La teoría del caos sigue haciéndose realidad en Santa Pola

Artículo de opinión del Grupo Municipal del Partido Popular en Santa Pola

- Escrito el 09 julio, 2018, 10:25 am
3 mins
Una muestra más del desgobierno que tenemos en Santa Pola ha sido la celebración de la “Triatlón Cross” el pasado domingo 1 de Julio, en pleno inicio del mes en que confluye la entrada de turistas

El caos de tráfico generado ha sido monumental, muchos conductores quedaron bloqueados durante más de una hora, que manifestaban su desesperación e indignación, igualmente se pronunciaron algunos comerciantes que se quejaron de la bajada de ingresos. El bloqueo duró hasta pasadas las 12 y media de la mañana, llegaba desde la ronda norte y Santa Pola del Este hasta la Avda Santiago Bernabeu y calles adyacentes.

Esta es la imagen que estamos dando a los turistas; caos y falta de servicios en las playas, en las calas del Cabo no se recoge la basura del día anterior hasta la tarde, por lo que los turistas tienen que compartir el espacio con la basura del día anterior… lamentable. Si mencionamos la limpieza de las calles, que también deja mucho que desear y el caos circulatorio originado desde el Plan de Humanización podemos afirmar que “la teoría del caos” forma parte de éste equipo de desgobierno y que ya pasó de la teoría a la práctica como estamos comprobando los santapoleros.

Santa Pola apostó por el turismo deportivo a través del Plan de Competitividad, la celebración de estos eventos siempre ha sido positiva, pero desde el Grupo Popular queremos recordar que ésta prueba siempre se celebraba en el mes de junio de menor afluencia turística, que, al igual que la Duatlón Cross Internacional se realizaba en el mes de Septiembre. El objetivo de organizar todas estas pruebas deportivas era y debería ser la desestacionalización del turismo, organizando eventos en los meses de menor afluencia turística y atraer visitantes; como la media maratón en el mes de enero. No vamos a entrar a valorar el impacto deportivo de estas pruebas que cada vez tienen menor participación desde que las organiza una empresa privada, y que además en la última edición de la media no consiguió llenar los pocos hoteles de Santa Pola pero sí desviaba a los participantes a otras localidades próximas. El caos se ha hecho realidad.