La sal nuestra de cada día

La explotación de las Salinas de Santa Pola es la principal actividad económica de la zona y, para este año 2017, se prevé extraer en torno a 100.000 toneladas de sal

La explotación de las Salinas de Santa Pola es la principal actividad económica de la zona y, para este año 2017, se prevé extraer en torno a 100.000 toneladas de sal

- Escrito el 28 julio, 2017, 3:54 pm
4 mins

El Hondo, Santa Pola y Torrevieja-La Mata. El triángulo que forman estos tres humedales, ubicados en la provincia de Alicante, es considerado como uno de los más importantes de España, no solo por la extracción de sal, sino por consolidarse como la mejor reserva de fauna y flora de Europa. Con una superficie total de 2.470 hectáreas, las Salinas de Santa Pola destacan por poseer un espectacular parque natural que alberga una de las mejores reservas de aves acuáticas del territorio europeo. Los balances ornitólogos realizados por la Conselleria de Medio Ambiente muestran que, ocultos en las balsas del humedal, habitan colonias de aves como la Cerceta Pardilla o la Avoceta, muy difíciles de localizar en el resto del mundo.

La explotación salinera del humedal permite conjugar de manera armónica esta peculiar actividad minera con el mantenimiento del medio natural

Entre las actividades económicas principales de la localidad costera de Santa Pola, destaca la extracción de la sal, una labor que desde el año 1.900 corre a cargo de la empresa productora y exportadora de sal, Bras del Port. La actividad salinera del humedal permite conjugar de manera armónica esta peculiar actividad minera con el mantenimiento del medio natural. El gigante salinero se consolida como uno de los mayores proveedores de sal marina del mundo, puesto que cada año, en época estival, se extraen en torno a 120.000 toneladas de sal que son exportadas, principalmente a Argelia, Reino Unido y a diversos puntos de España.

El proceso de extracción
Cada año, en época estival, se extraen en torno a 120.000 toneladas de sal que son exportadas a diversos países del mundo, como Argelia o Reino Unido

El proceso comienza en el mes de agosto y dura aproximadamente siete semanas. En este tiempo, se procede a la extracción de nitrato de potasio que, tras un año de tratamiento y limpieza, se convertirá en sal apta para el consumo. En el proceso de elaboración, el agua del mar va rotando por un circuito de balsas, y poco a poco, se va evaporando dejando cada vez una mayor concentración salina. El agua marina entra por un canal y se bombea para impulsarla al circuito de balsas. En los primeros estanques comienza la decantación de las impurezas, y a medida que el agua avanza, se va evaporando y la concentración salinera va en aumento.

Culminado el proceso se obtienen las impresionantes garberas o montículos de sal que son la cosecha de todo un año de duro trabajo. Para este año 2017 se prevé extraer en torno a 100.000 toneladas de sal. Las Salinas de Santa Pola son pioneras en la exportación de espuma de sal marina y sal en escamas, de distintos sabores. Hierbas provenzales, tomate, albahaca o vino tinto, sales de todo tipo y de diversos sabores que se destinan a tiendas gourmet para deleitar los paladares más exquisitos.