El poder de los argumentos

Artículo de opinión de Paco Soler

- Escrito el 04 septiembre, 2017, 12:00 pm
4 mins

El pasado 25 de agosto, el Salón Plenario del Ayuntamiento de Santa Pola se convirtió en un escenario vergonzoso, deleznable, lamentable y, sin lugar a dudas, la prueba de que el Partido Popular ha manejado, en todo momento, los hilos de todas y cada una de las actuaciones encaminadas a desprestigiar al Equipo de Gobierno. He presenciado plenos durante más de 25 años, pero este ha sido lo más vergonzoso que he visto en mi vida. La falta de respeto de un sector politizado desencadeno que, finalmente, la Alcaldesa tuviese que requerir que determinados sujetos fueran expulsados del Pleno. Un aplauso al PP por su estrategia repleta de mezquindad en el diseño de la acción y su pasividad contemplativa en la omisión, ya que en ningún momento intervino para garantizar el respeto hacia los miembros del gobierno. Un aplauso, compañeros de la oposición, me pregunto en qué momento olvidaron ustedes el concepto de moralidad.

Razonamientos empíricos

Sin embargo, no voy a continuar ni un minuto más de mi vida prestándole atención a este incidente. Mejor argumentar y a la vez analizar los beneficios de la peatonalización del centro de Santa Pola. Como ya he señalado en algunas ocasiones, el diseño de esta actuación está compuesto por diversos expedientes que, en unos meses, quedarán conformados en una línea de actuación única. Todos se empeñan en que no saben dónde está el proyecto, no lo encuentran, tal vez porque es más fácil no preguntar a los que hemos intervenido en la construcción de este proyecto. Un proyecto que nace de la percepción de un grupo de concejales y técnicos, que ha sido configurado desde razonamientos empíricos modelados por hechos tan simples como la adquisición de conocimientos fundamentados en visitas a ciudades pioneras en Europa.

«La percepción de agobio, opresión, estrechez e inseguridad ya no existen»

El haber peatonalizado cuatro calles del centro, a estas alturas y después de casi dos meses de actividad, ha supuesto un verdadero éxito para el peatón. La percepción de agobio, opresión, estrechez e inseguridad ya no existen. Todas esas sensaciones se han transformado en uso y disfrute, bienestar y amabilidad con el entorno, e interacción con el entorno urbano. Las personas sienten ahora que han recuperado ese espacio usurpado por el uso y abuso indiscriminado del tráfico rodado.

Nuevas medidas

Obviamente seguiremos trabajando en la mejora de aspectos esenciales y seguiremos con las medidas que mejoren la movilidad urbana. Al mismo tiempo, seguiremos con políticas que modifiquen comportamientos y actitudes en aquellos que desafían la legalidad, usando elementos que, tras un breve periodo de reflexión y concienciación, asuman la verdadera naturaleza del principal objetivo: el progreso.

Nuestro propósito es continuar con diseños de infraestructuras peatonales que configuren paisajes urbanos integradores. Desarrollaremos actuaciones peatonales que contribuyan a la renovación urbana, a la reducción de la dependencia del automóvil y, en definitiva, a conseguir que Santa Pola se convierta en una ciudad sostenible y saludable.

En apenas un mes continuaremos con la segunda fase de este proyecto, en el que ya se podrá conformar un modelo gráfico unido y se publicará para que los santapoleros puedan ver con claridad la futura Santa Pola. Una Santa Pola atractiva, sosegada y sostenible, en el que el coche tendrá su espacio y las personas el suyo.