«La calidad se debe a la sabiduría de nuestros agricultores transmitida generación tras generación»

Los cultivadores de alcachofas, al igual que el resto de agricultores, están muy preocupados por el agua. Una situación que les crea stress y malestar y que les mantiene siempre en alerta

- Escrito el 14 diciembre, 2017, 3:00 pm
13 mins
Entrevista > Diego Martínez Ruíz | Presidente de la Asociación de Alcachofas Vega Baja del Segura (Murcia, 3-julio-1970)

La asociación ´Alcachofa de la Vega Baja del Segura` se creó a finales del año 2011, cuando el ayuntamiento de Almoradí, junto a diversas empresas del sector de toda la comarca (productoras, comercializadores e industria transformadora) impulsaron la puesta en marcha de este colectivo con el fin de poner en valor el cultivo, diferenciarlo en el mercado, aumentar la competitividad del sector e impulsar el consumo de alcachofas.

En la comarca se producen alrededor de 25.000 toneladas por campaña en las cerca de 2.000 hectáreas de cultivo que hay en la Vega Baja.

Industria conservera

Alrededor del 60% de la producción se destina a la industria conservera que, por cierto, son industrias de referencia y hay que resaltar su buen hacer para mantener todo el sabor de la alcachofa, junto a su capacidad innovadora para presentar nuevos productos al mercado.

El resto de la producción se destina al mercado en fresco tanto a nivel nacional como en el exterior. La Vega Baja es la principal zona exportadora de España; aquí se concentra alrededor del 50% de las ventas nacionales de alcachofa en el exterior. Entre los principales destinos destacan Francia e Italia y, en menor medida, Alemania, Países Bajos y Reino Unido.

Diego Martínez es, desde su inicio en 2011, el presidente de la Asociación.

¿Cómo está afectando a esta campaña la sequía y, sobre todo, como va a afectar ahora que ya prácticamente no queda agua para regar?

Estamos muy preocupados con el agua. Llevamos varios años creciendo en superficie de plantación, porque el trabajo que estamos desarrollando desde la asociación ha aumentado el interés por este cultivo. Sin embargo, este año estimamos que en superficie vamos a movernos en unos números similares a los del año pasado ya que hay agricultores que no han plantado más alcachofas por esa incertidumbre del agua.

La situación puede ser aún más grave si no se registran lluvias o si no hay una solución inmediata para paliar los problemas que estamos padeciendo en la huerta, y más en un cultivo como la alcachofa que requiere bastante agua a lo largo de la campaña.

¿Qué medidas plantean ustedes frente a este grave problema?

Los problemas del agua, por desgracia, no son nuevos. Los vivimos un año sí y otro también. Es algo histórico que venimos padeciendo desde hace mucho tiempo y nunca se nos ha dado una solución. No podemos estar mirando siempre al cielo, porque la solución tiene que venir desde las instituciones, desde la solidaridad, la cooperación y el trabajo para solucionar de una vez por todas estos problemas.

Necesitamos infraestructuras hídricas que vayan encaminadas a mejorar esta situación y una mejor distribución del agua y, lo más importante, trazar un plan y definir todas estas cuestiones en una estrategia que nos permita trabajar sin problemas y que no tengamos que estar todos los años con el mismo debate.

¿Cómo afecta este problema, en lo personal, a los agricultores?

Somos la huerta de Europa, la base de la alimentación saludable, nuestros agricultores son un referente por sus conocimientos y esta tierra reúne unas condiciones magníficas para los cultivos… pero siempre tenemos que estar pendientes de un recurso que es imprescindible para nosotros como es el agua y eso nos genera estrés y malestar, porque no podemos vivir siempre en alerta, pendientes de las lluvias y luchando frente al mismo problema.

Los agricultores ponen en riesgo su patrimonio para sacar adelante sus cultivos y con la falta de soluciones al problema pueden sentirse impotentes. Además, tengo la sensación de que en estas situaciones son los grandes abandonados y eso es algo que me consterna, porque ellos son vitales para la huerta y para el futuro del sector.

¿Qué características tiene la alcachofa de la Vega Baja que la hace tan especial y a qué es debido?

El clima, con temperaturas bajas en invierno, pero sin sufrir heladas, o la fertilidad del suelo, son factores clave para nuestras alcachofas. A todo ello hay que añadir la experiencia de nuestros agricultores cuya sabiduría se transmite de generación en generación.

Tenemos auténticos profesionales en la comarca que prestan los mejores cuidados a sus cultivos y recogen las alcachofas en su mejor momento para que todos podamos disfrutar de la ´Joya de la Huerta` en todo su esplendor.

«Se producen alrededor de 25.000 toneladas por campaña distribuidas en cerca de 2.000 hectáreas de cultivo»
¿Qué producción media tienen al año y dónde venden principalmente?

En la comarca se producen alrededor de 25.000 toneladas por campaña en las cerca de 2.000 hectáreas de cultivo que hay en la Vega Baja.

Alrededor del 60% de la producción se destina a la industria conservera que, por cierto, son industrias de referencia. Hay que resaltar su buen hacer para mantener todo el sabor de la alcachofa junto a su capacidad innovadora para presentar nuevos productos al mercado.

El resto de la producción se destina al mercado en fresco, tanto a nivel nacional como en el exterior. La Vega Baja es la principal zona exportadora de España, aquí se concentra alrededor del 50% de las ventas nacionales de alcachofa en el exterior. Entre los principales destinos destacan Francia e Italia y, en menor medida, Alemania, Países Bajos y Reino Unido.

«La agricultura es un importante motor de empleo y riqueza»
¿Es un mercado con presente y futuro el de la alcachofa?

Es un mercado con un gran pasado, un buen presente y mucho futuro. Somos una zona tradicional de huerta, tenemos la experiencia y cada vez se apuesta más por la agricultura y la importancia que ésta tiene como motor de empleo y riqueza.

A todo ello hay que unir la tendencia que hay entre los consumidores por la alimentación saludable y el interés por la gastronomía, que son factores que contribuyen al aumento del consumo de alcachofas.

¿Qué campañas de promoción realizan?

Trabajamos en varios aspectos. Por un lado, en acciones específicas relacionadas con el sector a nivel de formación, innovación y la búsqueda de nuevos mercados en ferias tan relevantes como Fruit Attraction.

Por otra parte, estamos muy vinculados con la gastronomía porque entendemos que tenemos que ir de la mano. Así, realizamos showcookings, degustaciones, tenemos vídeos con recetas, recetarios… todo ello con la finalidad de divulgar las numerosas opciones que ofrece la alcachofa en la cocina, así como los grandes platos con alcachofa que se preparan en los restaurantes de la comarca.

«Queremos que los más jóvenes pisen la huerta y conozcan el cultivo y a los profesionales que hay a su alrededor»

Otro ámbito de actuación es en los colegios. Queremos que los más jóvenes pisen la huerta, conozcan el cultivo, los profesionales que hay alrededor de la alcachofa y la importancia que tiene en la comarca. Además, fomentamos hábitos de alimentación saludables y ponemos nuestro granito de arena para mejorar el día a día de las futuras generaciones con campañas como la edición del cuento ´Un corazón de alcachofa` para luchar contra el acoso escolar.

¿Puede ser un producto gourmet en Navidad?

Para nosotros es un producto gourmet en cualquier época del año, porque tiene unas características singulares de las que podemos disfrutar tanto en fresco, durante su temporada, como en conserva durante todo el año. Entendemos que a nivel gastronómico aporta unos matices, unos sabores y unas texturas muy especiales y no podemos olvidar sus numerosas propiedades saludables.

La alcachofa es tan especial que sí que es verdad que va a lucir muy bien en cualquier menú navideño, pero la suerte es que esa singularidad la podemos disfrutar los 365 días del año.

La Marca de Calidad es importante, pero ¿les gustaría conseguir la Denominación de Origen?

No renunciamos a nada y vamos a trabajar en todo lo que sea bueno para nuestro cultivo. Conseguirlo no es fácil y más teniendo en cuenta que ya hay dos figuras de este tipo en España en Benicarló (DOP) y Tudela (IGP), por lo que tenemos que estudiarlo bien y valorar las opciones.

Lo que sí que está claro es que más allá de estas figuras somos la segunda zona productora de alcachofas más importante de España, la primera de la Comunidad Valenciana, y que la calidad de nuestras alcachofas es indiscutible, y eso es algo que tenemos que hacer valer en el punto de venta y que se nos conozca y se nos reconozca.

«Hay muchos puntos de venta que se enorgullecen de vender las alcachofas de la Vega Baja»

Hay muchos puntos de venta que se enorgullecen de vender las alcachofas de la Vega Baja, y eso es porque sus clientes valoran y aprecian nuestras alcachofas. Nuestra línea de trabajo es seguir avanzando para que nuestro posicionamiento nacional e internacional sea cada vez mayor, que el cultivo siga siendo rentable y que la huerta sea una oportunidad de futuro para las siguientes generaciones.