Cuando los temores se hacen realidad

Un can murió atropellado la semana pasada en la ‘Caleta dels Gossets’, y tras el fatal suceso, los usuarios reclaman que se valle la zona o se reduzcan los límites de velocidad

- Escrito el 11 agosto, 2017, 1:01 pm
4 mins

Desde su inauguración el pasado verano, la ‘Caleta dels Gossets’ se ha convertido en una de las playas más populares y concurridas de Santa Pola. Centenares de turistas visitan esta peculiar cala a diario. Una vez allí, todos disfrutan de la compañía de sus mascotas, pero en las inmediaciones de la playa, los usuarios se quejan de la falta de acondicionamiento de esta. Algunos reclaman más espacio, otros se quejan de la suciedad y de del mal olor que provoca la orina y las heces de los animales. Pero sin duda, lo que más preocupa a los que frecuentan esta playa es el peligro que corren sus canes, ya que a escasos metros de la playa se encuentra la carretera que atraviesa el camino del área del Cabo, una vía peligrosa de escasa visibilidad. El temor de los usuarios se ha visto acrecentado cuando, hace poco más de una semana, un can murió atropellado en la carretera. Tras el fatal suceso, los visitantes piden que se refuerce la seguridad de la zona y que se establezca un vallado entre la playa y los límites de la carretera.

Los usuarios piden más seguridad
La carretera que atraviesa el camino del área del Cabo es especialmente peligrosa, puesto que es muy estrecha y apenas tiene visibilidad

La tragedia ha desatado las quejas de muchos usuarios, que preocupados por la seguridad de sus canes, reclaman que se incrementen las medidas de protección. Algunos aseguraron que presentarían una reclamación formal en el Consistorio. La solución más rápida, según los usuarios, es establecer una valla entre la playa y los límites de la carretera para evitar que los canes puedan acceder a ella. Sin embargo, la edil de Turismo, Mercedes Landa, aseguró que no es posible establecer ningún tipo de valla o cerco, ya que la playa es un paraje natural y se encuentra protegida, por lo que la normativa prohíbe realizar ningún cambio que perjudique el entorno.

Más vallas y menos velocidad
La edil de Turismo, Mercedes Landa, aseguró que no es posible establecer ningún tipo de valla o cerco, ya que la playa es un paraje natural y se encuentra protegida

Otra solución que proponen los usuarios es que se reduzca el límite de velocidad en la carretera. Esta vía es especialmente peligrosa, puesto que es muy estrecha y apenas tiene visibilidad. Además, al ser de doble sentido, los coches pasan casi rozándose los unos con los otros. El firme irregular dificulta atravesar la carretera, puesto que además de los baches y socavones, la vía está repleta de badenes, para evitar que los vehículos sobrepasen el límite de velocidad. Otro de los inconvenientes que presenta esta carretera es que no tiene arcén, de modo que ciclistas y transeúntes circulan peligrosamente cerca de los vehículos, dificultando el tráfico.

Los visitantes son exigentes y buscan la tranquilidad en el área costera, pero, a pesar de las quejas y reclamaciones de los usuarios, el entorno natural en el que se encuentra la playa canina dificulta cualquier tipo de obra o mejora de la vía y sus accesos. Los usuarios afirman que no cesarán en sus peticiones ya que todos desean disfrutar de la playa con sus mascotas, sin tener que lamentar una tragedia.