«Tendremos que ir pensando en especies y variedades mejor adaptadas al cambio climático»

Julián Bartual considera prioritario optimizar al máximo los sistemas de agua de riego

- Escrito el 03 noviembre, 2017, 5:00 pm
11 mins
Entrevista > Julián Bartual Martos | Director de la Estación Experimental Agraria de Elche

La Estación Experimental Agraria de Elche tiene su origen en la Estación de Estudios de Aplicación del Riego en los años 40; cambiando posteriormente a Centro de Demostración Agraria y Centro de Capacitación y Formación Agraria. En 1993, se crea la red de Estaciones Experimentales de la Comunidad Valenciana que, durante un periodo de aproximadamente 10 años, hasta julio de 2016, formaban parte del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias. En la actualidad pertenece al Servicio de Transferencia de Tecnología de la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

Las funciones que se desarrollan en el centro son principalmente tres: la experimentación agraria, a través de ensayos en parcelas propias o fincas colaboradoras; la formación de agricultores, en cursos y jornadas, y las labores propias de la transferencia atendiendo consultas de agricultores y los artículos publicados en revistas de divulgación.

La Estación Experimental cuenta con ingenieros agrónomos, ingenieros técnicos agrícolas y agentes de transferencia y tecnología agraria, además del personal administrativo. También cuentan puntualmente con estudiantes de Biología, Ciencias Ambientales o Agronomía de las universidades de Alicante (UMH y UA) que se forman en el centro durante un tiempo, realizando prácticas de empresa, o que utilizan los ensayos en los que colaboran para realizar los trabajos de final de grado o de máster universitario.

¿Qué investigaciones se han llevado a cabo, concretamente en Elche, hasta la fecha?

Sería largo relatar todos los proyectos en los que hemos intervenido, pero fundamentalmente nos hemos dedicado a cuestiones relacionadas con los cultivos más importantes de la provincia de Alicante (cítricos, frutales, olivo, hortícolas, ornamentales y aromáticas). Creo que merece destacarse especialmente los proyectos realizados en el granado, un cultivo referente en nuestra zona de influencia, la provincia de Alicante, y específicamente en la obtención de nuevas variedades; la optimización del riego, y la fertilización y control de plagas y enfermedades.

También se han realizado aportaciones interesantes en el comportamiento agronómico de variedades en otros cultivos leñosos como olivo, higuera y cítricos. En horticultura, llevamos muchos años trabajando en alcachofa, sobre la que anualmente organizamos una jornada monográfica que va a cumplir su cuarta edición.

Finalmente, en la parcela de horticultura ecológica se ha ensayado sobre el manejo de diferentes cultivos hortícolas (tomate, alficoz, etc.) y cultivos de plantas aromáticas y medicinales, como diferentes especies de tomillos, y actualmente el cantahueso (Thymus moroderi).

El agua, debido a la gran sequía que padecemos, es el principal problema del campo en esta zona. ¿Hasta qué punto es importante para ustedes enseñar al agricultor a optimizar el agua con sistemas que lo permiten?

En realidad, considero que el tema del agua es preocupante y por ello es una de nuestras prioridades. Como ya hemos comentado, por los proyectos que estamos realizando sobre la optimización del riego, cuyos resultados estamos transfiriendo al sector, puede suponer un ahorro al menos del 13% de agua de riego en el granado. También tenemos en preparación un nuevo proyecto en higuera, con centros de investigación de otras comunidades autónomas.

¿Se están llevando a cabo investigaciones para adaptar algunos productos al cambio climático a través del genoma?

En efecto, seguramente tendremos que ir pensando en utilizar especies y variedades mejor adaptadas al cambio climático. Nosotros no realizamos mejora con transgénicos, es una herramienta que puede ser muy útil, pero la legislación europea es bastante restrictiva con ella.

¿En la actualidad cuales son las líneas de trabajo que están realizando en Elche?

Estamos complementando los servicios que ofrecemos al agricultor, y así se está iniciando ya el programa de conservación de variedades tradicionales hortícolas que nos permitirá disponer de semillas de estas variedades para distribución a los agricultores.

También se van a potenciar los ensayos destinados a incrementar la sostenibilidad de los cultivos tradicionales, desde el manejo de la cubierta vegetal o el empleo de productos alternativos a los fitosanitarios químicos en cultivos leñosos. Y por supuesto, seguimos con el proceso de selección de nuevas variedades de granado obtenidas por cruzamientos dirigidos.

«Es necesario involucrar a más jóvenes en la agricultura»
¿Qué preocupa al margen del agua en el campo de Elche?

Aunque el agua es una prioridad, siempre tenemos que pensar en aportar conocimiento sobre cultivos o formas de cultivo que sean rentables, premisa fundamental para que el agricultor no se marche a otros sectores. Por supuesto es necesario involucrar a más jóvenes en la agricultura.

¿Qué caracteriza al agricultor ilicitano?

Está claro que una zona con gran tradición hortícola como la nuestra tiene agricultores muy preparados, que valoran mucho como hacer calidad. Ellos han jugado un papel básico a través del conocimiento transmitido durante generaciones, que han permitido evolucionar en todos los aspectos agrarios desde la selección del material vegetal y la adaptación de las técnicas, a las condiciones agroecológicas especiales que tenemos, el empleo de agua de escasa calidad agronómica, el suelo muy calizo y los veranos extremadamente secos.

¿El respeto a las condiciones de vida de los animales y del producto ecológico están entre las prioridades del Centro?

Sí, tanto el Servicio de Transferencia de Tecnología (STT) como el Servicio de Producción Ecológica (SPEiT) han apostado por el cultivo ecológico. Por ello se han incrementado los cursos de formación y jornadas que se han programado, por ejemplo, sobre el cultivo ecológico de granado, olivo, viña, cítricos, almendro u hortícolas. También se han abierto nuevas colaboraciones con la UMH para desarrollar en el uso del compostaje de residuos vegetales por las entidades agrarias y agricultores.

«Hay que gestionar el cultivo de manera más sostenible con el objeto de reducir el uso de herbicidas químicos»
Y en ese sentido, ¿la preocupación por el uso de abonos químicos, como el Glifosato, se puede evitar con el uso de subproductos agrícolas?

El glifosato es un herbicida químico que está siendo ampliamente discutido en los últimos años. Por ello, es importante gestionar el cultivo de manera más sostenible, con el objeto de reducir el uso de herbicidas químicos. En leñosos el uso de cubierta vegetal entre las filas o el empleo de mallas antihierbas están en esa línea.

Recientemente han sido los organizadores del Congreso Internacional sobre la Granada Mollar. ¿Qué conclusiones han sacado y qué tiene la granada mollar de especial?

Efectivamente, durante esos días que duró el congreso Elche fue considerada la capital mundial de la granada, puesto que investigadores, científicos, técnicos y profesionales de los principales países productores relacionados con el sector se reunieron durante el IV Simposio Internacional, dentro de la programación de la International Society for Horticultural Science (ISHS).

Del simposio podemos extraer que la granada se ha confirmado como una fruta en alza en los mercados internacionales. Se ha constatado que hay un gran interés en potenciar su cultivo en algunas regiones de países europeos de la cuenca del Mediterráneo como el centro y sur de Italia, Grecia o Croacia, y también en otros países del hemisferio sur como Australia, Chile, Perú o Sudáfrica.

La granada mollar de Elche tiene una calidad organoléptica extraordinaria, dulzor, grano grande y piñón muy tierno. Desde que cuenta con la Denominación de Origen Protegida (DOP) es un producto diferenciado, que pone en valor las producciones de los municipios que contempla. Debemos tener en cuenta que es una variedad muy adaptada a las condiciones agroclimáticas que tenemos.

¿Tienen previstos otros congresos o eventos?

A nivel nacional, realizamos varias jornadas anualmente. También en 2018 está prevista la organización del simposio de la alcachofa, de la que formamos parte del comité organizador.

Por otro lado estamos en un proceso de renovación de la oferta formativa y por ello estamos trabajando con representantes del sector, sindicatos y agricultores para adaptar nuestros cursos a las necesidades actuales.