Un estudio determina que el aparcamiento cada vez está más saturado

El Ayuntamiento de Santa Pola prepara zonas azules, verdes y naranjas para el centro y las playas, que podrían estar vigentes en Semana Santa

- Escrito el 03 septiembre, 2018, 10:00 am
8 mins

Un estudio realizado por la Universidad de Alicante (UA), a encargo del Ayuntamiento de Santa Pola, ha determinado que el centro urbano y las playas de Santa Pola podrían estar casi completamente saturados de vehículos aparcados en el futuro, sino se toman medidas políticas para evitarlo.

Todo esto podría llevar a la multiplicación de los coches mal aparcados y otras ilegalidades, lo cual a su vez perjudicaría gravemente la fluidez del tráfico por la ciudad.

De hecho, estos problemas ya son habituales en el centro urbano durante el verano, donde el nivel de ocupación de plazas supera el 95% durante los meses de julio y agosto según el citado estudio de la UA.

Vehículos que no rotan

“El principal problema que tenemos en Santa Pola es la poca rotación de vehículos”, nos indican fuentes de Alcaldía a este periódico. “Hay vehículos que se mantienen durante mucho tiempo en el mismo sitio, gente que aparca durante tres o cuatro semanas y no saca el coche” explican.

Una actitud especialmente habitual en verano, cuando muchos turistas llegan a la localidad con sus coches y apenas los mueven durante toda su estancia. Esto ayuda a entender porque Santa Pola tiene estos problemas de aparcamiento, siendo una ciudad de tamaño reducido y teniendo incluso una media de vehículos por habitante inferior a la media nacional y a la de la provincia de Alicante.

Aunque existen algunas bolsas de aparcamiento en varias zonas, como el Parking del Castillo, el de Amfisa y el de Viguetas, actualmente se antojan insuficientes. Por esto, el Ayuntamiento plantea la creación de varias zonas de estacionamiento regulado, una iniciativa conocida como el ‘Proyecto Ora’.

Zona azul
La zona azul solo tendrá vigencia en verano. Cubrirá las calles céntricas comerciales y la primera línea de playa

En primer lugar, está previsto crear una zona azul vigente desde el 15 de junio al 15 de septiembre. La duración del estacionamiento en estas calles estará limitada a cuatro horas, una medida especialmente dirigida a turistas y segundos residentes. Estará vigente durante todos los días de la semana, desde las 9:00 hasta las 21:00 horas.

Esta zona azul cubrirá algunas de las calles más comerciales del centro, pues se considera que el comercio es uno de los más perjudicados por la ausencia de aparcamiento. También las calles que están en primera línea de las playas urbanas.

Con esta iniciativa el Ayuntamiento espera que los segundos residentes y turistas busquen aparcamiento en otras calles adyacentes, mejorándose así el acceso a las playas y las tiendas.

Zona verde y naranja
Las zonas verdes y naranjas funcionarán durante los meses de invierno. La segunda, más pequeña, no afectará a los residentes

Por otra parte, el estudio de la UA también propone la creación de una zona verde de aparcamiento y otra naranja. Ambas entrarían en funcionamiento cuando termine la vigencia de la zona azul, es decir entre el 16 de septiembre y el 14 de junio.

Las dos zonas pondrían una limitación de dos horas al aparcamiento en varias calles del centro. La gran diferencia es que la verde está pensada para todo el mundo, mientras que la naranja excluye a los residentes de cumplir el horario máximo.

Las calles ‘verdes’ proyectadas, eso sí, son más numerosas que las ‘naranjas’. Concretamente, según el estudio de la UA, habría un total de 487 plazas de aparcamiento callejero limitadas a dos horas para todos los coches, mientras que los conductores residentes solo podrían reservarse 157 plazas sin límite horario.

Desde el Ayuntamiento insisten que las zonas más limítrofes con el litoral solo tendrán zona azul en los meses de verano. De hecho, según el estudio, realmente en Playa Lisa o en Santiago Bernabéu no se observan graves problemas de aparcamiento, ni siquiera en julio o agosto, cuando el número de plazas ocupadas apenas supera el 50%.

Para Semana Santa

Aún así, desde Alcaldía nos transmiten que la versión oficial del proyecto ORA aún no se ha publicado. Aseguran que antes de tomar cualquier decisión definitiva quieren abrir un plazo de conversaciones con distintas asociaciones locales, para que también aporten sus propuestas.

En efecto, aún no ha trascendido públicamente una de las cuestiones más importantes, el precio de las tasas de aparcamiento o de las multas por incumplir los nuevos horarios establecidos. En Alcaldía nos aseguran, eso sí, que “como en cualquier zona de aparcamiento regulado, los residentes tendrán unas zonas específicas con beneficios económicos”.

En principio el Ayuntamiento se ha puesto como objetivo que toda esta iniciativa esté ya implantada y en funcionamiento para la próxima Semana Santa del año 2019, es decir, apenas pocos meses antes de acabarse la legislatura electoral.

Problemas con los vados
En Alcaldía admiten que hay vados permanentes que no se usan realmente como garajes, y prometen una revisión

Aparte de los turistas y segundos residentes, otro problema que históricamente sigue colapsando el aparcamiento en Santa Pola es la masiva presencia de vados permanentes. Son frecuentes las críticas populares hacia ellos, especialmente sobre algunos que ni siquiera son utilizados como garaje por los dueños.

El citado Proyecto Ora se limita a estudiar las posibilidades de zonas de aparcamiento temporal, y no aborda esta problemática de los vados. Aún así hemos preguntado a Alcaldía si se plantean hacer algo para remediar este asunto.

“Es cierto que existen vados que se están usando para lo que no están concebidos. Algunos supuestos garajes en realidad se utilizan como viviendas u otro tipo de actividad. Hacemos revisiones todos los años, pero tenemos que efectuar una revisión más profunda” nos aseguran desde el Ayuntamiento, aunque sin darnos cifras o plazos al respecto.