La ‘Caleta dels Gossets’ necesita control

Ante el descontento de algunos usuarios, la edil de Turismo, Mercedes Landa, asegura que no han recibido queja alguna de la playa canina y afirma que las labores de seguridad y mantenimiento son adecuadas

Ante el descontento de algunos usuarios, la edil de Turismo, Mercedes Landa, asegura que no han recibido queja alguna de la playa canina y afirma que las labores de seguridad y mantenimiento son adecuadas

- Escrito el 06 agosto, 2017, 9:00 am
9 mins

La ‘caleta dels gossets’ es una playa muy frecuentada en época estival y de gran interés turístico, ya que es la única playa de la villa marinera que permite el acceso de canes. Se trata de una pequeña cala perteneciente al grupo de las ‘Calas del Cuartel’, situadas junto al Parque Natural del Cabo de Santa Pola. El pasado 1 de mayo de 2016 el Ayuntamiento de Santa Pola inauguró este enclave natural de piedra y arena. La belleza paisajística y la tranquilidad que se respira en ese entorno natural, ha hecho que la cala sea frecuentemente visitada por turistas y residentes en la localidad. Por ello, desde el pasado verano, la ‘Caleta dels gossets’ recibe a diario a multitud de personas que disfrutan en compañía de sus mascotas. No obstante, algunos usuarios han manifestado su descontento ante ciertos aspectos que consideran mejorables en la playa.

Se encuentra a unos 8 kilómetros del centro urbano. Para algunos, la lejanía de la playa resulta un inconveniente, ya que es necesario desplazarse en coche para poder visitarla. Además, el acceso es complicado, ya que se debe atravesar una peligrosa carretera de doble sentido, por la que, además de vehículos motorizados, también circulan bicicletas y transeúntes. Desde el Ayuntamiento se asegura que se estudiaron todas las posibilidades y finalmente se optó por ubicar la playa fuera del entorno urbano, para que la presencia de animales no incomodase a las personas que acuden a las playas más concurridas como Levante o Playa Lisa.

La seguridad y vigilancia en el punto de mira

Para poder visitar la playa se establecieron unas normas básicas de convivencia y respeto medioambiental. Así, todo aquel que quiera acudir con sus mascotas, debe llevar la documentación requerida, como la cartilla de vacunación del animal. Otro factor imprescindible es que todos los perros tengan el correspondiente microchip identificativo. Además, se prohibió la entrada de cachorros o de canes de corta edad que aún no tuviesen puesto el microchip o no llevasen todas las vacunas en regla. Para asegurar el cumplimiento de las normas, la playa dispone de personal de seguridad cualificado, encargado de las labores de vigilancia y limpieza, así como de velar por el cumplimiento de la normativa de uso y convivencia contemplados en la Ordenanza de Aprovechamiento y Uso de las Playas de Santa Pola.

La afluencia de personas en temporada alta es masiva, y a los guardias de seguridad les resulta prácticamente imposible llevar un control exhaustivo de las personas que entran y salen de la playa, por lo que en muchas ocasiones no piden la cartilla de vacunación y no pasan el lector de microchip a los canes. Ante la imposibilidad de contratar a más personal que se encargue de la vigilancia de la zona, Mercedes Landa, concejal de Turismo, asegura que se investigarán las carencias de seguridad y se tomarán las medidas necesarias para su correcto cumplimiento, ya que la vigilancia es esencial y es un factor que se debe cuidar especialmente.

Mucha gente para tan poco espacio
«Ante el éxito que ha tenido la playa canina, no descarto que en un futuro se proponga habilitar otra playa más grande, aunque es una tarea complicada» (M. Landa)

A pesar de las carencias en lo referente a las labores de vigilancia y seguridad, la playa ha tenido una acogida favorable, tanto para las personas que acuden con sus mascotas como las que no. Tanto es así, que, para muchos, la cala se ha quedado pequeña. La afluencia de personas y la falta de espacio impide a los animales correr libremente. Los temporales del pasado invierno no han hecho más que empeorar esta situación, ya que el nivel de arena se ha reducido considerablemente y apenas hay un hueco en el que sentarse. La edil de Turismo asegura que están trabajando para mejorar las condiciones del entorno y, ante el éxito que ha tenido la playa, no descarta que en un futuro se proponga habilitar otra playa más grande, o reubicarla más cerca del núcleo urbano.

No obstante, tal y como afirma: “Me encantaría que se pudiera habilitar otra playa con más espacio, pero lo veo complicado, Consellería nos puso muchas trabas cuando propusimos establecer la playa canina y será muy difícil que nos den permiso para habilitar otra”. Quizá, próximamente, cuando se lleve a cabo el proyecto de la bolsa de aparcamiento que se tiene previsto establecer en la zona, se pueda pensar en una ampliación o reubicación de la playa canina.

Falta de higiene
Los usuarios que frecuentan la playa aseguran que la suciedad y el mal olor provocado por la orina de los animales es muy desagradable

Otro de los aspectos que más preocupa a los usuarios es la falta de higiene. Aunque cada persona es la encargada de recoger los excrementos de sus mascotas, la empresa Urbaser se encarga de limpiar la playa por las mañanas, mientras que el vigilante lo hace por las tardes. Aún así, los que frecuentan la playa aseguran que la suciedad y el mal olor provocado por la orina de los animales es muy desagradable. A pesar de la preocupación de residentes y turistas, Mercedes Landa asegura que la playa está en perfectas condiciones, y así lo demuestra los análisis de agua y arena que se realizan con frecuencia, cuyos resultados han sido favorables. “Los usuarios deben responsabilizarse de sus mascotas, no obstante, estudiaremos de qué forma podemos solventar el problema del mal olor en la playa”, asegura la edil.

Aunque la ‘Caleta dels Gossets’ se ha convertido en una playa muy popular y concurrida, en la provincia de Alicante existen otras playas ‘dog friendly’ que disponen de servicios adaptados a las personas y sus mascotas, como es el caso de la playa canina de Agua Amarga (Alicante).  En la ‘Caleta dels Gossets’, muchos echan en falta instalaciones como lavapiés o bolsas higiénicas, sin embargo, tal y como sostiene la concejal de turismo, el paraje natural sobre el que se encuentra asentada la playa imposibilita un mejor acondicionamiento. “La playa canina se encuentra en un espacio natural protegido y está terminantemente prohibido realizar ninguna obra en la playa ni establecer ningún tipo de instalación que pueda perturbar el entorno”, asegura Mercedes.

Algunos usuarios afirman que las horas de diversión en la playa no compensan el engorro que supone transportar al animal en el coche, lleno de arena. Si a ello se le suma la lejanía y el difícil acceso a la playa, puede que algunos se lo piensen dos veces antes de acudir a la ‘Caleta dels Gossets’ con sus mascotas.