El país de los ciegos

Se dice que no hay más ciego que el que no quiere ver y no hay más sordo que el que no quiere oír. Después están los otros factores, los que duelen cuando se dicen las verdades

Se dice que no hay más ciego que el que no quiere ver y no hay más sordo que el que no quiere oír. Después están los otros factores, los que duelen cuando se dicen las verdades.

- Escrito el 06 agosto, 2017, 10:00 am
5 mins

Jamás he visto mayor pulso que el que está llevando la señora presidenta de la Asociación de Comerciantes de Santa Pola, y algunos de sus incondicionales, en referencia con el mal llamado plan de humanización. El cual debe ser definido como la primera fase de un proyecto global en el marco de la reordenación urbana y adecuación peatonal.

«Muy mal lo tienen los comerciantes mientras esta señora esté al frente de la asociación»

Obviamente, y a tenor de las intervenciones del Partido Popular durante el pasado pleno, es evidente que existe una conciliación de esfuerzos entre la Asociación de Comerciantes y los populares. La señora presidenta de los comerciantes, hizo gala de una educación barriobajera y provocadora, intentó monopolizar la participación ciudadana con un sinfín de preguntas, cuando las normas las establecen en un máximo de tres y, a pesar de todo, se la contestó a todas. Muy mal lo tienen los comerciantes mientras esta señora esté al frente de la asociación. A no ser, claro está, que gobierne su partido, el Partido Popular, con el que mantiene las estrategias de actuación que, lejos de ser de interés general, se encubren en maniobras de desprestigio a la gestión del Equipo de Gobierno. Toda una cortina de humo para desviar la atención de lo que aparece continuamente en los medios: las imputaciones de un exalcalde, una exconcejala y la cúpula policial.

Nuevo entorno

Después de un derroche económico evidente, con camisetas, contraportadas, folletos y lo que no se ve, han realizado tres manifestaciones, pasando por calles repletas de turistas encantados con el nuevo entorno. Eso en mi tierra se llama hacer el ridículo. Tras unas semanas, la mayoría de los conductores respetan las señales y apenas hay conflicto, todo gracias al enorme esfuerzo que está realizando la policía, a la que quiero desde aquí mostrar mi agradecimiento por su profesionalidad y entrega. Un cuerpo que está sufriendo las consecuencias de unos acontecimientos, al que todos debemos respetar y con el que tenemos que confiar en este duro trance. Espero, santapoleros, vecinos, todos los que nos visitáis, que miréis a estas personas como lo que son, trabajadores al servicio del pueblo, amigos y conocidos y, sobre todo, los guardianes de nuestra seguridad.

Siguientes fases

Esta primera fase de este gran proyecto está finalizada. Después del verano empezará una segunda fase compuesta por tres variables. Una referente al estudio en profundidad sobre el estado de las redes del subsuelo, como, por ejemplo, agua de abastecimiento, alcantarillado, operadores de telefonía y electricidad; y otra para nivelar y adoquinar las zonas de influencia. No somos partidarios de adoquinar primero y abrir después para actuar, y, la última, la regulación de viales de primera línea, disminuyéndolos a uno y modificando el modelo de aparcamiento de línea a batería, lo cual incrementaría por diez la capacidad de estacionamientos y se regularía mediante zona azul en los meses de verano.

«Queremos convertir a Santa Pola en una ciudad del siglo XXI, con entornos agradables para el disfrute en todos los ámbitos»

Al mismo tiempo, hemos encargado un estudio a una empresa especializada en arquitectura textil para instalar en la glorieta unas estructuras que forman bellas figuras de sombraje. La Gran Vía de Madrid fue la primera en utilizar este sistema. En definitiva, convertir a Santa Pola en una ciudad del siglo XXI, con entornos agradables para el disfrute en todos los ámbitos. Estar en una terraza donde los coches no te lancen el humo y tus críos puedan jugar sin peligro tiene un precio. Es por esto que pregunto… ¿quién puede estar en contra, en contra del progreso?

Paco Soler

Noticia anterior

Siguiente noticia