El principal punto negro de Santa Pola

El kilómetro 88 de la Carretera Nacional 332 es uno de los puntos negros más peligrosos de Santa Pola, en el que han ocurrido más de una veintena de accidentes desde el año 2009

- Escrito el 03 octubre, 2017, 11:04 am
9 mins

Diversos puntos negros oscurecen las carreteras y accesos de la villa marinera de Santa Pola. En estos tramos ocurren la mayoría de accidentes de tráfico registrados en la localidad, y aunque las quejas de los vecinos no cesan, los accidentes tampoco. El carril de aceleración de Gran Alacant en dirección Alicante, el carril de incorporación de Gran Alacant a Santa Pola y el paso soterrado de la entrada a Santa Pola son los tramos considerados como puntos negros, dada su elevada peligrosidad.

Estos puntos se han convertido en reclamaciones históricas ante el Gobierno central, y, a día de hoy, siguen suponiendo uno de los mayores motivos de reivindicación del Ayuntamiento y los ciudadanos de Santa Pola.

El fatídico kilómetro 88 de la N-332
Solo en este año ha habido tres víctimas mortales entre conductores y transeúntes

El pasado mes de marzo, el Gobierno central se comprometió a incorporar en los Presupuestos Generales del Estado una partida económica para eliminar estos fatídicos puntos negros. Pero hasta la fecha, el índice de accidentes en esos puntos no se ha visto reducido. La seguridad vial flaquea en estos tramos en los que los accidentes, aunque de menor envergadura, ocurren prácticamente a diario.

Uno de los puntos más complejos, y que más quejas ha supuesto entre los vecinos y residentes de la localidad, es el kilómetro 88 de la N-332, a la altura del clausurado hotel Rocas Blancas. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), desde el año 2009 han tenido lugar 21 accidentes de consideración, los cuales arrojan un total de 43 heridos y 42 vehículos implicados, pero esos datos no incluyen lo ocurrido en los últimos meses en los que ha habido víctimas mortales.

Las señales empeoran estos puntos conflictivos
Las señales de ´STOP` y ´Ceda el paso` ubicadas a la entrada de la localidad son el principal motivo por el que el kilómetro 88 se convierte en un punto negro

La señal de ´STOP` ubicada a la entrada de la localidad es el principal motivo por el que el kilómetro 88 se convierte en un peligroso punto negro. Tal y como se explicaba en la moción presentada, el pasado año 2016, por Eva Mora Agulló, concejal-portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos, al Ayuntamiento de Santa Pola, la influencia negativa de esta señal en el tráfico se explica, por un lado, por la dificultad que reviste el llevar a cabo la incorporación a la vía urbana desde parado, con vehículos viniendo de frente a 60Km/h. Por otro lado, el ´STOP` genera atascos en temporada alta, ya que en cuanto el tráfico deja de ser fluido, los vehículos se aglutinan en ese punto, causando colas kilométricas que aumentan la peligrosidad de otros puntos conflictivos de la zona, como la Costera de Molina o la salida de Gran Alacant.

Asimismo, a escasos metros de la mencionada señal de ´STOP` se sitúa un ´Ceda el Paso` con escasa visibilidad, por el que los vehículos se incorporan a la N-332. A la falta de visibilidad se le suma la cortedad del carril de aceleración existente, dos factores que, combinados, provocan aparatosos accidentes con peores consecuencias.

Medidas que no aportan soluciones
«Las medidas de seguridad solo son ´parches`, lo realmente necesario es que se ejecuten las obras proyectadas para la adecuación de los tramos conflictivos» (E. Mora)

En palabras de Eva Mora, entre las mejorías que proponía Ciudadanos, y que fueron aprobadas en la moción presentada al ayuntamiento de Santa Pola, se encontraban solicitar al ministerio de Fomento la instalación de bandas sonoras (BTAs), tanto en el tramo de Gran Alacant, como en el de las entradas a Santa Pola por la N-332. También se aprobó someter a estudio la posibilidad de instalar señalización que recomendase a los conductores un itinerario alternativo por la rontonda de la Carretera de Elche, una propuesta que fue finalmente denegada por la Dirección General de Carreteras.

Por su parte, la Unidad de Carreteras se comprometió a proceder a un refuerzo de señalización y balizamiento en ese punto mediante la instalación de un cartel luminoso que alerte a los conductores de que se encuentran en un tramo de concentración de accidentes. Así, tal y como estaba previsto, se procedió a la instalación de franjas rojas y carteles luminosos que advierten al conductor de la peligrosidad del tramo en el que se encuentra y le obliga a reducir la velocidad.

No obstante, tal y como afirma la concejal y portavoz de Ciudadanos: “Las medidas llevadas a cabo no son más que ´parches` que no ofrecen una solución definitiva al problema, lo realmente necesario es que se ejecuten las obras proyectadas para la adecuación de los tramos; pero la pelota se encuentra en el tejado del ministerio de Fomento y, por tanto, del Gobierno central”. Y añade: “Entendemos que, con los tiempos que corren, se ande escaso de presupuesto, pero estamos hablando de vidas humanas, de accidentes mortales, con lo cual opinamos que se le debe dar máxima prioridad a esa obra”.

Los accidentes no cesan

Pero las medidas de seguridad establecidas ni han solucionado el problema, ni han conseguido reducir el elevado índice de accidentes. En el mes de marzo, una colisión frontal  entre dos turismos dejaba una víctima mortal y otro herido de gravedad. El pasado 14 de agosto, un brutal accidente a la altura del antiguo hotel Rocas Blancas se cobraba la vida de una persona y dejaba un herido grave. En este pasado mes de septiembre, cuatro hombres que viajaban en un vehículo y una mujer que circulaba en otro resultaron heridas en un aparatoso accidente en ese mismo tramo.

Los transeúntes tampoco quedan ajenos al peligro. A los vecinos de Santa Pola les costará olvidar el fatal accidente en el que un adolescente de 16 años murió atropellado por un camión cuando circulaba en patines por la vía que, además, carece de arcén y de visibilidad. Los vecinos y residentes de la villa continúan a la espera de que lleguen las soluciones prometidas desde el Ministerio de Fomento para mejorar la seguridad vial. Por el momento, solo queda extremar la precaución al atravesar los tramos más peligrosos de la localidad.