Los orientadores laborales de la ADL han atendido cerca de 200 personas en Santa Pola

A finales de 2016 la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo concedió a la Agencia de Desarrollo Local (ADL) de Santa Pola una subvención algo más de 30.000€ para la contratación de dos orientadores laborales por un periodo de 6 meses Por el momento han sido cerca de 190 usuarios de la ADL los que se han sido atendidos, de un total estimado de 240 desempleados. El objetivo principal de los orientadores es la atención, el diseño y el desarrollo de itinerarios individualizados y personalizados de empleo a los parados de larga duración. El 59% de los atendidos han sido mujeres frente el 41% de hombres. La edad principal está comprendida entre los 40 y 55 años (60%) y mayores de 55 (%). Los rasgos generales que perfilan estos usuarios son la escasa formación académica, la baja autoestima y la falta de motivación en su búsqueda de empleo, también con problemas de salud, y además con problemas familiares y pérdidas de cualquier prestación económica. Los orientadores trabajan la motivación y la activación de esos cambios y desarrollan fundamentalmente las habilidades sociales, la comunicación y la toma de decisiones. Además un diagnóstico inicial del desempleado permite a los dos expertos a detectar las necesidades de la persona y a hacer un diagnóstico inicial. Así, se consensua el itinerario que el usuario debe seguir. Post Views: 646

Su función es orientar a parados de larga duración en el municipio desarrollando itinerarios individualizados y personalizados de empleo

- Escrito el 28 marzo, 2017, 10:53 am
58 secs
A finales de 2016 la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo concedió a la Agencia de Desarrollo Local (ADL) de Santa Pola una subvención algo más de 30.000€ para la contratación de dos orientadores laborales por un periodo de 6 meses

Por el momento han sido cerca de 190 usuarios de la ADL los que se han sido atendidos, de un total estimado de 240 desempleados. El objetivo principal de los orientadores es la atención, el diseño y el desarrollo de itinerarios individualizados y personalizados de empleo a los parados de larga duración.

El 59% de los atendidos han sido mujeres frente el 41% de hombres. La edad principal está comprendida entre los 40 y 55 años (60%) y mayores de 55 (%). Los rasgos generales que perfilan estos usuarios son la escasa formación académica, la baja autoestima y la falta de motivación en su búsqueda de empleo, también con problemas de salud, y además con problemas familiares y pérdidas de cualquier prestación económica.

Los orientadores trabajan la motivación y la activación de esos cambios y desarrollan fundamentalmente las habilidades sociales, la comunicación y la toma de decisiones. Además un diagnóstico inicial del desempleado permite a los dos expertos a detectar las necesidades de la persona y a hacer un diagnóstico inicial. Así, se consensua el itinerario que el usuario debe seguir.