Ese gran desconocido preocupado por su seguridad

En el polígono industrial de Santa Pola la red de hidrantes, que garantiza el control ante un incendio, necesita unas mejoras que obligan a empresarios y Ayuntamiento a entenderse

- Escrito el 09 noviembre, 2018, 1:00 pm
9 mins

El polígono industrial IN-2 de Santa Pola está ubicado en carretera CV-8651. Para llegar, lo mejor es buscar sus coordenadas GPS. Estos 387.000 m2 de suelo industrial adolecen de necesidades como son una mejor señalización, alumbrado que garantice una mejor eficiencia energética y limpieza de zonas verdes.

Parece que estas soluciones se darán antes de final de año, tras la aprobación de una subvención del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) por valor de 167.213 Euros, cifra a la que el Ayuntamiento sumará 12.000 Euros, un dinero que también se aprovechará para crear un nuevo portal web con información de las empresas del parque.

 

Red de hidrantes

Sin embargo, el espectacular incendio en mayo de 2017, en la empresa Cauchos del Mediterráneo, abre el debate de la necesidad de una red de hidrantes actualizada que garantice la seguridad en caso de incendio. Quién debe pagar esta factura es la polémica encima de la mesa. ¿El empresario o el Ayuntamiento? La solución, parece, que ni está ni se la espera.

«Una solución para la seguridad ante un incendio es crear redes hidráulicas independientes» Asoc. Empresarios

Hablamos con Ramón Bonmati, administrador de la Asociación de Empresarios del Polígono Industrial de Santa Pola, quien nos cuenta que “en el año 2000 el parque empresarial estaba en plena incorporación de empresas. Pero es un polígono sin servicios. No había un bar donde comer, no había posibilidad de poner teléfono en las naves, no había señalización… Era una ciudad sin ley”. Es entonces cuando los empresarios deciden asociarse para hacer más fuerza ante estas reivindicaciones.

 

Falta de consideración

Cuando llegan las elecciones del año 2003, y tras una reunión con todos los grupos, se ponen servicios básicos. Esto fue un avance, ya que antes del 2000 no se podía tener ni internet para recibir un mail. El 2003 es un punto de inflexión pero, aun así, “no se le tiene la consideración que merece ni se preocupan por dar un lugar al parque como sería lo lógico, puesto que es un tejido que puede generar empleo”.

“La asociación nació con 84 asociados, hasta que llegó la crisis y la asociación bajó a poco más de una treintena. A día de hoy estamos haciendo una campaña de captación de más empresas para que la asociación tenga más fuerza”, explica Bonmati.

 

Depósitos de agua

“Ahora el Ayuntamiento está intentando imponer un sistema de seguridad, que pasa porque cada una de las naves tenga un depósito de agua de cerca de 20.000 litros con unas bombas de presión y con un grupo electrógeno, para que si se produce un incendio cada nave sea autónoma y sea capaz de aguantar, como mínimo, 60 minutos hasta la llegada de los bomberos”, explica el administrador.

«El acceso desde la zona norte es impracticable. Es una reivindicación de hace 25 años»

Esta petición responde a la problemática de que los hidrantes que a día de hoy existen en el polígono no tienen la presión necesaria ni el caudal necesario para dar servicio.

 

Solución colectiva

Desde la asociación se cree que está muy bien cualquier mejora en el polígono, pero lo más importante y prioritario es la seguridad. En vez de que cada empresa invierta en una solución individual, lo cual resulta caro e incluso puede que haya empresas que no se lo pueden permitir, “sería interesante que el Ayuntamiento haga un estudio investigando donde tiene que poner un depósito, un puerto técnico con bombas y generadores que hagan falta, y que se plantee hacer la red de hidrantes independiente de la red de las naves”, explica Bonmati.

Hay un sistema donde la misma tubería de agua está sirviendo a los hidrantes y el agua que se consume en las naves. La presión es muy baja y esto es un problema. Lo suyo sería que hubiese una red de abastecimiento de agua para las naves y otra red independiente para dar solución a los posibles incendios.

 

Ayuntamiento o empresarios

La falta de seguridad ante un incendio se hizo más patente tras el incidente de la nave de caucho. Se tuvo la suerte de que existía un depósito enterrado con 25.000 litros de cuando las máquinas se refrigeraban con agua. Este hecho casual posibilitó el control del incendio, porque se dieron cuenta de que los hidrantes no tenían presión suficiente.

A partir de este hecho el Ayuntamiento cree que los empresarios deben de responder ante su seguridad, pero en palabras de Ramón Bonmati “si hay que hacer contribuciones especiales por parte de los empresarios, se verá… pero el Ayuntamiento debe dar una solución que sirva para todos”. En todo caso la Asociación quiere colaborar, mejorar el polígono en la medida de lo posible.

 

Mejora de los accesos

También habría que mejorar los accesos al polígono. ”El acceso desde la zona norte no es practicable, nunca se ha llegado a hacer. Es un camino de piedras que sale por el lado del cementerio y por el lado del campo. No es practicable. Los únicos accesos que hay son una calle que discurre entre chalets, y que tiene restringida la entrada de camiones, y otra calle de dos vías”, añade el administrador.

La señalización se limita a carteles equiparables en tamaño a los de las calles. ”Menos mal al GPS, pues si no, en muchas ocasiones los vehículos pesados se acababan perdiendo en el pueblo y teniendo problemas para maniobrar. El polígono sigue teniendo muchas carencias”, concluye Bonmati.

 

Línea de autobús

“El polígono industrial de Santa Pola es el gran desconocido. Nos gustaría que la Administración pública reconociera la importancia y repercusión en cuanto a puestos de trabajo y servicio. Y a partir de ahí, procurar y establecer los servicios necesarios. También sería importante una línea de autobuses desde el centro urbano hasta el polígono”, reivindica el representante de los empresarios.

«Es incomprensible que no haya una línea de autobuses que una el polígono con el centro urbano» R. Bonmati

Nueva infraestructura

También hablamos con Paco Soler, concejal del Ayuntamiento de Santa Pola, quien avala a la asociación afirmando que “no es razonable que cada empresa de una solución individual al problema de la seguridad ante un incendio”. La solución, en su opinión, “pasa por una nueva infraestructura, un depósito municipal y redes bien calculadas capaces de entrar a naves y apagar fuegos. Si los empresarios quieren además aportar soluciones individuales, siempre será bienvenido, pero lo importante es una solución colectiva, una nueva infraestructura”.