«El Galp en Guardamar lo debería liderar el Ayuntamiento y no una empresa»

Entrevista > Ignacio Soler / Presidente del Galp Bahía de Santa Pola Guardamar

- Escrito el 07 junio, 2018, 10:00 am
10 mins

El año pasado fue complicado para el Grupo de Acción Local de Pesca (Galp) y las ayudas económicas, procedentes de Europa, que traerá a las localidades de Santa Pola y Guardamar para dinamizarlas. Ahora parece que ´las aguas vuelven a su cauce` y que en el 2018 por fin se empezarán a gestionar. Con Ignacio Soler hemos querido saber cuál fue el motivo del conflicto que impidió entrar al Galp Bahía Santa Pola Guardamar en las ayudas del año pasado, tal y como estaba previsto.

Después del esfuerzo previo el año pasado, a la hora de la verdad, no se pudo firmar el acuerdo con la Generalitat para recibir las ayudas, ¿qué pasó?

Cuando eres responsable asumes el éxito o el fracaso, pero cuando no eres tú, que depende de dos partes… cada uno tiene que asumir la suya. Éramos ocho Galp y en Valencia nos dijeron que teníamos que dejarlo en cuatro: en Castellón se fusionaron dos, Valencia tenía uno en la Albufera y en Alicante se unieron tres en la Marina, y Guardamar y nosotros aquí, por la cercanía y otros factores que lo hacía lógico.

Fuimos muchas veces a Guardamar. Hay que pensar que esto era un trámite legal, nos regimos por lo que marca la ley de Asociaciones. Teníamos que unir los dos Galp y eso significa hacer una asamblea cada uno con sus socios, que se apruebe y quede reflejado en un acta, y luego ya marcar un reglamento conjunto, generar una única junta directiva, etc.

Nosotros efectuamos esa Asamblea General y Guardamar nos dijo que tenía realizada la suya y que todo estaba correcto. Luego están las actas de las reuniones que hicimos conjuntas, en las que escogimos el nombre y hasta el pantone de la imagen…

¿Y qué pasó entonces para que de repente Guardamar dijera que iba por libre?

Nos llamó la Conselleria para decirnos que Guardamar se había presentado diciendo que se había celebrado una asamblea y que el presidente del nuevo Galp Bahía Santa Pola Guardamar era Paco Gómez.

Evidentemente es algo que no podía ser. En la última asamblea se quedó que yo era el presidente y por lo tanto era quien podía convocar una nueva, cosa que no había ocurrido. Nos reunimos y les dijimos que eso era un abuso de confianza, pero que podíamos habernos reunido y montado una asamblea para escoger los cargos sin problemas y sin que se autoproclamase unilateralmente.

¿No se pudo solucionar para llegar a tiempo a las ayudas de 2017?

Medió la Conselleria, hicimos una reunión en Guardamar y fueron ellos los que dijeron que o la presidencia la tenía Guardamar o se desencabalgaban. Se les volvió a explicar que los cargos por ley se deben elegir después de que una asamblea vote a los candidatos, y que no se pueden repartir sin más. Pero de ahí no les sacamos y las consecuencias las hemos pagado todos.

Tenemos un Galp en el que estamos unificados, un NIF que es el nuestro y una sede social que es la de Santa Pola. Fui a firmar el convenio, pero en la Conselleria, ante las dudas, nos dijeron que primero teníamos que ponernos de acuerdo. El Galp está constituido, las reuniones celebradas con todos los socios convocados, tanto de Santa Pola como de Guardamar, y si ellos no vienen los resultados de la asamblea son igualmente válidos.

¿Había algún motivo para que les generase desconfianza o dudas?
«Aunque fusionados, cada localidad presenta sus proyectos»

Las estrategias de cada municipio son independientes, y lo que hacíamos nosotros es fusionarnos en un Galp sin perder por eso cada uno lo suyo. Luego las ayudas se reparten para los proyectos que se aprueben y en Santa Pola, aun siendo mayor y teniendo más territorio, estábamos dispuestos a repartir salomónicamente esa presentación al 50%.

Para confirmar todo convocamos una Asamblea General que se comunicó a todos los socios, Santa Pola y Guardamar, con el fin de adaptar los estatutos y crear una junta directiva. Proponíamos que fueran cinco de cada localidad, siendo luego no coincidente de la misma localidad presidente con tesorero y vicepresidente con secretario, para que siempre haga falta la figura de las dos partes. Se hicieron los estatutos y se mandaron a registro.

Cuando hicimos la Junta Directiva dejamos los espacios para ellos, pero solo vino el patrón mayor de Guardamar y declinó pertenecer a la Junta con lo que se ha tenido que llenar con gente de Santa Pola.

¿Cómo es el trato entre Santa Pola y Guardamar?
«El Alcalde de Guardamar hizo un acta de una asamblea no celebrada»

Curiosamente el presidente del Galp de Guardamar no era el alcalde, José Luis Sáez, sino el presidente del Grupo Marjal, Paco Gómez, que nunca estuvo en ninguna reunión, mandando a la secretaria o coordinadora de su empresa. Si solo es representativo no sé qué interés te puede mover a tener esa presidencia, lo lógico es que quien lidere el Galp sea un ente público como el Ayuntamiento o en su lugar la Cofradía.

Lo más gordo de Guardamar es que el Ayuntamiento está fuera y no le ha importado no ser presidente de su propio Galp, ahí quien manda es Marjal, y que el alcalde, que figura de secretario a pesar de no estar el Ayuntamiento, hiciera un acta de una asamblea que no se había celebrado.

¿Cuál es la situación actual?
«El importe de 1,7 millones de euros no se ha perdido»

El 6 de septiembre de 2017 se deniega el Galp y el 15 de enero de este año por fin se firmó en la Conselleria. Son en total 1.671.111 euros en cuatro años y no estaba dispuesto a que no llegase esa cantidad a nuestros municipios. El dinero del año pasado no se ha perdido, porque se ha alargado un año más, hasta 2021, con lo que se recuperará.

Del Galp sigue formando parte Guardamar. ¿Cómo se van a repartir las cantidades que se reciban teniendo en cuenta que la junta al final solo la componen personas de Santa Pola?

Solo te puedo decir que nosotros hemos cumplido lo que nos han pedido, y que si no están en la junta para decidir es porque no se han presentado. Pero ellos siguen siendo socios, pueden querer participar o no, si presentan proyectos se valorarán y sino serán todos de Santa Pola.

¿Y si Guardamar decide darse de baja perjudicaría?

No. La obligación es de mantener el Galp durante cinco años, pero no es necesario que esté Guardamar. Lo expusimos en la Consellería y si ellos mañana se quieren ir pues el Galp continuará. Para disolverle tienes que hacer una asamblea y tiene que ser por mayoría absoluta. Había un recelo de la Consellería, pero se ha solventado. Lo que no entiendo es que hacen estando dentro de un Galp si no les importa.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.