Cuando el árbol no deja ver el bosque

Todo lo que está pasando en este nuestro bendito país es como un cuento con personajes grotescos De alguna forma, lo que está sucediendo no es más que la conclusión de un modo de actuar generalizado en el Partido Popular que define perfectamente un patrón extendido entre las filas de un partido al que, inexplicablemente, una mayoría en este país sigue justificando un comportamiento injustificable. Es incomprensible que se exonere de responsabilidad a un partido que lleva en sus filas tantos individuos acusados de corrupción y que, muchos de ellos, ya están en la cárcel. No lo puedo entender. Las urnas son la herramienta de la que disponemos para mecanizar la voluntad social y contribuir a diseñar el mapa político del parlamento. ¿Por qué no la usamos en consecuencia? ¿Miedo a lo nuevo? Lo de aplicar aquello de ´más vale malo conocido que bueno por conocer`, en este mundo que vivimos tiene poco sentido. «En Santa Pola han existido actuaciones que deberían sonrojar a más de uno» Santa Pola y la corrupción Santa Pola no ha estado exenta de influencias políticas en términos de presiones en el ámbito de la corrupción. Ni mucho menos. Ha habido actuaciones que deberían sonrojar a más de uno. Hemos comprobado que la hermana del exalcalde de Santa Pola ha estado cobrando sin ir a trabajar durante casi dos años; estamos viendo en los plenos a Zaragoza sentado mes tras mes, a pesar de estar imputado (por fin él mismo lo ha reconocido públicamente), en el caso del Embarcadero de Lucía, y  sobre el que ya han recaído dos sentencias condenatorias; existen indicios de presuntas irregularidades en las actuaciones complementarias de la construcción del paseo Adolfo Suárez; tenemos información que acredita que el Parking del Castillo se ha construido con materiales muy por debajo de la calidad adecuada para este tipo de construcciones, lo cual nos obliga a tomar medidas contundentes en los ámbitos judiciales y técnicos; el Plan de Competitividad fue el rezume continuo de complacencias de extrema gravedad; se han firmado convenios con la Generalitat que han supuesto un quebranto económico para las arcas municipales. Convenios cuyos costes debería haber asumido la Consellería correspondiente y que han sido costeados mancomunadamente por el Ayuntamiento; se han consentido desmanes a la Constructora Masa de forma insaciable… ¿y por qué?, ¿es por qué la presidenta del PP es familia directa de masa?. Se han firmado convenios con la EPSAR que nos han costado casi un millón de euros a los santapoleros, cuando se podría haber luchado por que todo hubiese sido costeado por la empresa pública, a la que pagamos millones de euros anualmente en concepto de canon y por el que debe mantener, reponer y ampliar las redes complementarias de depuración. Y esto no es todo. Hay mucho más, pero, como decía Mayra López Kemp, “hasta aquí puedo leer”. «No es posible justificar tanta tropelía» Abrir los ojos Los ciudadanos en general y los santapoleros en particular deben abrir los ojos, quitarse la venda y moverse a uno de los dos lados en los que el árbol no tape el resto del bosque. No es posible justificar tanta tropelía. Debemos tener una visión más certera de lo que pasa a nuestro alrededor, porque todos somos importantes, pero nadie imprescindible. En el Partido Popular existen personas muy válidas y muy horadas y honestas, claro que sí. No es un partido el que está en el espectro de la sospecha, son algunas personas, unas pocas que se pensaban que cualquier cosa valía, que todo estaba justificado. La política no puede ser el caldo de cultivo de la corrupción ante los ojos de los ciudadanos. Es hora de tomar decisiones y que rueden cabezas. Post Views: 1.086

Artículo de opinión de Paco Soler

- Escrito el 03 mayo, 2017, 5:42 pm
5 mins
Todo lo que está pasando en este nuestro bendito país es como un cuento con personajes grotescos

De alguna forma, lo que está sucediendo no es más que la conclusión de un modo de actuar generalizado en el Partido Popular que define perfectamente un patrón extendido entre las filas de un partido al que, inexplicablemente, una mayoría en este país sigue justificando un comportamiento injustificable. Es incomprensible que se exonere de responsabilidad a un partido que lleva en sus filas tantos individuos acusados de corrupción y que, muchos de ellos, ya están en la cárcel. No lo puedo entender. Las urnas son la herramienta de la que disponemos para mecanizar la voluntad social y contribuir a diseñar el mapa político del parlamento. ¿Por qué no la usamos en consecuencia? ¿Miedo a lo nuevo? Lo de aplicar aquello de ´más vale malo conocido que bueno por conocer`, en este mundo que vivimos tiene poco sentido.

«En Santa Pola han existido actuaciones que deberían sonrojar a más de uno»

Santa Pola y la corrupción

Santa Pola no ha estado exenta de influencias políticas en términos de presiones en el ámbito de la corrupción. Ni mucho menos. Ha habido actuaciones que deberían sonrojar a más de uno. Hemos comprobado que la hermana del exalcalde de Santa Pola ha estado cobrando sin ir a trabajar durante casi dos años; estamos viendo en los plenos a Zaragoza sentado mes tras mes, a pesar de estar imputado (por fin él mismo lo ha reconocido públicamente), en el caso del Embarcadero de Lucía, y  sobre el que ya han recaído dos sentencias condenatorias; existen indicios de presuntas irregularidades en las actuaciones complementarias de la construcción del paseo Adolfo Suárez; tenemos información que acredita que el Parking del Castillo se ha construido con materiales muy por debajo de la calidad adecuada para este tipo de construcciones, lo cual nos obliga a tomar medidas contundentes en los ámbitos judiciales y técnicos; el Plan de Competitividad fue el rezume continuo de complacencias de extrema gravedad; se han firmado convenios con la Generalitat que han supuesto un quebranto económico para las arcas municipales. Convenios cuyos costes debería haber asumido la Consellería correspondiente y que han sido costeados mancomunadamente por el Ayuntamiento; se han consentido desmanes a la Constructora Masa de forma insaciable… ¿y por qué?, ¿es por qué la presidenta del PP es familia directa de masa?. Se han firmado convenios con la EPSAR que nos han costado casi un millón de euros a los santapoleros, cuando se podría haber luchado por que todo hubiese sido costeado por la empresa pública, a la que pagamos millones de euros anualmente en concepto de canon y por el que debe mantener, reponer y ampliar las redes complementarias de depuración. Y esto no es todo. Hay mucho más, pero, como decía Mayra López Kemp, “hasta aquí puedo leer”.

«No es posible justificar tanta tropelía»

Abrir los ojos

Los ciudadanos en general y los santapoleros en particular deben abrir los ojos, quitarse la venda y moverse a uno de los dos lados en los que el árbol no tape el resto del bosque. No es posible justificar tanta tropelía. Debemos tener una visión más certera de lo que pasa a nuestro alrededor, porque todos somos importantes, pero nadie imprescindible. En el Partido Popular existen personas muy válidas y muy horadas y honestas, claro que sí. No es un partido el que está en el espectro de la sospecha, son algunas personas, unas pocas que se pensaban que cualquier cosa valía, que todo estaba justificado. La política no puede ser el caldo de cultivo de la corrupción ante los ojos de los ciudadanos. Es hora de tomar decisiones y que rueden cabezas.