La Generalitat aumenta la protección del litoral alicantino

El PATIVEL contenta a los defensores de las Salinas de Santa Pola, pero disgusta a los de la Cala Mosca de Orihuela

- Escrito el 05 junio, 2018, 11:00 am
8 mins

El pasado mes de mayo el Consell anunció oficialmente la aprobación del Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral de la Comunidad Valenciana (PATIVEL).

El nuevo catálogo de suelo ‘no urbanizable’ incluye 2.900 hectáreas y 64 tramos de playa en la provincia de Alicante

Se trata de un nuevo catálogo de terreno pegado a la costa con la categoría de ‘no urbanizable’. Precisamente la provincia de Alicante será la más afectada ya que el suelo protegido se extiende a las 2.900 hectáreas, por las 2.500 de Castellón y las 2.100 de Valencia.

Así mismo, se han delimitado un total de 64 tramos de playas alicantinas dentro del PATIVEL. Un número también notablemente superior respecto a los 34 de la provincia de Castellón y los 31 de Valencia.

Salinas de Santa Pola
La asociación Amigos de los Humedales ha logrado que el PATIVEL proteja también el perímetro de las Salinas de Santa Pola

Este nuevo Plan de la Generalitat ha sido recibido muy positivamente por la Asociación de Amigos de las Humedales del Sur de Alicante (AHSA). Este colectivo presentó varias alegaciones al borrador original del PATIVEL, pues en un principio no incluía parte del perímetro del Parque Natural de las Salinas de Santa Pola.

Se trata de una zona de unos 700.000 m2 en la que se ubican varios cultivos y viviendas aisladas. “Este sector necesita de protección urbanística, pues tiene un alto valor paisajístico y juega un importante papel en amortiguar los impactos que afectan al humedal de las Salinas” afirman desde AHSA.

Finalmente la Conselleria de Vivienda y Vertebración del Territorio decidió incluir estos terrenos también en el PATIVEL, algo que ha sido muy celebrado por la asociación ecologista.

Campings y otras actividades dañinas

De hecho ya en 2016 los Amigos de los Humedales solicitaron sin éxito a la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente que incluyera esta zona en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales. Su propuesta no solo incluía el perímetro de las Salinas de Santa Pola, sino también El Hondo de Elche y las Lagunas de la Mata de Torrevieja.

Esto fue motivado a que se estaban construyendo excesivas infraestructuras permanentes para instalaciones de usos deportivos, campings y otras adecuaciones turísticas o recreativas. “Estas actividades comportan un considerable impacto sobre los valores medioambientales de estas zonas” aseguran desde AHSA.

Para esta organización es “anecdótico” que la Conselleria de Vivienda (regentada por la socialista María José Salvador) sea la que haya aprobado una legislación proteccionista del territorio, mientras que la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente (liderada por Elena Cebrián, independiente nombrada por Compromís) lleve “una política continuista con respecto a gobiernos anteriores en la gestión de los Espacios Naturales Protegidos”.

Cala Mosca
«Más que proteger Cala Mosca, el PATIVEL puede acelerar la macrourbanización que quieren construir» T. Moreno (FAOC)

Sin embargo, el PATIVEL no ha convencido a los vecinos oriolanos que reclaman la protección de Cala Mosca, uno de los últimos tramos de playa virginal que quedan aún en la Vega Baja. “La Cala Mosca son las playas más bonitas de toda Orihuela. En cuanto se construyan las 1.500 viviendas que hay planificadas, perderán casi toda su belleza” nos asegura Tomás Moreno, portavoz de la Federación de Asociaciones de Orihuela Costa (FAOC).

Dicho colectivo ha protagonizado numerosas manifestaciones desde que el Ayuntamiento, entonces capitaneado por la popular Mónica Lorente, aprobara la construcción de una macrourbanización en este lugar. “En Orihuela Costa se ha producido un desarrollo urbanístico imparable, dándose licencias a punta pala. Sin embargo, las infraestructuras y servicios que tenemos son muy escasos y están obsoletos. Los sucesivos gobiernos solo nos han puesto excusas. Y las 1.500 viviendas más de Cala Mosca son la gota que colma el vaso”, afirma Moreno

Difícil solución

El recientemente aprobado PATIVEL ha calificado estos terrenos como ‘suelo transitorio’. Según establece, el constructor tendría un plazo de cinco años para edificar todas estas viviendas, pero si no lo hiciera perdería los derechos sobre la zona.

Sin embargo, Tomás Moreno no es nada optimista ante esta posibilidad. “El PATIVEL lo único que va a conseguir es acelerar el proyecto. Aquí hay mucho dinero en juego. No tengo ninguna duda que la urbanización se va a construir”.

Además, el portavoz de FAOC señala que la posibilidad de prohibir la construcción en estos terrenos podría acarrear unas indemnizaciones muy grandes al promotor. “La Cala Mosca había que haberla protegido hace años, ahora ya es demasiado tarde. La única solución viable es que se reduzca el macroproyecto original”.

Moreno se muestra dispuesto a negociar con el constructor y las administraciones para “llegar a una solución que nos satisfaga a ambas partes. Esto podría ser una urbanización más pequeña tanto a lo ancho como a lo alto. Y que se arreglen de una vez los deteriorados accesos a estas playas” sentencia.

Playas abandonadas

Este asunto ha sido objeto de gran polémica en Orihuela desde hace años, hasta el punto que se han interpuesto más de una veintena de recursos, reclamaciones y alegaciones formales por parte de partidos políticos y asociaciones populares. El asunto llegó incluso al Parlamento Europeo.

Todas estas acciones han paralizado el proyecto durante años, mientras que las playas se han quedado semiabandonadas y hoy se utilizan para el baño de perros y la práctica del nudismo. Todo ello de manera extraoficial, pues la ordenanza del Ayuntamiento lo prohíbe explícitamente.