«La mamografía está contraindicada en ciertos casos»

El doctor Brugarolas afirma que, a una mujer con antecedentes familiares, con cáncer de mama anterior o con mama densa, se le debe hacer una resonancia magnética y no una mamografía

- Escrito el 14 diciembre, 2017, 10:00 am
6 mins
Entrevista > Dr. Antonio Brugarolas | Director de la Plataforma Oncológica del Hospital Quirónsalud de Torrevieja
«De los 40 a los 50 años todos los cánceres que detectemos con mamografía serán los mismos que estaremos provocando»

Es cercano y afable, gran orador y contundente en sus afirmaciones. Durante toda su carrera ha seguido su instinto y ha impulsado proyectos innovadores, no exentos de polémica en algunos casos.

Tras una dilatada carrera que le llevó a Estados Unidos, cuando en España todavía no existía la especialidad oncológica, ha logrado llevar a cabo uno de sus proyectos más ambiciosos. Para ello ha impulsado la Plataforma de Oncología del Hospital San Jaime, un proyecto innovador que reúne a numerosos profesionales de diferentes especialidades, con una estructura transversal, huyendo de los clásicos departamentos estancos.

La radioterapia intraoperatoria se realiza durante la misma operación, «lo que evita dañar tejidos sanos y permite reconstruir la mama en la misma operación»

Cree firmemente en la atención personalizada y aplica técnicas innovadoras, como la radioterapia intraoperatoria que consiste en aplicar el tratamiento de radioterapia en el momento en el que se está realizando la operación para extirpar el cáncer de mama. “De esta manera se evita dañar tejidos sanos y permite reconstruir la mama en la misma operación, en vez de esperar seis meses tras la radioterapia conservadora”, afirma Brugarolas.

Resonancia magnética antes que mamografía

Sabe que en ocasiones sus afirmaciones son provocadoras y con gran trascendencia, tanto mediática como médica, pero esto no es algo que le frene. Al contrario, considera que las mujeres afectadas por cáncer de mama deben saber qué tratamiento es el mejor para ellas y exigirlo.

“Las personas que tienen antecedentes familiares de cáncer, aquellas que ya hayan pasado por un cáncer de mama y las que tengan mama densa no deben someterse a mamografías. Lo mejor en esos casos es realizar una resonancia magnética. De esta forma evitamos los segundos primarios, con la mamografía al final se están induciendo unos cuantos”. Según ha explicado el problema de las mamografías es que sólo detectan ocho de cada diez cánceres y la resonancia los detecta todos. “Ya no podemos permitirnos tener dos fallos de cada diez exploraciones”, asevera.

Para Brugarolas, todo avance que se hace en medicina hay que contarlo a la población médica y civil y además hay que aplicarlo. La población tiene que concienciarse de sus derechos y exigir aquello que sea mejor para su salud. “Finalmente se terminará haciendo así siempre dentro de cinco años. Pero es preferible educar a las personas para que sepan lo que les conviene y puedan pedirlo”.

Una cuestión de tiempo y dinero

Brugarolas es claro en afirmar que el problema entre la aplicación de la resonancia magnética y la mamografía es una cuestión de tiempo y de dinero. Mientras que una mamografía se realiza cada cinco minutos, una resonancia lleva mucho más tiempo, pero también aclara que “es posible hacer una resonancia dinámica que dura siete minutos. Con esta técnica se ven todos los cánceres y con la mamografía de los 40 a los 50 años todos los que se diagnostiquen serán los mismos que se estén induciendo”, explica el oncólogo.

El doctor considera que los tratamientos para vencer al cáncer han experimentado un gran avance en pocos años, y que igual que es bueno que los pacientes sepan que es aquello que más puede ayudarle a vencer la enfermedad, también la comunidad médica ha aprendido de la población. La oncología se ha ido humanizando.

Así recuerda cuando hace años en Inglaterra un estudio médico del Instituto Nacional de Salud comparaba la mastectomía con la cirugía conservadora. Fueron las mujeres inglesas las que lograron que se rectificase ese estudio, apelando a la importancia que tiene para las mujeres, además de la enfermedad, la estética y la sensación personal de seguridad en sí mismas.

Curar el cáncer
«Cuando logremos envejecer las células el cáncer se curará solo»

En cuanto a la posibilidad de que se consiga curar todos los tipos de cáncer, Brugarolas considera que “los avances conseguidos son tremendos y ya hay muchos tumores que se pueden curar. Vamos ampliando los tipos de tratamientos, pero el avance definitivo sería si pudiésemos envejecer las células. A partir de ahí el cáncer se curaría solo, porque la célula envejecida se muere ella sola.