Las algas marinas frenan la acidificación de los océanos

La acidificación de los océanos ya está amenazando la vida marina en todo el mundo, y se espera que las condiciones empeoren en los próximos años

- Escrito el 25 febrero, 2018, 3:00 pm
3 mins
Pero para ciertos entornos costeros, puede haber una solución alternativa. Según un nuevo estudio de la Universidad de California

Dos científicas de la Universidad de California han descubierto que la vegetación costera, como las algas marinas, ejercen un efecto atenuante tan fuerte sobre la acidificación local del agua que podrían aliviar algunos de los impactos en los ecosistemas costeros.

Según el estudio, la mayoría de las predicciones sobre la acidificación de los océanos se han centrado en los impactos a gran escala en aguas abiertas. Pero los ambientes costeros juegan por diferentes reglas químicas y biológicas que el océano abierto, por lo que los hallazgos de un sistema no necesariamente se aplicarán al otro.

Lo que se ha descubierto las autoras del nuevo informe, Cascade Sorte y Nyssa Silbiger, científicas de la Universidad de California en Irvine es que tanto las comunidades costeras que tienen anémonas como las que tiene toneladas de algas y mariscos seguían un mismo patrón.

Con esto en mente, Sorte y Silbiger se dispusieron a estudiar la vegetación costera para ver si podía amortiguar la acidificación de los océanos al absorber el exceso de dióxido de carbono a lo largo de un tramo de costa de 1.800 kilómetros desde Oregón hasta el sur de California.

Caracterizaron los componentes físicos y biológicos, contando y clasificando las especies presentes, y luego analizaron la influencia de esos factores en la acidez del agua.

Sorte esperaba que la zona geográfica ejerciera una fuerte influencia sobre los niveles de acidez, pero se sorprendió al descubrir que la cantidad de algas presentes es más importante que la ubicación.

Las científicas del estudio también encontraron que cuanto mayor es la cantidad de vegetación presente, mayor es la tasa de calcificación de las especies que forman conchas.

Esto implica que las algas marinas podrían ayudar a proteger la capacidad de las criaturas formadoras de conchas como los caracoles, ostras y mejillones de degradarse por acidificación, un problema que ya está presente en algunos lugares y se predice que se volverá más pronunciado en el próximo siglo.

Sorte dice que los efectos amortiguadores de la acidificación probablemente se limitarán a lugares con vegetación más abundante y relativamente poco movimiento de agua, a diferencia del océano abierto o las áreas costeras donde las poblaciones de plantas y algas se han degradado. Pero la buena noticia es que todavía hay muchas áreas que podrían beneficiarse.

Vía | Concienciaeco