Icoval y la Universidad de Murcia estudian la prevalencia de parásitos intestinales en heces de perros y en la tierra de los parques

Analizará dos tipos de poblaciones de perros –los abandonados y los que reciben atención veterinaria- y estudiará el riesgo de transmisión de zoonosis en zonas urbanas donde juegan niños y hay excrementos

- Escrito el 29 septiembre, 2018, 10:00 am
8 mins

El objetivo es evaluar el grado de parasitación de los perros así como el riesgo real en los jardines ali­can­ti­nos, contrastar que las mascotas cuidadas no son una amenaza y justificar cambios regulatorios como la des­­­parasitación obligatoria o la rebaja del IVA a los servicios veterinarios

El Departamento de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Uni­ver­si­dad de Murcia y el Colegio de Veterinarios de Alicante (Icoval) han acordado acometer un estudio sobre la prevalencia de parásitos gastrointestinales en los perros de esta provincia. La investigación, que se irá repitiendo cada año, ana­­lizará los resultados de las analíticas de heces de dos grupos de canes: perros controlados, con cuidados veterinarios y perros no controlados, procedentes de protectoras. Junto a ello, se incluirá un tercer ámbito de estudio: la recogida de ex­­cre­men­­tos y de muestras de tierra de parques y jardines públicos donde los niños y perros pueden convivir y donde exis­te la posibilidad de detectar formas infectivas de estos parásitos, muchos de los cuales pueden transmitirse a las per­sonas. La intención de Icoval es comparar los resultados entre una y otra población y evaluar la presencia de estos pa­rásitos en espacios públicos como los citados para acreditar así que en aquellos animales con atención ve­te­ri­na­ria y ca­si siempre desparasitados tienen una menor prevalencia y suponen un menor riesgo en términos de salud pú­blica. “Pre­­tendemos poner en valor el trabajo de los veterinarios como profesionales sanitarios y dar más argumentos científicos que avalen cambios regulatorios necesarios, como obligar a una desparasitación periódica adecuada de nuestras mas­co­tas o rebajar el IVA del 21% que afecta a nuestros servicios. Los servicios de otros profesionales sa­nitarios están exen­tos de este impuesto porque la salud pública no puede ser un bien de lujo”, explica el presidente de Icoval, Gonzalo Moreno del Val.

Según la propuesta ya acordada, el proyecto pretende vigilar tres grandes grupos de parásitos intestinales: los pro­tozoos (Coccidios, Cristosporidios, giardias…); los cestodos (helmintos planos conocidos como tenias) y los nema­to­dos (ascáridos y ancilostomas, principalmente). Dado que muchos de ellos -aunque no todos- son causantes de zoonosis (es decir, que pueden afectar no solo a los animales sino también a las personas que conviven con ellos) la co­­munidad cien­tífica ya ha realizado estudios semejantes –que acreditan la conveniencia de una mejor des­­­parasi­ta­ción- pero nin­gu­no de ellos se había realizado en la provincia de Alicante ni se había pro­yec­tado con esta intencionalidad y método. En la mayoría de los casos esta transmisión se produce por la ingestión de formas parasitarias infectivas pre­sentes en el me­dio (sobre todo por contacto de las manos sucias con la boca) y cuyo origen está en los excrementos de perros pa­­rasitados, hecho muy frecuente cuando no se llevan a cabo unas bue­­nas medidas higiénicas y que por ello sue­le afectar en muchos casos a los niños, especialmente cuando juegan en parques o jardines con suelos de tierra o arena.

Concretamente, el objetivo del artículo científico que también dará lugar será conocer la prevalencia de los par­á­sitos gastrointestinales en perros de la provincia de Alicante, llevar a cabo su identificación específica y determinar la in­tensidad de parasitación que presentan, así como analizar las zonas de riesgo para las personas, como los parques y jardines. Para ello se tomarán 200 muestras de heces de cada uno de los dos tipos de poblaciones designadas: los pe­rros ‘cuidados’ que en mayor o menor medida visitan clínicas, consultorios u hospitales veterinarios y aquellos otros aban­­donados, que habitan en centros de recogida. Además, en el primer ámbito –los canes controlados- se perseguirá es­­coger clínicas ubicadas en zonas periurbanas o en pequeños pueblos cercanos a la capital, con el fin de con­­trastar si existe un gradiente de parasitación en función de si el perro vive en el centro de ciudad -en un piso- o en zo­na más rural o periurbana –próxima al campo, quizá con menor control del propietario y mayor riesgo de in­fección por con­tacto con otras especies animales…-.

De igual manera y con la intención de establecer nuevos filtros con los que sacar conclusiones más útiles en el ám­bito de la salud pública, para el primer grupo citado (los perros ‘controlados), está previsto que para cada animal mues­­­­treado se recojan una serie de da­tos: sexo, edad, raza, si es o no mestizo, si se desparasita, con qué principio ac­­­tivo y cada cuánto, si es una hembra nulípara o ya ha parido y cuántas veces lo ha hecho, si viven niños o ancianos en la casa, si tiene el hábito de dormir en la cama del propietario, qué tipo de alimentación recibe…). En cuanto al segundo gru­po, se re­cogerá la misma información pero buscando siempre los perros de reciente ingreso (en la protectora) y de­­­­tallando, además, una descripción de la zona donde el animal fue capturado.

Una vez recogidas las heces se procederá a su análisis parasitológico por diferentes técnicas coprológicas para la detección de formas parasitarias en general (observación directa, concentración por flotación y por sedimentación). “Pretendemos hacer una foto fija el primer año y repetir el estudio en años posteriores para obtener una serie de datos ob­jetivos que permitan relacionar la actividad de nuestros veterinarios clínicos con circunstancias externas que vayan surgiendo como cargas impositivas, cambios legislativos o incluso en las ordenanzas de parques y jardines, como la habilitación de espacios específicos para perros”, explica el responsable colegial.