La CHJ reduce la sanción impuesta al Ayuntamiento de Santa Pola al regularizar la situación de vertidos

En marzo de 2016 el Ayuntamiento de Santa Pola fue multado por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) con una sanción de 174.000 euros porque, según ha explicado el concejal de infraestructuras, Francisco Soler, la situación de vertidos del municipio no estaba regularizada Esa multa fue de la liquidación del año 2015 según aclara una técnica del área. Ésta además ha aclarado que el canon de vertido de aguas está establecido por ley. Hasta el momento, según ha señalado la trabajadora del ayuntamiento, no se había pagado el canon porque en Santa Pola el agua se reutiliza, y ha matizado que esa situación no estaba regularizada porque desde el Consistorio no se habían aportado los documentos necesarios. Soler ha aclarado que cuando se tuvo constancia de esa sanción se decidió poner un recurso ante el Tribunal Económico Administrativo. Nivel de salinidad El concejal ha remarcado que desde el Departamento Técnico y el Servicio Jurídico del Ayuntamiento se ha trabajado mucho para recabar toda la información necesaria. Además, se han mantenido diferentes reuniones en Valencia con la CHJ con el objetivo de regularizar la situación de vertidos del municipio. Francisco soler ha dejado clara la voluntad del Consistorio y es que este tema quede normalizado; para ello, se han aportado todos los documentos que justifican que el agua del municipio se reutiliza. Se ha logrado que se rebaje la multa de 174.000 a 34.000 euros y la aspiración es coste cero para el Ayuntamiento Tras todas esas gestiones el Ayuntamiento de la localidad ha logrado que se rebaje la multa inicial de 174.000 a 34.000 euros. Soler ha asegurado que se pagará esta cuantía, pero la aspiración en este sentido es que el canon de vertidos tenga un coste cero para el Ayuntamiento. Relacionado con el asunto, el edil ha subrayado el alto nivel de salinidad presente en las redes municipales, además del deterioro de las mismas. Para ello, entre otras actuaciones, se deben actualizar las conducciones de agua. La concejalía de Infraestructuras propondrá al equipo de gobierno un fondo de renovación del alcantarillado que pasaría por un incremento en esta tasa de entre 0,5 y 1,5 euros para sufragar el coste de la rehabilitación y que se pueda lograr un índice óptimo de salinidad. Post Views: 407

Se ha presentado toda la documentación a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) para justificar que la localidad reutiliza el agua

- Escrito el 04 abril, 2017, 6:41 pm
3 mins
En marzo de 2016 el Ayuntamiento de Santa Pola fue multado por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) con una sanción de 174.000 euros porque, según ha explicado el concejal de infraestructuras, Francisco Soler, la situación de vertidos del municipio no estaba regularizada

Esa multa fue de la liquidación del año 2015 según aclara una técnica del área. Ésta además ha aclarado que el canon de vertido de aguas está establecido por ley. Hasta el momento, según ha señalado la trabajadora del ayuntamiento, no se había pagado el canon porque en Santa Pola el agua se reutiliza, y ha matizado que esa situación no estaba regularizada porque desde el Consistorio no se habían aportado los documentos necesarios. Soler ha aclarado que cuando se tuvo constancia de esa sanción se decidió poner un recurso ante el Tribunal Económico Administrativo.

Nivel de salinidad

El concejal ha remarcado que desde el Departamento Técnico y el Servicio Jurídico del Ayuntamiento se ha trabajado mucho para recabar toda la información necesaria. Además, se han mantenido diferentes reuniones en Valencia con la CHJ con el objetivo de regularizar la situación de vertidos del municipio. Francisco soler ha dejado clara la voluntad del Consistorio y es que este tema quede normalizado; para ello, se han aportado todos los documentos que justifican que el agua del municipio se reutiliza.

Se ha logrado que se rebaje la multa de 174.000 a 34.000 euros y la aspiración es coste cero para el Ayuntamiento

Tras todas esas gestiones el Ayuntamiento de la localidad ha logrado que se rebaje la multa inicial de 174.000 a 34.000 euros. Soler ha asegurado que se pagará esta cuantía, pero la aspiración en este sentido es que el canon de vertidos tenga un coste cero para el Ayuntamiento.

Relacionado con el asunto, el edil ha subrayado el alto nivel de salinidad presente en las redes municipales, además del deterioro de las mismas. Para ello, entre otras actuaciones, se deben actualizar las conducciones de agua. La concejalía de Infraestructuras propondrá al equipo de gobierno un fondo de renovación del alcantarillado que pasaría por un incremento en esta tasa de entre 0,5 y 1,5 euros para sufragar el coste de la rehabilitación y que se pueda lograr un índice óptimo de salinidad.