Esperando a la piscina cubierta desde 2006

El Ayuntamiento quiere que las obras estén adjudicadas antes de acabar la legislatura

- Escrito el 06 agosto, 2018, 8:00 am
6 mins

Fue un proyecto que nació oficialmente hace ya 12 años, y comenzó a construirse en febrero de 2007. Una gran piscina cubierta para Santa Pola, ubicada junto al campo municipal Manolo Maciá y con un valor de 4,9 millones de euros.

Aunque el Ayuntamiento recuperó la titularidad de la piscina en 2015, aún no se han reanudado las obras

A finales de 2008 ya estaba construida al 70%. La inauguración parecía inminente, pero entonces ocurrió lo peor. La constructora encargada de las obras quebró, y todo se paralizó. Pasaron los años y hasta 2015 el Ayuntamiento no fue capaz de recuperar la titularidad municipal de la piscina. Fue apenas unas semanas antes de las elecciones, cuando se produjo un cambio político en el gobierno local.

En una entrevista a este periódico realizada en marzo de 2017, el entonces concejal de Infraestructuras, Paco Soler, apostaba por reiniciar las obras durante el año 2018. Sin embargo el tiempo sigue pasando sin que veamos que el proyecto se retome.

Asuntos pendientes

“Es un expediente muy complejo, pues se trata de una instalación de coste millonario. Los trámites burocráticos desgraciadamente son costosos y lentos” nos indica Antonio Pomares, edil socialista de Contratación y Vía Pública.

Aunque la titularidad del complejo sea municipal desde hace ya tres años, todavía quedan algunas cuentas pendientes del pasado que retrasan el nuevo proyecto. Aún no está claro qué proporción de los futuros beneficios económicos que pueda dar la explotación de la piscina le correspondería a la antigua empresa que costeó parte de la inversión.

Por otro lado, la piscina también se pagó con una subvención de la Diputación, y desde el Ayuntamiento reconocen que todavía no saben si la tendrán que devolver.

Posible ampliación
El nuevo proyecto probablemente incluirá una piscina al aire libre, un gimnasio, zona de yoga y una cafetería exterior

“Ahora mismo estamos en fase de elaborar un plan de viabilidad, como paso previo a volver a licitar la piscina a otra sociedad constructora” informa Pomares.

Dicho plan debe resultar lo suficientemente atractivo para convencer a empresas de pujar por terminar con la construcción de la piscina y luego gestionarla. Antonio Pomares admite que con el proyecto original “es difícil que una empresa consiga beneficios a corto plazo, porque una piscina tiene muchos gastos de mantenimiento”.

Por esto, desde el Ayuntamiento se están planteando ampliar el proyecto original. “Como en Santa Pola tenemos buen tiempo, podríamos construir una piscina al aire libre justo al lado. También un gimnasio o un lugar para practicar yoga. Así mismo, queremos que la cafetería sea accesible desde el exterior para que pueda estar abierta fuera del horario de la piscina”.

Con estos cambios se busca alcanzar una mayor rentabilidad en la explotación del complejo para la empresa que finalmente gane el concurso público, que según el pronóstico del concejal debería convocarse en los primeros meses de 2019.

Estado de la piscina

Durante años las instalaciones pertenecieron a una empresa fantasma, por lo que estuvieron totalmente abandonadas. El Ayuntamiento no podía entrar, ni había la mínima seguridad. Algunos ladrones aprovecharon para robar focos, placas solares, cables y cobre por la noche.

“Es cierto que el complejo ha sufrido un cierto deterioro, pero ahora está bastante bien. Hace poco le dimos un lavado integral. También pusimos una valla en el exterior y vigilancia nocturna. La gran mayoría se puede aprovechar, y esto es lo que tenemos que reflejar en el plan de viabilidad” afirma Pomares.

En las últimas revisiones realizadas por los técnicos se ha verificado el buen estado de las bombas y los filtros. Aunque, eso sí, estas máquinas tienen ya muchos años. “No se han usado nunca, pero tampoco son precisamente nuevas. Las empresas pujadoras tendrán que asumir un cierto riesgo, porque evidentemente ya no están en garantía” reconoce Pomares.

Finales de 2019
«Estamos elaborando el plan de viabilidad para atraer nuevas empresas. Esperamos que esté abierta en 2019» A. Pomares (concejal Infraestructuras)

Según nos indica el concejal, ya han aparecido varias empresas interesadas por el futuro del complejo. “Si toda marcha tal como está previsto, el plan de viabilidad estará ya terminado este año. A principios de 2019 podremos convocar el concurso público y antes de terminar la legislatura actual ya habrá una empresa adjudicataria” vaticina.

Siguiendo los pronósticos de Antonio Pomares, las obras podrían comenzar en la próxima primavera. “Yo creo que si la nueva constructora se pone las pilas, podemos tener la piscina ya funcionando a finales del año que viene” nos señala.

El tiempo lo dirá. Mientras tanto Santa Pola continúa teniendo una instalación millonaria fantasma y sin acabar en pleno centro del municipio.