«Hay sectas destructivas que se esconden tras el nombre de asociaciones culturales»

Entrevista > Pedro Amorós / Investigador de sectas, escritor y presidente de la SEIP (Alicante, 15-agosto-1967)

- Escrito el 03 octubre, 2018, 8:00 am
15 mins

Sectas como Hijos de Lucifer, Adonais, los Adoradores de Seth y otras tantas siguen moviéndose en la provincia, pero cada vez con menos adeptos

Los últimos casos relacionados con sectas en la provincia de Alicante han puesto en alerta no solo a la policía y a los jueces, sino también a algunos investigadores en este tipo de fenómenos sociales. Casos que permanecen ocultos a los ojos de la población, y que solo en ocasiones salen a la luz, principalmente cuando se producen denuncias de familiares.

Pedro Amorós es el presidente de la SEIP (Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas), escritor del grupo Planeta e investigador en sectas.

¿Existen sectas en la provincia de Alicante?

«La gran influencia que ha propiciado la inmigración, con la diversidad de culto, hace que confundamos secta de tipo destructivo con prácticas religiosas no ortodoxas»

Si nos referimos a las sectas destructivas, sí, claro que existen, pero cada vez son menos pues la mayor parte de sectas, que allá por el año 2000 estaban ocultas o eran de naturaleza secreta, y a las que no se podía acceder en modo alguno, se regularon y se constituyeron como asociaciones culturales y por ello ahora tienen sus bases reguladas, aunque no siempre cumplan sus estatutos de funcionamiento y ejerzan lo que llamamos presión sobre sus adeptos.

La gran influencia que ha propiciado la inmigración, con la diversidad de culto, hace que confundamos secta de tipo destructivo con prácticas religiosas no ortodoxas, tales como la santería, el vudú o el palo, por ejemplo, e incluso diferentes rituales religiosos que pueden ser confundidos con una secta por su simple naturaleza diferente a la nuestra, como sacrificar un pollo y beber su sangre en un ritual de iniciación en santería.

¿Algún ejemplo concreto?

Cuando a veces encontramos prácticas, como intentar extraer los demonios del interior de una persona y que acaba con su vida, por ejemplo el caso ocurrido en 1999 en Villajoyosa que acabó con la muerte de una mujer, son debidos a una influencia ritual en creencias arcaicas y que no pertenecen a nuestra sociedad moderna, ni tampoco geográfica.

Este tipo de comportamientos no pertenecen a una secta organizada, tales como la conocida Hijos o Niños de Dios que sí que tiene nombre propio y que tanto daño hizo en el mundo, o bien otras tantas que son bien conocidas por los Cuerpos de Seguridad del Estado. Sin embargo, sí pueden dar lugar a su creación en un momento dado.

¿Alguna de esas sectas es especialmente peligrosa?

«Una secta destructiva es aquella que utiliza a sus adeptos con un fin concreto, que normalmente suele ser económico o sexual»

Una secta es una agrupación de personas que persiguen o tienen un fin común, así de simple. Una secta destructiva es aquella que utiliza a sus adeptos con un fin concreto, que normalmente suele ser económico o sexual.

Cuando una persona, entidad u organización explota los recursos, tanto económicos como personales -de tipo moral-, a través del engaño, de la persuasión o el embelesamiento de alguien de manera irregular e ilegal, está cometiendo un delito, y si se ampara en un grupo de personas con nombre de grupo para ello, entonces es cuando se le considera secta destructiva.

En relación a las antiguas sectas satánicas, que sacrificaban niños para beber su sangre y todas esas cosas, son más propias del cine que de la realidad y desde luego pertenecen a otra época. Pero esto no significa que no existan grupos sectarios que adoran al maligno, claro que existen, y muchos, aunque mientras no incurran en delito alguno no se puede considerar secta destructiva y nadie les va a decir nada.

¿Quiénes están detrás de las sectas y que buscan?

Detrás de una secta, tal como la comprendemos, siempre hay un líder carismático y una jerarquía de adeptos. Todos, absolutamente todos, buscan beneficio personal de un modo u otro.

Normalmente suele ser económico o sexual, sin embargo en ciertos círculos excéntricos donde abunda el dinero, con el que se puede conseguir casi todo, se persigue una especie de reconocimiento grupal que suele estar relacionado con el poder. Sentirse poderoso es algo muy ansiado, incluso cuando tienes el suficiente dinero.

¿Cómo consiguen manipular la voluntad y qué perfil suelen buscar?

No todos valemos para ser adeptos de una secta, sin embargo a todos se nos puede manipular de algún modo y a veces sin darnos cuenta.

El perfil de un adepto típico para una secta es la persona que está buscando realidades, que no encuentra su lugar en la sociedad, que piensa que su padre y su madre no quieren lo mejor para su persona y busca el camino en grupos de personas con problemas similares; se refugia en estos.

¿Y cómo los captan?

«Los ´captores` contaminan a su objetivo y una vez conseguido lo predisponen en contra de su familia y amigos»

El modo de captar que tiene una secta es lo que se conoce como psicología por inducción. Normalmente una secta suele tener ´captores`, que solo están en comunicación con alguien de jerarquía superior a su nivel y cercano al líder al cual le informa. Estos captores, son personas que creen en sus propias experiencias y cuentan que desde que ingresaron en el ´grupo` todo les ha ido de maravilla.

Su ´modus operandi` es sencillo. Suelen utilizar campamentos, grupos de trabajo, excursiones, convivencias, etc. De manera inconsciente buscan un posible objetivo, alguien con problemas personales o alguien diferente al resto de la sociedad. Luego dan pie a que el posible adepto se destape, que le cuente sus problemas. Tras esto, les dirán que a ellos les pasaba lo mismo y que ahora están pletóricos.

De este modo, cada vez que hablan con su objetivo, van contándoles lo bien que se lo están pasando, lo felices que son, que no les falta de nada y, poco a poco, hacen ver a su posible adepto que su vida es un caos; lo peor. Una vez conseguido esto, solo tienen que predisponer al posible adepto en contra de sus padres, su familia o su grupo de amigos.

¿Consiguen lo qué buscan rápidamente?

«A veces el miedo que supone salir de estos grupos sectarios por el ´qué dirán` es lo que impide que muchos adeptos lo hagan»

El resultado es que cuando el objetivo cumpla su mayoría de edad abandonará su hogar y todo lo que rodea para irse con el grupo, el cual intentará cortar todo vínculo con su familia.

A veces, el miedo que supone salir de estos grupos sectarios por el ´qué dirán` es lo que impide que muchos adeptos lo hagan. El mejor ataque que se puede hacer a una secta es hacer ver al adepto captado que su lugar en la sociedad y en su familia sigue tal cual lo dejó.

¿Detrás de ciertos movimientos religiosos puede haber un movimiento sectario?

Sí, sin duda alguna. Hablaba antes de grupos seculares, y desde luego en nuestra Comunidad hay alguno que otro que ha venido amparándose en la religión cristiana para dar una imagen de legalidad.

Con referencia a otro tipo de religiones, tales como puedan ser las animistas, e incluso el hinduismo o el budismo, etc. existen sectas complicadas que, amparándose en la legalidad o la religión, se mueven impunemente intentando sacar todo lo que pueden de sus adeptos.

También hay religiones como la Cienciología, que están rodeadas de denuncias y que muchos consideran sectas por como operan, pero fíjate, que se lo digan a Tom Cruise, John Travolta, Jason Lee o Juliette Lewis entre otros miles, que ni se sabe lo que habrán donado a esta catedral del poder.

¿Nos puedes nombrar sectas que operen en la provincia de Alicante?

Este es un dato complicado, puesto que no todo lo tipificado como secta lo es. La mayor parte son estafas, robos y extorsiones, tipo vudú, para la explotación sexual de las víctimas.

Sectas como Hijos de Lucifer, Adonais, los Adoradores de Seth y otras tantas, siguen moviéndose, pero cada vez con menos adeptos y mucho más recogidas. Una sola denuncia de alguien hacia ellos sería su perdición hoy en día.

¿De los casos que has investigado cuál te gustaría mencionar?

Un caso ocurrido hace ya muchos años, en el que el Ayuntamiento de Crevillent me contrató como asesor. Se trataba de un grupo sectario que operaba en centros de ayuda espiritual, reiki, herbolarios y yoga, que aparentemente surgió por el norte de España y llegó hasta nuestras tierras.

Presuntamente captaban adeptos para su beneficio económico y sexual, algo que culminaba en un hotel hoy en día abandonado. Al final la cúpula acabó en la cárcel y el grupo se disolvió con la ayuda que tuvimos de mucha gente, los medios de prensa y los Cuerpos de Seguridad del Estado.

Has escrito varios libros, entre otros uno sobre el ´más allá`, y has realizado cientos de psicofonías en esta provincia. ¿Cuáles recuerdas como más impactantes?

«Recuerdo aquella fotografía de un fantasma que obtuve en el preventorio; se veía a un monje con un niño en brazos»

En la actualidad soy escritor del grupo Planeta. Mi último libro, ´El Gran Libro de las Psicofonías`, es uno de mis tres libros que tratan sobre el tema, pero éste pretende recoger toda una vida de investigación, por eso tiene 800 páginas.

Hay muchas y muy diversas, ya que casi todas las semanas salgo a experimentar en diferentes lugares. Creo que si tuviera que destacar un par de lugares conocidos, me quedaría con el ya caído colegio de Agost, o el preventorio de Aigües; recuerdo aquella fotografía de un fantasma que obtuve en el preventorio, se veía a un monje con un niño en brazos. Eso fue muy fuerte, sobre todo para el equipo de reporteros que me acompañaban en ese momento.

¿Crees que son realmente voces de difuntos?

Bueno, no sabría como resumirte 35 años de investigación en unas líneas, pero te voy a poner un ejemplo de lo que este tipo de voces psicofónicas dicen:

Pregunta. ¿Puedes darme un mensaje desde vuestro mundo?

Respuesta. Directo de los muertos… y no son todos los que están.

Pregunta. ¿Podéis darme un mensaje desde el mundo de los difuntos?

Respuesta. Why said dead? (por qué nos llamas muertos)

Ahora analicen, piensen y, como siempre digo, ¡Saquen ustedes sus propias conclusiones!