«Muchas mujeres no denuncian por desconocimiento, inseguridad o miedo»

Entrevista > Juan Antonio Amorós / Miembro de la Unidad Contra la Violencia de Género en San Vicente del Raspeig (San Vicente, 1980)

- Escrito el 05 junio, 2018, 3:00 pm
14 mins
Juan Antonio Amorós afirma que es complicado no implicarse cuando actúas en un caso de violencia de género: «tiendes a pensar que cómo puede una persona agredir a aquéllos que se supone que más tiene que querer»

La Unidad Contra la Violencia de Género de San Vicente apuesta por la protección y la seguridad de las víctimas como principal objetivo. Desde su puesta en marcha, hace cinco años, han protegido y atendido a más de 200 mujeres.

«La proporción de víctimas por policía en algunos casos es alarmante»

En España hay cerca de 55.000 mujeres al año incluidas en el sistema de Seguimiento Integral, lo que sobrepasa la capacidad de las Unidades específicas de la Guardia Civil (EMUME) y Cuerpo de Policía Nacional (UPAP), siendo la proporción de víctimas por policía, en algunos casos, alarmante.

Las unidades de Policía Local de Seguimiento y Protección de Víctimas de Violencia de Género se crean por medio de convenios de colaboración con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que son los que tienen la competencia exclusiva en esta materia.

Las funciones que puedan desempeñar dentro de esta normativa dependerán también de los recursos humanos destinados dentro de cada cuerpo de policía a estas labores. Principalmente labores de seguimiento, protección y gestión de denuncias. Juan Antonio Amorós Pérez es policía local en San Vicente, miembro de esta unidad especial, y experto en violencia de género. A sus 38 años ha vivido de cerca 200 casos en su localidad.

¿Cuál es el protocolo de actuación?

Depende de cada caso. No es siempre la propia víctima la que acude a dependencias policiales o a los servicios sociales a explicar su situación. También otras veces se detecta por medio de un examen médico rutinario y en otras es denunciado por terceras personas o por los propios hijos. De cualquier manera, el objetivo de la actuación de todos los recursos contra esta lacra es la denuncia de los hechos y el inmediato aseguramiento de la víctima, por medio de la detención del implicado en primera instancia y la orden de protección si procediese.

Tras la denuncia se cita al denunciante y denunciado (o detenido) para comparecer normalmente al día siguiente en el juzgado correspondiente, para que se estudie acordar orden de protección a favor de la víctima, pudiéndose establecer medidas cautelares penales y civiles como orden de alejamiento, régimen de custodia, pensión de alimentos etc.

En todos los casos se contempla un plan de protección adaptado a las circunstancias concretas, y conforme aumenta el riesgo aumenta la protección, pudiéndose llegar a vigilar continuamente la vivienda de la víctima y todos los movimientos del agresor en casos de riesgo extremo.

¿Se conocen estas actuaciones policiales?

Creo que es importante que se conozcan estas actuaciones policiales de protección, así como otros aspectos como por ejemplo los derechos que asisten a las víctimas de violencia de género.

Se debería trabajar más a nivel institucional este aspecto con campañas informativas dirigidas a la sociedad para concienciar sobre el problema. Muchas mujeres no denuncian por desconocimiento, inseguridad y miedo a lo que vendrá después.

¿Qué tipo de coordinación existe entre los diferentes cuerpos de seguridad del Estado?

La coordinación se lleva a cabo con la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, y los cuerpos de Policía Local. Se realiza en el marco de la Junta local de Seguridad en cada municipio, y también en la Comisión de Coordinación de Violencia de Género, en la que se integran además de los distintos cuerpos policiales indicados, las autoridades competentes a nivel local y provincial.

A juzgar por los datos que manejan en los últimos años, ¿aumentan o disminuyen los malos tratos?
«El número de denuncias en España por violencia de género se sitúa aproximadamente en una media de 130.000 anuales»

El número de denuncias en España por violencia de género se sitúa aproximadamente en una media de 130.000 anuales. El año pasado se superaron las 166.000. Si atendemos únicamente a este dato se podría decir que el maltrato aumenta, pero hay que tener en cuenta otros factores como la concienciación social del problema, que favorece la denuncia de terceros, los sobreseimientos y absoluciones y la reticencia aun existente por algunas víctimas a denunciar. Es muy difícil hacer afirmaciones en base al número de denuncias.

Si tenemos en cuenta las víctimas mortales, la tasa es muy similar año tras año.

En muchos casos se vuelven atrás a la hora de denunciar, ¿por qué?
«Hacen falta campañas informativas sobre la importancia del mantenimiento de la denuncia»

Se suele retirar entre el 10 y el 12% de denuncias anualmente. Hay muchos factores que intervienen en la toma de esta decisión: falta de apoyo de la red social de la víctima, dependencia económica y emocional del agresor, miedo a represalias, existencia de hijos, etc.

Lo más importante que debe tener en cuenta la mujer que sufre maltrato es que sin denuncia, y por supuesto sin el mantenimiento de la misma, no se puede comenzar el procedimiento judicial y policial destinado a protegerla. En este sentido también se echan en falta campañas informativas sobre la importancia del mantenimiento de la denuncia.

Recientemente impartieron un curso interesante en Santa Pola que incluía la defensa personal. ¿Es importante que la mujer contemple aprender a defenderse?
«El problema siempre es el mismo, la falta de recursos y apoyos»

Mucho. Se impartieron dos sesiones, ambas teórico-prácticas en las que se habló de la actuación policial de protección de mujeres maltratadas y de medidas de autoprotección, mientras que en la parte práctica se trataron las zafaduras contra agarres entre otras cuestiones.

Contó con la recomendación de la subdelegación del gobierno en materia de violencia de género de Alicante, y tuvo una gran acogida, alrededor de 75 asistentes, por lo que estamos contemplando la posibilidad de realizar más ediciones en otros municipios.

El problema es el mismo de siempre: la falta de recursos y apoyos. Todos los encargados de impartir el curso lo hicimos desinteresadamente. Creo que es importantísimo fomentar este tipo de actividades desde las instituciones.

¿Es difícil no implicarse de forma personal en ocasiones y controlar la rabia que se siente ante el maltratador?

Es complicado cuando actúas en un caso de violencia de género, pues tiendes a pensar que cómo puede una persona agredir a aquéllos que se supone más tiene que querer.

Además, no es un trabajo policial al uso. Tratamos con personas que se encuentran en un estado psicológico y emocional muy deteriorado como consecuencia del maltrato sufrido normalmente durante años antes de acudir a denunciarlo, por lo que se requiere de una especial empatía, sensibilidad y formación en la materia para no revictimizar a la mujer maltratada.

¿Qué momentos son los más difíciles ha tenido que vivir?

Todos los casos son impactantes teniendo en cuenta que eres testigo de cómo se maltrata a quien se debería ´bientratar`. Pero quizá los casos más duros son los que afectan, además de a la propia mujer, a los menores, porque son los miembros más indefensos del núcleo familiar. Y sin ninguna duda los casos de agresiones a mujeres embarazadas, por la espera en los hospitales para realizar las pruebas para determinar si la víctima además de ser agredida ella misma, ha perdido el feto.

¿Algún caso a la inversa de hombres maltratados por sus parejas?

También he sido testigo de estos casos. En menor medida, ya que el problema de los hombres maltratados es que a la dificultad de interponer denuncia, debido al estado emocional propio de cualquier persona maltratada, hay que sumarle el estigma social que genera ser un varón maltratado por su mujer, por lo que hay más reticencia a denunciar.

Y por hablar de todos los casos posibles de maltrato en la pareja, también he tratado casos de violencia en relaciones homosexuales, tanto de mujeres como de hombres.

¿A dónde deben dirigirse las mujeres que necesiten ayuda?

En principio, si lo que quiere la víctima es asesoramiento sobre una posible situación de maltrato, puede llamar al 016 o acudir a los servicios sociales municipales de su localidad, o al Centro Mujer 24 horas más cercano a su domicilio. También pueden acudir a las oficinas de atención a las víctimas del delito de la Comunidad Valenciana. Y para las personas que se manejen bien con la informática también existen aplicaciones para teléfono móvil, como LIBRES, para recabar información.

Las denuncias se pueden interponer en cualquier dependencia policial, ya sea en Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local e incluso en el juzgado de guardia más cercano. Si precisa ayuda urgente por una agresión, lo mejor es llamar al 112 para que acudan los servicios policiales más próximos.

En lo que se refiere a la policía local de San Vicente del Raspeig, donde desempeño mis funciones, estaremos encantados de ayudarles en lo que precisen.

¿Qué le gustaría decir a quienes pasan por estos trances?

Que, aunque sea difícil, hay muchos recursos para salir de la situación de maltrato. Que escuchen a los profesionales que la van ayudar en todos los aspectos: en el psicológico para superar las secuelas sufridas, en el social le van a ofrecer todas las ayudas necesarias, en el penal va a tener asesoramiento legal desde el mismo momento de la interposición de la denuncia y en cuanto a protección policial la va a tener también. Que sepa que no va a estar sola.