Rogando al cielo

La Semana Santa es época de examen para los meteorólogos

- Escrito el 26 marzo, 2018, 9:00 am
5 mins

¡Pendientes del cielo! Tener controlada la gran variabilidad del estado del cielo, característica de la época primaveral, cuenta para nota. Los que nos dedicamos a esto nos la jugamos a una sola carta, somos examinados con lupa, siendo juzgados hasta en el más mínimo detalle. Y es que, una mala decisión puede echar a perder todo un patrimonio histórico, artístico y religioso. Con nervios, pero con muchas ganas de poder ayudar, afronto mi sexto año consecutivo como asesor meteorológico de la Semana Santa de Orihuela, de interés turístico internacional.

Técnica de ensembles

¿Cómo se realiza ‘de golpe’ la predicción del tiempo para toda una semana? Partiendo de la destacada versatilidad que ha presentado la atmósfera en los últimos días, y teniendo en cuenta que conforme se avance en los días vista el pronóstico pierde fiabilidad, se utiliza la técnica de ensembles meteorológicos.

Se trata de una predicción numérica por conjuntos, que se usa para intentar generar una muestra representativa de los posibles estados futuros de un sistema dinámico. La agrupación permite manejar más fácilmente la evolución, y en el caso de la precipitación, permite cuantificar la incertidumbre de ella (porcentaje) de que precipite o no precipite en una zona determinada.

Las fechas de Semana Santa
La Semana Santa cae en marzo o abril por razones astronómicas

Como saben, la primavera astronómica de 2018 comenzó el 20 de marzo a las 17:15 hora oficial peninsular. Esta estación durará 92 días y 18 horas, y terminará el 21 de junio con el comienzo del verano.

Allá por el año 325 d.C., ´Constantino el Grande`, en el Concilio de Nicea, tomó la decisión de que la primera Luna llena de la primavera marcaría la Semana Santa. Así pues, el Domingo de Resurrección se celebrará el primer domingo después de la primera Luna llena que siga al equinoccio primaveral. Obedeciendo a esa sentencia, este año el plenilunio tendrá lugar el 31 de marzo a las 14:36 horas. Por tanto, la semana de conmemoración cristiana puede caer, por razones astronómicas, en marzo o abril.

¿Afecta esta circunstancia de variabilidad de fecha a la situación meteorológica? En el sur de la provincia de Alicante, tomando como periodo de referencia 1981-2010, el mes de marzo ocupa la octava-novena posición en la serie ordenada de precipitación anual, mientras que abril atiende a la cuarta-quinta posición. Marzo presenta una media de 5,8 días de precipitación apreciable (mayor o igual a 0,1 mm) y 0,4 días de tormenta, a diferencia de abril, que se alza con una media de 6,6 días de precipitación apreciable y 1,6 días de tormenta. Asimismo, abril es el mes más ventoso del año. Por tanto, se presupone que, en nuestro territorio, existe mayor probabilidad de que la Semana Santa se celebre sin incidencias meteorológicas o tiempo adverso en el mes de marzo.

Rogativas

«Me preguntaban si era fiable llevar huevos a Las Clarisas para pedir que no llueva…»

En nuestro clima extremo, en el que se alternan las épocas de sequía dramática con episodios de precipitaciones torrenciales que producen inundaciones, se dan casos de rogativas para impetrar el beneficio de la lluvia o pedir que cese el temporal. Consisten en oraciones públicas hechas para pedir a Dios, a un santo o a una virgen, el remedio a una necesidad grave. Se trata de una costumbre y tradición popular, que tienen que ver con la religión y la fe cristiana, y que suelen ir acompañadas de procesiones.

Está comprobado que es más usual ´sacar al santo para que llueva` que llevar a cabo el fulgor espiritual para que pare de llover. No obstante, hace tan solo unos días recibí un mensaje privado de una vecina de Orihuela, en el que me preguntaba si era fiable llevar huevos a las hermanas clarisas de la Iglesia de San Juan de la Penitencia, o si existía algún convento en la ciudad para llevar a cabo esa acción, con el objetivo de que no lloviera en Semana Santa.