El Hospital General Universitario de Elche, pisando fuerte hacia la humanización de los cuidados integrales a recién nacidos

Hablar con el equipo de enfermería de la unidad de neonatos del HGU de Elche es descubrir una infinidad de iniciativas que buscan dar calidez, tranquilidad y seguridad a las familias que acompañan en el hospital a su bebé ingresado

- Escrito el 20 marzo, 2018, 5:06 pm
7 mins

Un ingreso inesperado rompe las expectativas iniciales de un bebé sano, y supone un tiempo en el cual las madres y padres sienten miedo y solo pueden encontrar calma cerca de sus bebés. Vínculo y cercanía emocional no son incompatibles con calidad de cuidados especializados. Así lo entiende todo el equipo asistencial de la unidad de neonatos del HGU de Elche, desde enfermería, hasta pediatras y residentes.

Para facilitar los cuidados mientras se fortalece el vínculo iniciado con los bebés, se ha creado un Protocolo de Cuidados Intermedios junto con un Plan de Apego. Así nos lo cuentan Eva Mª Pastor y Raquel Soler, supervisoras de pediatría y maternidad: “En los casos en los cuales antes los bebés se tenían que quedar ingresados en la unidad neonatal, ahora disponen de la posibilidad, bajo criterio médico, de permanecer en la planta de maternidad con su madre hasta que se le dé el alta”. De la misma manera se ha dispuesto una sala, que han nombrado como el “Box de Cuidados Guiados”, con dos finalidades: ayudar, enseñar y guiar a las madres y padres de bebes prematuros, previa al alta, al manejo y cuidados de su bebé; y otra, seguir los cuidados de los bebés del plan de apego, cuando a la madre se le ha dado el alta. Esta habitación dispone de dos cunas y dos sofás cama que permite a madres y padres acompañar a su bebé las 24 horas. José Pastor, jefe de servicio de Pediatría explicaba cómo, siempre que sea posible, “se intenta no romper el vínculo en esos primeros días, que no exista separación y facilitar el apego así como la lactancia materna en esas primeras horas de vida”.

El programa canguro ha sido otro de los proyectos antiguos con novedades. La evidencia ha había mostrado los beneficios para la salud del “piel con piel” entre madres/padres e hijos/as, mientras están ingresados e intubados en la UCI neonatal. Hoy se permite también que la madre se extraiga la leche materna con sacaleches mientras tiene en brazos a estos bebés, ya que también se han comprobado los beneficios para el fomento de la lactancia materna.

El hospital también dispone de una sala de lactancia para que cualquier mujer que esté ingresada, las que vengan a urgencias, las que estén de acompañantes o las propias profesionales sanitarias, puedan dar de mamar con intimidad y disponer si lo requieren de sacaleches. El hospital se vuelve más humano, más habitable de emociones, pero siempre consciente de que “como en casa, no se está en ningún sitio”. Hace ya un año que el Hospital de Elche creo la UHD pediátrica, de manera que, siempre que se puede, en bebés con altas precoces, aquellos que necesitarán cuidados continuos o aquellos que precisan cuidados paliativos, se intenta que reciban atención y cuidados profesionales en su hogar, y con sus familias cerca.

El equipo, especialmente profesionales comprometidas como Aure Carbonell y Consuelo Vázquez, reconocen que durante años se han hecho muchas cosas en este Hospital que hasta hoy no eran visibles ni se valoraban, pero que hoy existe mucho entusiasmo ante las nuevas iniciativas y los caminos que se abren. Así por ejemplo, ya hace años que la unidad de neonatos del HGUE dispone de una sala para facilitar el duelo ante la muerte de un bebé señalizada con una mariposa morada, en la que la familia dispone de intimidad para afrontar la dura perdida. De la misma manera, los bebes prematuros ingresados en la UCI neonatal menores de 32 semanas de gestación o de  menos de 1500 gr., se pueden beneficiar de los pulpitos solidarios cuya finalidad es recrear las condiciones del vientre materno, por su semejanza con el cordón umbilical.

Hoy el equipo se muestra comprometido en mejorar los cuidados con apego, sensibilizado con el miedo de madres y padres ante un potencial riesgo para la salud de sus bebés, y comprometidos con la igualdad facilitando que las mujeres puedan iniciar si lo desean lactancia materna y puedan recuperarse del parto junto a su bebé de forma cómoda. Entre otras iniciativas, Aure y Consuelo nos cuentan como el Hospital ya facilita sacaleches para que puedan ser utilizarlos en sus casas aquellas madres que no disponen de recursos, y a día de hoy ya se dispone de leche donada del banco de leche de la Comunidad Valenciana para ayudar a aquellos bebés prematuros cuyo estado de salud es más delicado y cuyas madres no tienen suficiente leche, o les ha tardado en subir. Más recursos se han empleado al disponer el hospital de una incubadora propia altamente tecnificada para traslados sanitarios en SAMU, que son realizados por neonatólogos del hospital. Todo lo dicho unido a la elaboración de folletos informativos en varios idiomas, para explicar el funcionamiento de la unidad y facilitar la lactancia materna, así como el compromiso con una atención que tenga en cuenta la diversidad de familias, utilizando lenguaje inclusivo con una cartelería que incluye a todos los modelos de familia, los más tradicionales y familias monoparentales u homoparentales.