, no obstante, es de acabar con las malas costumbres: evitar encender la luz por pura inercia cuando entramos en la habitación y similares. Y si es necesario hacerlo, mejor optar por bombillas LED de bajo consumo.

Durante las horas del día otro truco radica en bajar las persianas para evitar que las estancias se calienten, instalar toldos y cortinas que frenen la incidencia del astro rey sobre nuestro domicilio, etcétera. También podemos ventilar a primera hora del día y a última, cuando hace fresco y hay cierta corriente de aire. De hecho, hacerlo puede rebajar hasta en dos grados la sensación térmica en la casa. Hidratarnos y comer bien en verano , asimismo, nos ayudará a mantenernos más frescos y a mitigar la sensación de calor ; y lo mismo ocurrirá con nuestra vestimenta y con las sábanas que usemos para dormir.

Comparar tarifas, clave para ahorrar

“En este ámbito, igual que en el de los seguros, es muy importante comparar”, incide Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com. Cotejar las tarifas que ofrecen las diferentes compañías, escoger una que se adapte a nuestros hábitos horarios y necesidades de consumo se han convertido en acciones imprescindibles para ahorrar”, remata el experto. Por fortuna, actualmente 9 de cada 10 españoles comparan antes de comprar. Esto se aplica a toda clase de servicios. Además y en el ámbito del hogar, otra manera de ahorrar a la larga es contratar un seguro de hogar que cubra los electrodomésticos cuando sufran una avería como consecuencia de una tormenta veraniega con cortes eléctricos, por ejemplo.