Compromís presenta una propuesta al Pleno para garantizar la correcta utilización de las licencias de vado en Santa Pola

La falta de aparcamiento en el pueblo es una de las preocupaciones que tiene la ciudadanía santapolera, sobre todo en épocas del año donde la afluencia de las personas con segunda residencia en el municipio es más acentuada Este problema no tiene una solución inmediata y sólo se puede resolver con una planificación a largo plazo que utilice unos criterios diferentes a los que se han seguido durante las últimas décadas en cuanto al urbanismo y la movilidad en Santa Pola, y aplicando diversas medidas, como la creación de bolsas de aparcamiento, la concienciación para no coger el coche en trayectos cortos, hacer del casco urbano y de otras zonas del pueblo unos lugares más amables y seguros para circular en bicicleta o caminando evitando la circulación de automóviles, etc. Otra de las medidas es la revisión de las licencias de vado que se han concedido hasta ahora en el municipio. Los vados, correctamente utilizados, rebajan la saturación de demanda de aparcamientos, pero cuando estas licencias no se utilizan para lo que están destinadas (dejar libre la entrada a los locales y garajes para poder estacionar vehículos) provocan el efecto contrario, restante aún más aparcamiento y, además, de una manera muy injusta para el vecindario. Desde Compromís per Santa Pola y tras estudiar cómo funcionan otros municipios cercanos al nuestro en este tema, proponemos que las licencias de vado se tengan que renovar cada 7 años, con un modelo de solicitud de renovación donde se asegure que las condiciones del local o del garaje no han cambiado, aportando fotografías del exterior y el interior del inmueble. La aportación de datos falsos en esta solicitud estaría calificada como infracción muy grave, sancionada con una multa de 1.501 hasta 3.000 €. Además, el titular de la licencia de vado debería proveerse, anualmente, de un adhesivo con el período de validez de la licencia, que debería colocar en la placa reglamentaria. Este adhesivo vendría proporcionado por el Ayuntamiento, y su no colocación o no renovación implicaría dejar las licencias temporalmente sin efectos prácticos, pudiendo cualquier vehículo estacionar en la entrada del inmueble correspondiente hasta que la persona titular de la licencia colocara el adhesivo. Todas estas medidas servirían para facilitar el trabajo de control del Ayuntamiento, y para que la concesión de licencias de vado no provoque aún más problemas de aparcamiento y agravios comparativos entre el vecindario que elimine el beneficio colectivo que deben suponer estas concesiones. Post Views: 855

Compromís per Santa Pola presenta al Pleno ordinario de mayo, una propuesta de resolución para dotar a la ordenanza de vados del municipio de una serie de mecanismos que permitan al Ayuntamiento de Santa Pola controlar que todas las licencias de vado que se han concedido hasta ahora se estén utilizando correctamente

- Escrito el 11 mayo, 2017, 6:54 pm
3 mins

La falta de aparcamiento en el pueblo es una de las preocupaciones que tiene la ciudadanía santapolera, sobre todo en épocas del año donde la afluencia de las personas con segunda residencia en el municipio es más acentuada

Este problema no tiene una solución inmediata y sólo se puede resolver con una planificación a largo plazo que utilice unos criterios diferentes a los que se han seguido durante las últimas décadas en cuanto al urbanismo y la movilidad en Santa Pola, y aplicando diversas medidas, como la creación de bolsas de aparcamiento, la concienciación para no coger el coche en trayectos cortos, hacer del casco urbano y de otras zonas del pueblo unos lugares más amables y seguros para circular en bicicleta o caminando evitando la circulación de automóviles, etc.

Otra de las medidas es la revisión de las licencias de vado que se han concedido hasta ahora en el municipio. Los vados, correctamente utilizados, rebajan la saturación de demanda de aparcamientos, pero cuando estas licencias no se utilizan para lo que están destinadas (dejar libre la entrada a los locales y garajes para poder estacionar vehículos) provocan el efecto contrario, restante aún más aparcamiento y, además, de una manera muy injusta para el vecindario.

Desde Compromís per Santa Pola y tras estudiar cómo funcionan otros municipios cercanos al nuestro en este tema, proponemos que las licencias de vado se tengan que renovar cada 7 años, con un modelo de solicitud de renovación donde se asegure que las condiciones del local o del garaje no han cambiado, aportando fotografías del exterior y el interior del inmueble. La aportación de datos falsos en esta solicitud estaría calificada como infracción muy grave, sancionada con una multa de 1.501 hasta 3.000 €.

Además, el titular de la licencia de vado debería proveerse, anualmente, de un adhesivo con el período de validez de la licencia, que debería colocar en la placa reglamentaria. Este adhesivo vendría proporcionado por el Ayuntamiento, y su no colocación o no renovación implicaría dejar las licencias temporalmente sin efectos prácticos, pudiendo cualquier vehículo estacionar en la entrada del inmueble correspondiente hasta que la persona titular de la licencia colocara el adhesivo.

Todas estas medidas servirían para facilitar el trabajo de control del Ayuntamiento, y para que la concesión de licencias de vado no provoque aún más problemas de aparcamiento y agravios comparativos entre el vecindario que elimine el beneficio colectivo que deben suponer estas concesiones.

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUÍenSantaPola.com