Un amanecer tembloroso

Este jueves un terremoto de magnitud 2,7 grados en la escala Richter se dejaba sentir en Elche, Santa Pola y Vega Baja

- Escrito el 09 septiembre, 2017, 9:43 am
3 mins

Este jueves, exactamente a las 8:45, algunos vecinos se despertaban sobresaltados al sentir un ligero temblor. Un terremoto de 2,7 grados en la escala Richter sacudía diversos puntos de la provincia como Elche, Santa Pola y Vega Baja. Según informa el Instituto Geológico Nacional (IGN), el seísmo se ha registrado a unos 20 kilómetros de la costa, entre Santa Pola y Guardamar. A pesar de que el temblor no ha sido muy brusco, dada su baja intensidad en la escala Richter, la cercanía del epicentro, a tan solo 12 kilómetros de profundidad, ha provocado que el terremoto se sintiera en un radio bastante amplio, puesto que el movimiento también se ha notado en otras localidades próximas al litoral de la comarca de la Vega Baja alicantina.

Una zona con frecuente actividad sísmica

El terremoto se ha producido a las 8:45 de la mañana del jueves, y el epicentro se ha registrado a 12 kilómetros de profundidad, entre Santa Pola y Guardamar

Si bien es cierto que en la costa sur de Alicante, los temblores sísmicos no suelen ser demasiado bruscos, sí suelen ser bastante frecuentes. Esto se debe a que la provincia se encuentra situada en un área de actividad sísmica moderada, en la que cada año se detectan entre 50 y 60 microseísmos de una intensidad que oscila entre los 2,5 y los 4,5 grados en la escala de Richter, según informa el Instituto Geológico Nacional. En el año 2011, la Universidad de Alicante (UA) creó un mapa en el que se precisaba la peligrosidad sísmica de cada zona de la provincia. Si se consulta, en él se puede observar que la Vega Baja es la zona donde mayor riesgo existe de seísmo, especialmente Torrevieja y localidades como Almoradí Benijófar, Bijastro, Formentera del Segura, Catral o San Fulgencio.

La provincia de Alicante se encuentra situada en un área de actividad sísmica moderada, en la que cada año se detectan entre 50 y 60 microseísmos leves

Aunque en esta zona suelen ser breves y poco intensos, los terremotos pueden ser devastadores, como ocurrió en el año 2011 en el municipio de Lorca, ubicado en la Región de Murcia. Con una magnitud de 5,1 en la escala sismológica de magnitud de momento, este fue uno de los peores movimientos sísmicos registrados en la localidad murciana. Afortunadamente, en esta ocasión no hay que lamentar daños, y todo ha quedado en un susto.