Gran Alacant también existe

Los vecinos solicitan más servicios municipales y conexiones con el centro urbano de Santa Pola

- Escrito el 06 noviembre, 2018, 1:00 pm
13 mins

La Conselleria de Educación de la Generalitat Valenciana ha confirmado este octubre que Gran Alacant tendrá al fin su primer instituto público para alumnos de secundaria. Una demanda de los vecinos y el Ayuntamiento de Santa Pola que viene desde hace años.

Actualmente, son hasta seis autobuses los que bajan todos los días desde Gran Alacant hacia el instituto Cap de l’Allub y otros centros de secundaria. Son más de 300 alumnos los que no tienen un lugar de estudio en su propio barrio.

 

Un tercio de Santa Pola

“Nuestro equipo de Gobierno lleva pidiéndolo a la Generalitat desde que llegamos en 2015. Hay una necesidad muy clara, este barrio ha crecido mucho en los últimos años. Ahora hemos conseguido que la Conselleria lo incluya en el Plan Edificant de 2017. Estamos muy contentos”, se felicita la concejala socialista de Educación, María Dolores Tomás.

Efectivamente Gran Alacant ya suma más de 11.000 habitantes censados, un tercio de la población total de Santa Pola. En los años 90 era un barrio casi exclusivamente para veraneantes y extranjeros, sin apenas población censada que habitase aquí en invierno.

Los precios cayeron considerablemente durante los primeros años de la crisis. Algunos  prefirieron gastarse el dinero en vivir en un apartamento con urbanización y piscina en Gran Alacant, que en un piso pequeño en el centro de Santa Pola. Especialmente muchas familias, que buscaban una zona tranquila donde pudieran jugar sus críos sin problemas ni preocupaciones.

 

Saturación del colegio

Aquellos niños crecieron y pronto se hizo patente la necesidad de construir un instituto. Incluso el colegio Vicenta Ruso hace años que ya se quedó pequeño. Las clases tienen más alumnos del ratio permitido y ha sido necesaria también la instalación de aulas prefabricadas.

“El proyecto para construir un segundo colegio en Gran Alacant ya está aprobado, y más avanzado que el instituto. Ahora mismo se encuentra en la fase previa a la licitación” nos confirma la concejala Tomás.

Actualmente el Vicenta Ruso acoge a 900 alumnos, que podrán repartirse en cuanto el segundo centro esté ya funcionando. “Confío en que abra sus puertas para el curso 2020-21” apunta la edil.

 

Curso 2021-22

En cuanto al instituto, habrá que esperar un poco más. Precisamente se va a ubicar en el solar situado junto al colegio Vicenta Ruso, en la avenida Escandinavia. “Ahora nuestra arquitecta municipal está elaborando una memoria técnica, que remitiremos a Conselleria. Cuando sea aceptada, nos enviarán una resolución de delegación de competencia. Entonces tendremos que llevarlo a pleno, y se iniciará la licitación”.

Una vez abierto el concurso público, es posible que se presenten muchas constructoras interesadas en ejecutar la obra, pues se tratará de un instituto de grandes dimensiones. “Con todos los trámites burocráticos y las obras, yo espero que el centro pueda abrir sus puertas para el curso 2021-22” nos comenta María Dolores Tomás.

El instituto tendrá capacidad para albergar a 1.120 alumnos, con 24 cursos de la ESO, ocho de bachiller y dos ciclos formativos del sector de la Imagen Personal. La concejala asegura que está instalación, a pesar de su gran tamaño, se adecuará perfectamente a la parcela junto al Vicenta Ruso, aunque “habrá que hacer alguna adaptación de viales”.

Según confirma María Dolores Tomás, todo el coste de la construcción será a cargo de la conselleria de Educación. “La Generalitat nos cede las competencias a los ayuntamientos para quitarse trabajo y que el procedimiento se agilice. Pero todo lo pagan ellos, incluso la redacción del proyecto” nos asegura la edil.

 

Pocas actividades para jóvenes

Por tanto, parece que en un futuro cercano al fin las familias de Gran Alacant dispondrán de centros educativos suficientes en su propio barrio. Una vieja reivindicación popular, que no es ni mucho menos la única. Para conocer todas sus demandas en AQUÍ en Santa Pola hemos contactado con una de sus vecinas, Ruth López.

“Aún estamos muy verdes en algunos aspectos. Lo del instituto es una gran noticia, pero nuestros chavales no tienen como divertirse. No disponemos de un centro cívico o cultural, ni de instalaciones deportivas. Al final acaban haciendo botellón en el parque detrás de la biblioteca o en la zona del mercadillo” nos comenta.

La vecina lamenta que el Ayuntamiento no tome la iniciativa de abrir, al menos, un racó jove, un proyecto que en el pasado se intentó lanzar pero se acabó desestimando. “Al final nos toca a los padres llevarlos en coche hasta Santa Pola todos los días si queremos que hagan alguna actividad extraescolar. Esto no es nada fácil, trabajamos y estamos ocupados”.

Lo más parecido a un centro cívico que hay actualmente en Gran Alacant son las aulas del Life Resort. “Aquí se organizan ciertas actividades culturales y educativas que a veces están muy bien, aunque sea un establecimiento de gestión privada. Aún así, no tiene aire acondicionado y nos costó años que pusieran cortinas. A veces nos asamos de calor, y otras pasamos frío” relata Ruth.

 

Autobuses

Por otra parte, las comunicaciones con el centro de Santa Pola tampoco son las deseadas por los vecinos. “Este año hemos conseguido que pongan dos autobuses más, haciendo mucha presión. Aún así faltan horarios y a veces pasa con retraso o con antelación. Además los jóvenes no tienen ningún tipo de bono de descuento” nos indica Ruth López.

Gran Alacant está a apenas diez minutos en coche de Santa Pola, pero es difícil, e incluso peligroso, hacer este recorrido en bicicleta porque hay que escalar una montaña y pasar por la carretera nacional. “Yo alguna vez lo he hecho andando, incluso yendo a marcha rápida es imposible llegar aquí desde Santa Pola en menos de una hora” según nos cuenta la vecina.

Otra opción más cómoda, o para cualquier urgencia, es llamar a un taxi. Aunque evidentemente no se puede depender todos los días de este medio. “Cada viaje en taxi nos cuesta más de 15 euros”.

 

Sanidad y Correos

Las pocas comunicaciones también lastran algunas necesidades básicas, como las sanitarias o de Correos. “No tenemos servicio de urgencias. En festivo los servicios mínimos dejan mucho que desear, y si llamamos a una ambulancia nos toca esperar durante bastante tiempo. El centro de salud comparte edificio con el centro municipal y la biblioteca, y se queda muy pequeño” nos indica Ruth.

La oficina de Correos solo está abierta desde las 12 a las 14 horas. Tan solo un único trabajador atiende al público, siendo el mismo que se encarga del reparto.

 

Limpieza

Preguntando a la oposición, desde Ciudadanos también echan de menos mayor limpieza en la zona. “Hemos notado una bajada en calidad de la misma. De hecho los encargados barren con una escoba y un capazo, sin carro ni nada, para una calle de casi 200 metros” nos aseguran.

Además nos manifiestan que la ubicación de muchos contenedores no es la adecuada, ya que “se encuentran antes de los pasos de cebra, dificultando la visibilidad a los conductores”.

Ruth también nos confirma que muchos vecinos se unen a estas críticas. “Yo especialmente no  sufro demasiado este problema en mi zona y creo que hay asuntos más prioritarios, pero si es verdad que los camiones de basura pasan a horarios muy anárquicos y molestan bastante por la noche”.

 

Dejadez histórica

Ciudadanos pide además al Ayuntamiento que divulgue más las actividades de ocio y fiestas de Gran Alacant. “No tienen escuelas de música, campos de fútbol o zona de Skate. Además, no se fomenta que la población residente participe en las pocos eventos que se organizan”.

Por otra parte, la formación naranja santapolera también considera que la población censada está muy lejos de los habitantes reales que tiene Gran Alacant. “Debemos trabajar para censarlos, pues es evidente que en este barrio vive más gente de la consta en el Patrón Municipal”.

Eva Mora, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, recuerda que “todos somos Santa Pola, y hay que tener en cuenta a Gran Alacant como un barrio más de Santa Pola. Existe una evidente dejadez histórica por parte del gobierno local con esta zona. Nosotros abogamos por un reparto de recursos proporcional a su población real”.

Ruth López nos asegura que, a pesar de todo, “Gran Alacant es una zona muy tranquila y atractiva para vivir. El problema es que a la hora de comprar un apartamento, no eres consciente de estas deficiencias. Los niños están muy a gusto, pero luego se aburren cuando crecen. Parece que los políticos no previeron el crecimiento demográfico que hemos tenido. Aún así, espero que no se tomen nuestras reivindicaciones como quejas, sino como críticas constructivas”.

Aún hoy, Gran Alacant sigue siendo un típico lugar de veraneo. La población continúa multiplicándose durante los meses de verano, con la llegada de muchas personas procedentes del interior de España o el norte de Europa. Las plazas vacías de aparcamiento se reducen considerablemente, mientras que las colas en los supermercados o el mercadillo aumentan.