Lágrimas fugaces en la noche

La Lluvia de las Perseidas, también conocida como las Lágrimas de San Lorenzo, se verá como nunca durante este fin de semana, en la noche del 12 al 13 de agosto

- Escrito el 12 agosto, 2017, 7:21 pm
4 mins

Este fin de semana, centenares de estrellas fugaces iluminarán el cielo nocturno. La Lluvia de las Perseidas, también conocida como Lágrimas de San Lorenzo, es un peculiar fenómeno astronómico que tiene lugar en época estival. Este año, la actividad de las Perseidas se puede ver entre el 17 de julio y el 24 de agosto, aunque en Europa la noche del 12 al 13 de agosto será el momento perfecto para observar el sobrecogedor espectáculo de estrellas fugaces.

Cada año, la Tierra atraviesa el rastro de polvo y rocas arrojado por el cometa Swift-Tuttle y el impacto de los fragmentos en el planeta da lugar a la conocida lluvia de estrellas

Aunque la lluvia de estrellas se dará a lo largo de la noche, el mejor momento para su observación será a las 2:30 h de la madrugada. Para esta hora se espera que los cielos estén los suficientemente despejados para poder observar el fenómeno estelar. Sin embargo, la luna menguante que aparecerá en la segunda mitad de la noche, iluminada al 70%, dificultará la observación de los meteoros.

 

El origen de las Lágrimas de San Lorenzo

Aunque parece un fenómeno sobrenatural, lo cierto es que la noche de las Perseidas tiene una sencilla explicación científica. Cada año, a mediados del mes de agosto, la Tierra atraviesa el rastro de polvo y rocas arrojado por el cometa Swift-Tuttle, bautizado así por su descubridor Lewis Swift. Al caer la noche estos pequeños trozos de cometa impactan en nuestro planeta a mas de 200.000 km/h, lo de da lugar a la conocida lluvia de meteoros.

El movimiento de la Tierra y el de la nube que deja las partículas del cometa se combinan, provocando la sensación de que los trazos de meteoros (estrellas fugaces) provienen de la misma dirección, un punto que los astrónomos denominan radiante. En este caso, el radiante se encuentra en la constelación de Perseo, de ahí que esta noche tan especial se haya denominado la Lluvia de Perseidas.

Rápidas y difíciles de ver

Para poder ver este fenómeno, los astrónomos recomiendan situarse en un lugar alejado de la contaminación lumínica. Así, desde lugares despejados y especialmente oscuros, sin ni siquiera la tenue luz de la luna, es posible ver hasta 100 meteoros por hora. El espigón de Santa Pola es un lugar concurrido en el que mucha gente acampa para poder ver el espectáculo nocturno que tiene lugar en la noche de las Perseidas. Este lugar, completamente oscuro y abierto al mar, permite una observación nítida de este fenómeno. Aunque es difícil verlas, no es necesario utilizar ningún aparato óptico, pero quizá sea necesaria la paciencia, ya que la lluvia de estrellas ocurre muy lentamente y no será hasta bien entrada la madrugada cuando se comenzará a ver alguna tímida estrella fugaz que surcará los cielos en apenas una milésima de segundo.

En esta noche tan especial, no es raro ver centenares de rostros escudriñando el cielo para ver ‘caer’ los meteoros a una velocidad vertiginosa. Probablemente tengas que esperar, pero si las ves, no olvides pedir un deseo.