Peligro virtual

El auge de las nuevas tecnologías multiplica los casos de ciberacoso, y más del 20% de los jóvenes han sido víctimas del maltrato a través de Interne, según un estudio de la Fundación ANAR

El auge de las nuevas tecnologías multiplica los casos de ciberacoso, y más del 20% de los jóvenes han sido víctimas del maltrato a través de Interne, según un estudio de la Fundación ANAR

- Escrito el 27 julio, 2017, 2:02 pm
4 mins

Con el verano llegan las vacaciones. Dos largos meses de descanso en los que los jóvenes cambian su rutina diaria y dejan las aulas para disfrutar del ocio. No obstante, el exceso de tiempo libre también se puede convertir en un problema. Hoy en día, el auge de la tecnología y las redes sociales ha provocado que los jóvenes vivan pegados a las pantallas de sus móviles y le resten importancia al deporte o a pasar tiempo con la familia y amigos. Los estudios muestran que el 88% de los jóvenes dedica una media de 6 horas a conectarse a Internet, y de ellos, el 76,7% tiene perfiles en diversas redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram.

Un peligro casi indetectable y difícil de erradicar

Quizá muchos recuerden el polémico vídeo en el que una madre, preocupada por las horas que pasaba su hija con el móvil, perdió los nervios al ver el contenido inapropiado al que estaba expuesta su hija en la red social Periscope. Aunque muchos se lo tomaron a risa, los padres tienen motivos de peso para sentirse preocupados. Tl y como revela un estudio realizado por la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), el ciberbullying afecta a más del 20% de los adolescentes. En muchos casos, el maltrato a través de Internet queda indemne, puesto que la víctima, aterrorizada por las amenazas, no denuncia los hechos por miedo a las represalias. Por ello, el ciberbullying es difícil de detectar y mucho más difícil de erradicar.

El maltrato psicológico padecido durante largo período de tiempo deja secuelas como la ansiedad, la tristeza, la soledad y la baja autoestima

Pero este no es el único riesgo al que se exponen los jóvenes. Las redes sociales han hecho que proliferen los casos de grooming, una práctica a través de la cual, los adultos se ganan la confianza de los menores con un propósito sexual. Según la experta en psicología infantil, Gema Sempere, las víctimas de acoso a través de Internet pueden llegar a desarrollar cuadros de ansiedad e histeria que desembocan en enfermedades patológicas como depresiones crónicas. El maltrato psicológico padecido durante largo período de tiempo deja secuelas como la ansiedad, la tristeza, la soledad y la baja autoestima, y muchos padres, angustiados se preguntan cómo evitarlo.

Aunque no existe una solución milagrosa que evite los riesgos a los que se exponen los jóvenes, la  buena comunicación entre padres e hijos es fundamental. Los adultos deben advertir a sus hijos del peligro de las redes sociales si no se hace un buen uso de ellas y controlar el tiempo que pasan en Internet, así como las páginas que visitan. No estarán completamente a salvo, pero quizá, unos buenos consejos sean útiles para prevenir y evitar el acoso.