La mejor zona para volar con parapente del Mediterráneo español

El Cabo de Santa Pola adecuará su pista y su situación legal para consolidarse como un referente de este deporte de altos vuelos

- Escrito el 01 agosto, 2018, 3:00 pm
9 mins

“Santa Pola reúne unas condiciones únicas para el parapente. La ladera del cabo hace ascender los aires que llegan del mar sin ningún obstáculo, limpio y suave. Esto posibilita un vuelo muy tranquilo y placentero” nos afirma Pascual Pérez, presidente del Club de Vuelo de Santa Pola.

No en vano, esta distinguida práctica lleva realizándose desde hace más de 40 años en el lugar. Desde entonces la técnica ha evolucionado mucho, si bien los apasionados de este deporte se han tenido que enfrentar a algún que otro problema extradeportivo.

Pleitos con los vecinos
Los parapentistas han tenido diferentes pleitos con los residentes de las urbanizaciones colindantes

El boom turístico amenazó seriamente el parapente en el cabo de Santa Pola. Cuando los primeros aficionados empezaron a volar por esta zona, al percatarse de sus idílicas condiciones y las privilegiadas vistas que ofrece, apenas había ninguna construcción por aquí.

Sin embargo, en pocos años se comenzaron a levantar edificios y urbanizaciones alrededor. Aunque la zona del faro todavía se mantiene virgen, actualmente está rodeada de construcciones.

“Llegó un momento en el que los edificios impedían el acceso a la zona de parapente. Alcanzamos un acuerdo para que una urbanización nos permitiera el acceso, pero luego nos cerraron la puerta. Acabamos recurriendo a juicio y el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana nos dio la razón, aunque aún así luego nos la volvieron a cerrar” nos cuenta Pascual.

Por su parte, algunos residentes se quejaban de que los parapentistas aterrizaban en ocasiones en zonas privadas, causando ciertos daños materiales.

Nuevo acceso

Esta legislatura el Ayuntamiento de Santa Pola creó un vial independiente que permite a los deportistas acceder a la pista de parapente. “Ahora ya no causamos malestar con los vecinos y nosotros tenemos mucha más comodidad”, se felicita Pascual Pérez.

Aun así, todavía quedan conflictos por resolverse. El pasado otoño la urbanización colindante Olivo de Oro intentó construir un muro que limitaba considerablemente el espacio para la actividad deportiva.

Aunque en un primer momento el Ayuntamiento dio autorización para esta construcción, finalmente paralizó su obra. Tanto representantes de los parapentistas como de los residentes han asegurado su voluntad de encontrar una solución pactada, en declaraciones a la prensa.

Deportistas y aficionados
«El número de voladores aumenta cada año, y son personas de todas las edades y estratos sociales» P. Pérez (Club del Vuelo de Santa Pola)

Según nos cuenta el presidente de los parapentistas santapoleros, cada vez más gente se anima a volar. “Por un lado estamos los deportistas más expertos y profesionales, por otro lado todos aquellos que quieren probar esta fantástica experiencia”.

Entre estos últimos hay personas de todas las edades y los estratos sociales, tal y como afirma Pascual. “Puede parecer un deporte caro, pero si vemos la satisfacción que nos proporciona, es bastante barato. La relajación que se consigue no se tiene en otro deporte. Esta sensación de dejarse llevar por el viento es única”.

En los últimos años se ha puesto especialmente de moda en los países del norte de Europa, donde no tienen una climatología tan placentera como la nuestra y es difícil realizar esta práctica en condiciones seguras.

Aunque a algunas personas les pueda dar miedo probarlo, la concejala de Turismo, Mercedes Landa, avala su seguridad. “Los instructores son muy buenos profesionales y están completamente preparados. Yo me he tirado una vez, y eso que sufro de vértigos. Fue una experiencia increíble y ya quiero volver a repetir. Si yo logré vencer al miedo, cualquiera puede hacerlo” nos indica.

Mejoras en la pista

En 2015 hubo un cambio político en el Ayuntamiento de Santa Pola, cuando un cuatripartito (PSOE, Compromís, Si Se Puede y Esquerra Unida) más dos concejales no adscritos pusieron fin a doce años de gobiernos del PP.

La nueva concejala de Turismo, Mercedes Landa (Si se Puede), se comprometió a mejorar las condiciones de la pista de parapente. Aunque admite que el proyecto aún no se ha finalizado, si se han llevado a cabo ciertos cambios. “Además de mejorar el acceso a la pista para facilitar esta práctica, también hemos instalado un mirador e incluso varios paneles informativos de la peculiar flora y fauna que vive en el cabo de Santa Pola”.

Según asegura la concejala, “no hay una pista de parapente junto al mar con mejores condiciones en toda la costa mediterránea española hasta llegar a Mónaco”.

Situación irregular con el Aeropuerto
«Queremos regular la relación con el Aeropuerto para acabar con 40 años sin una zona oficial de vuelo» M. Landa (concejala de Turismo de Santa Pola)

Desde la Concejalía también pretenden realizar un convenio regulador, que acabe con la situación alegal que los parapentistas de Santa Pola mantienen respecto al Aeropuerto de El Altet.

“Al haber un gran aeropuerto tan cerca, en teoría no podríamos volar. Sin embargo, desde hace años trabajamos en colaboración con la Agencia Española de Seguridad Aérea y la gestora de El Altet para crear protocolos de seguridad que garanticen que no invadimos el espacio aéreo de los aviones. Nunca jamás hemos tenido un accidente con un avión” nos explica Pascual Pérez.

Esta excepción no ocurre en ningún otro sitio de España y costó muchas negociaciones a los parapentistas santapoleros, que no querían perder este lugar tan idóneo para su deporte.

Aun así, el Ayuntamiento pretende acabar con esta situación irregular impulsando un convenio que regule mejor la relación con el Aeropuerto y los usos de la pista. “Aunque parezca mentira, llevamos 40 años practicando el parapente aquí y aún no consta como una zona oficial de vuelo”.

Deporte de moda

Según afirman desde el Club de Vuelo de Santa Pola, el parapente cada vez está más de moda y el número de aficionados aumenta todos los años. Además, nuestro privilegiado clima permite su práctica durante muchos meses, prácticamente desde marzo hasta septiembre.

En la provincia de Alicante también existe otra zona muy reconocida entre los aficionados, ubicada en el Maimó, conocida como El Palomaret, cerca de Agost.