Tiempo de desconexión

El psicólogo Patrick Amar revela en Psychologies las claves para librarse del estrés y la ansiedad que produce la carga laboral y disfrutar de unas vacaciones reparadoras

- Escrito el 14 agosto, 2017, 11:38 am
4 mins

El mes de agosto es la época del año preferida para muchos, puesto que es el momento de hacer la maleta, despedirse del estrés laboral y disfrutar de unas reparadoras vacaciones, solo en pareja o en familia. Todo el mundo necesita romper con la rutina y cambiar el café de la oficina por una bebida refrescante en la playa. Este tiempo de asueto es necesario y tremendamente beneficioso, y aunque para algunos las vacaciones siempre se quedan cortas, lo cierto es que tan solo hace falta una semana de desconexión para mejorar el bienestar físico y psicológico. No obstante, la cuestión tiene que ver más con la calidad y lo que hagamos durante las vacaciones, que con la duración de estas.

Vacaciones al gusto de todos
Es importante finalizar cualquier tarea o proyecto que tengamos pendiente antes de las vacaciones

Hay quien invierte su tiempo de descanso en viajar por todo el mundo. Descubrir nuevos lugares y nuevas culturas puede resultar divertido y enriquecedor. Pero, en ocasiones, el turismo y las vacaciones no siempre casan. Planificar un viaje puede resultar una tarea realmente estresante. La búsqueda del destino ideal con todo incluido o conseguir un vuelo barato en temporada alta es una labor compleja que supone pasar horas sentados frente a la pantalla del ordenador. Asimismo, si elegimos un destino exótico, probablemente pasemos semanas pensando en todo lo que nos tenemos que llevar en la maleta, preocupados porque no se nos olvide nada imprescindible.

El concepto de vacaciones no es igual para todos. Algunos optan por relajarse en un hotel con spa y piscina. Otros simplemente se conforman con visitar a su familia y pasar tiempo de calidad con ellos. Sea cual sea la forma de desconectar, para librarse del estrés y disfrutar de las vacaciones es fundamental dejar los asuntos familiares y laborales zanjados. El psicólogo Patrick Amar ha recopilado en Psychologies una serie de claves, a modo de consejo, para que las cuestiones laborales no se conviertan en un impedimento a la hora de disfrutar de las vacaciones.

Planifica, prioriza y delega
Los expertos recomiendan mantener una buena alimentación también durante las vacaciones y no dormir más horas de las que el cuerpo está acostumbrado

No se deben dejar las cuestiones importantes para el último día. Es importante finalizar cualquier tarea o proyecto que tengamos pendiente antes de las vacaciones, ya que si pensamos constantemente en el trabajo que nos queda por hacer, no aprovecharemos los días libres y el nivel de estrés aumentará. Para evitar llevar la carga laboral en la maleta, el primer paso es planificar y priorizar las labores a realizar. En el caso de que no puedas abarcar tanto trabajo, no lo dudes y delega. Uno de los factores que más ansiedad producen es asumir más responsabilidades de las que se pueden controlar, con lo cual, contar con la ayuda de otra persona resulta muy útil. Una vez zanjados los asuntos laborales, es hora de disfrutar de las vacaciones. Para evitar el temido efecto rebote, los expertos recomiendan mantener una buena alimentación también durante las vacaciones y no dormir más horas de las que el cuerpo está acostumbrado. No queremos volver más cansados de lo que nos hemos ido.