«A veces dan ganas de dejar gobernar a jueces y periodistas»

Entrevista > Julio de España Moya / Médico y político (Alicante, 2-febrero-1947)

- Escrito el 04 septiembre, 2018, 11:00 am
35 mins
Entre su dilatada carrera política se encuentra los ocho años que fue presidente de la Diputación de Alicante: «Nunca podré pagar por lo que me dieron, dejarme trabajar para la provincia»

Julio de España es uno de los políticos de nuestra provincia con mayor trayectoria. Ocupó el segundo cargo político más importante dentro de la Comunidad, presidente de las Cortes Valencianas, y durante ocho años presidió la Diputación Provincial de Alicante.

Con un apellido aparentemente muy de aquí, “aunque curiosamente su origen es francés y era Espagne”, según nos dice, procede de una familia de médicos, profesión que él ha compartido y que ha ejercido hasta que en el 95 le fue ya imposible de compatibilizar, y a la que volvió tras retirarse de la vida pública.

La medicina ha sido fundamental en tu vida.

Sí, incluso ahora que ya estoy jubilado de la Seguridad Social mantengo una pequeña labor clínica residual porque me gusta hablar con los enfermos y conocer sus problemas. El 60% de las patologías son de origen de estrés, porque vivimos en una sociedad muy estresada. Incluso en mi especialidad, el aparato digestivo, la adrenalina genera disfunciones en el aparato digestivo y motor.

¿Cómo ves la situación actual de la Sanidad?

Un paso muy positivo fue la globalización de la asistencia médica, pero el problema es que esto también supone un gasto enorme y una asistencia muy masificada. El desarrollo cuantitavo de los profesionales y la exigencia de la sociedad crean un desequilibrio que es muy fácil criticar desde la oposición y muy difícil de arreglar desde el gobierno. Es muy fácil decir que usted tiene derecho a sanidad gratuita, pero luego hay que saber lo difícil que es gestionar esto.

Uno de los grandes debates en nuestra Comunidad es Sanidad pública o concertada…
«A la hora de la verdad la pública acaba siendo más eficaz cuando es gestionada por una entidad privada»

Creo que tanto el sistema público como el privado son buenos. Todos tienen sus virtudes y defectos. El problema es que la obsesión por colocar gente a veces lleva a tomar iniciativas que no son adecuadas. La Sanidad pública gestionada por entidades privadas conlleva una mayor exigencia a todos los profesionales para ser eficaces y además acarrea menos gasto público.

La pública ofrece una garantía de empleo para toda la vida, y aquí conviven  unos profesionales fantásticos, que son vocacionales y funcionan muy bien, con otros que funcionan menos bien. Las bajas laborales, y otras situaciones del día a día, acaban mermando la Sanidad. Creo que ambas son buenas, pero a la hora de la verdad la Sanidad pública acaba siendo más eficaz cuando es gestionada por una entidad privada.

La UA quiere abrir de nuevo la facultad de Medicina que ´se quedó` la UMH en su momento. ¿Hay cabida para ambas?
«La creación de facultades debe estar orientada a las necesidades reales de la sociedad»

El problema es que siempre ha habido una herida desde que se utilizó la facultad de Medicina de la UA como matriz para montar la UMH. Esto fue mal asumido por la UA y desde entonces siempre ha querido volver a impartir medicina. Hoy en día las universidades viven con la obsesión de los rankings y de tener la mayor de ramas posibles.

La creación de facultades debe estar orientada a las necesidades de la sociedad, y a las capacidades que esa sociedad tiene para generar trabajo y satisfacción en los médicos que acaban las carreras.

Pero esto ocurre en muchas carreras. Por ejemplo en la periodística, hay muchísimas facultades en un tiempo en el que los medios de comunicación están en decadencia.

Estas cosas deberían hacerse con más cabeza. Los estudios universitarios cuestan dinero tanto a los padres y familias de los estudiantes como a la Administración. Deberían hacerse más estudios y estadísticas sobre la utilidad real de una facultad antes de inaugurarla. La Generalitat y la UA tienen una gran responsabilidad en comprobar si realmente necesita esta facultad. Que no sea por hacerse más grande como universidad y debilitar a otra.

¿Qué opinas de los sindicatos actualmente?

Yo hace años, hablando con los dirigentes nacionales de UGT y CCOO, les decía: si no sois capaces de evolucionar y convertiros en cogestores de las empresas siempre seréis un fracaso. Quizás canalicéis las ansias de satisfacción de los trabajadores, pero de manera poco realista. Si entráis en la capacidad de generar beneficios de una empresa, podréis exigir márgenes de beneficios justos para el trabajador.

Es muy bonito decir que los empleos deben ser continuados. En su momento esto se discutió mucho con el calzado, donde había empleos discontinuos. Ahora esto ocurre mucho también con el turismo. Si fuera del verano vienen menos turistas, ¿cómo le pides al empresario que pueda mantener una plantilla de esa capacidad numérica?

Aquí, como lo que se buscan son votos, lo que se trata es de endulzar el sabor de la comida de algunos para que luego te voten, en vez de trabajar realmente buscando fórmulas de solucionarlo.

¿Cómo crees que debería tratarse el tema de la inmigración?
«Apelar al corazón de la gente está bien, pero dentro de un contexto de orden, razón y reglas que tenemos que cumplir todos»

Hay que buscar la forma de ayudar, e incluso de beneficiarnos de esta ayuda a las personas que vienen. Que sea útil para ellos y nosotros. Pero no podemos generar inseguridad en las personas que viven aquí. Hay personas que vienen con toda la buena voluntad del mundo a buscar un futuro mejor en esta tierra, y que tienen cabida, pero hay otras que vienen con otros objetivos y con unos entornos orientados.

¿Me podría explicar alguien de dónde sacan el material los top mantas? ¿Cómo una persona que acaba de venir de otro país encuentra enseguida el material para ejercer el top manta? Indudablemente hay personas que se están beneficiando de estas circunstancias, compitiendo en desigualdad de condiciones con personas que están pagando impuestos aquí. Hay que tratar de coordinar la comprensión hacia estas personas que buscan un futuro mejor, pero que deben asumir un sistema normativo.

A veces se apela al corazón de la gente, y me parece bien que haya sensibilidad. Pero dentro de un contexto de orden, razón y reglas que tenemos que cumplir todos.

A la política activa llegas en 1991, como concejal del ayuntamiento de Alicante, de la mano de Eduardo Zaplana.

En el 90 Eduardo entra de presidente en el Congreso de Elche. El partido me ofrece entonces ser secretario sectorial y puse en marcha las comisiones. Entonces me buscó Eduardo para ser diputado nacional, que lo fui cinco meses en el 93, y de ahí me ofreció ser presidente de la Diputación.

Por aquel entonces era distinto, los diputados no teníamos ni despacho. Me tenía que preparar los discursos en un hotel. Mi vocación siempre fue local y provincial más que nacional, así que cuando me lo ofrecieron no lo dude. Me nombraron presidente provincial del partido y nº 2 en la lista popular de Alicante, en aquellas elecciones que ganó Luis Alperi.

¿Qué opinas de la situación actual de Zaplana?
«No entiendo que a una persona con leucemia, que no está condenado, le impidan estar preso en su casa»

Para mi Zaplana es el político más grande que hemos tenido en la Comunidad Valenciana. Yo creo que las personas somos seres humanos también para lo malo, si es que es verdad lo que se ha dicho de él, que ha mí no me consta.

Zaplana ha sido el político más valiente e implicado que he visto. Alicante y Valencia le deben mucho. Desgraciadamente la vida da esas vueltas. A veces a uno se le recuerda más por deslices de personas humanas que por las cosas buenas que ha hecho.

Además, cabe recordar que Eduardo padece una leucemia. Es un factor añadido importante. Le han tenido que hacer un injerto de médula. Está medicado con inmuno-depresores, que le bajan las defensas del organismo y que cualquier constipado pueda acabar con su vida. Es curioso que a veces hay actitudes de la justicia que por supuestos cánceres terminales dejen libren a asesinos de ETA, que luego viven muchos años. Y por otro lado, a un político en estas circunstancias, que no está ni condenado, le impidan ni siquiera estar preso en su casa.

A veces no entiendo el sistema de esta sociedad; dan ganas de dejar gobernar a jueces y periodistas. No justifico nada, aquí quien la haga que la pague. Pero hay formas y formas.

¿Consideras que la justicia ´preventiva`, realmente es justicia?
«La hemos liquidado entre todos»

Hay casos realmente dramáticos, como el de Rita Barberá. ¿Conoces a algún alcalde que tenga un cariño, un reconocimiento popular y un desarrollo político que haya dado fruto a una ciudad más hermosa que Valencia? Eso no se lo debe a nadie más que a sus concejales, y a una personalidad propia que ha conseguido ser prestigiosa en la Comunidad y en toda España.

Yo me he enfadado muchas veces con Rita, porque era una acaparadora. Todo tenía que ser para su Valencia. Hemos discutido muchas veces y no nos teníamos simpatía. Pero eso no quita para que yo la reconozca su indudable valía como alcaldesa de Valencia.

La hemos liquidado entre todos. En el fondo todos somos seres humanos con sensibilidades que a veces motivan que nos falle el organismo, y ahí está el resultado.

Cuando llegas a concejal, en el 91, ¿tenías la ilusión de seguir los pasos de tu tatarabuelo y haber llegado a alcalde?

A mí me hubiera gustado trabajar más para Alicante ciudad. Así se lo comenté a Eduardo. Pero esto depende de circunstancias, no solo de la persona sino también del propio partido. En aquel momento apareció una persona llamada Luis Alperi, que venía de UCD y de la Cámara de Comercio y tenía un gran prestigio en el mundo empresarial alicantino. Y realmente ha sido una persona que ha hecho cosas muy validas.

Yo recuerdo que por aquel entonces no existía ni el Bulevar de El Plà ni apenas un tramo de la Gran Vía. Alperi desarrolló estos proyectos y otros muy importantes, como la urbanización de la playa de San Juan y la La Albufereta. Las obras de la riada para evitar otra gota fría como aquella tan terrible que tuvimos que provocó hasta muertos, en las que también colaboró Eduardo, etc.

Te he oído decir en varias ocasiones que se está judicializando mucho la política.
«El gran defecto de la democracia es que solo gana el que derrota»

Yo creo que el gran defecto de la democracia es que solo gana el que derrota. La oposición siempre va a derribar al gobierno, y el gobierno siempre a desestabilizar la oposición. Si el sistema democrático permitiera hacer una frontera de por tiempo a nivel del gobierno de un partido político y supiera el otro que va a recibirlo a los 8 o 12 años, ya procuraría recibirlo en mejores condiciones.

Es decir, que hubiera unas terceras elecciones, después de gobernar unos 8 o 12 años, en el que pasara al segundo aunque ganara el primero. Así habría menos ansias de llegar al gobierno a cualquier precio. El pueblo a veces se suele dejar llevar más por la capacidad de promesa que por la sensatez.

Uno de los temas de actualidad es el tema del Valle de los Caídos…

Ahora están volviendo a la Guerra Civil. Todos fueron malos, se hicieron tremendas barbaridades que en el 75 acordamos en superarlas y olvidarlas. Sin embargo ahora me viene Zapatero y Pedro Sánchez montando un cirio de narices con la Memoria Histórica, tratando de cambiar el curso de la historia.

¿Qué necesita esta provincia?

Alicante es una provincia rica en muchas cosas. Además tenemos una montaña a muy poca distancia del mar, y un mar que es una preciosidad y de hecho somos la provincia más premiada con banderas azules.

Tenemos un sistema laboral que está muy decantado hacia el turismo. Hay que proteger el medioambiente y trabajar el turismo exterior. También se puede trabajar muchísimo en otras cosas, como por ejemplo en el desarrollo industrial en algunas zonas como en l´Alcoià, y este sí es un empleo que suele ser más fijo.

La Diputación tiene que crear más parques naturales. Por ejemplo, entre Castalla y Petrer, lo que es el Xorret de Catí. También hay otros lados con zonas maravillosas que hay que preservar. Y el desarrollo urbano de la costa hay que mesurarlo, no obsesivamente desecharlo todo, sino ver lo que afecta a los entornos naturales y lo que es beneficioso para la sociedad.

Estuviste ocho años presidiendo la Diputación. ¿Cómo recuerdas esa etapa?

La Diputación tiene que trabajar siempre en consenso con los ayuntamientos. Mi despacho era el despacho de todos los alcaldes. Yo planificaba los planes de obras para cuatro años y los alcaldes sabían perfectamente cuando les tocaba y cuando no. He trabajado con alcaldes de PP, PSOE e IU; tengo muchos amigos de estos partidos.

Mis años más felices en política fue los de presidente de la Dipu. Es una labor impagable, en el sentido culpable. Yo nunca podré pagar a la provincia de Alicante por lo que me dieron, por dejarme trabajar para la provincia.

Un tema importante para nuestra provincia es que se solucionase el conflicto con el agua. ¿Crees que tiene solución?

Eso no lo entiendo. No puedo comprender que tienen que decir los aragoneses, cuando estamos hablando de un plan de trasvase del agua desde el delta. Nadie ha pensado en quitarle ni una gota al Ebro durante su trascurso por Aragón. Puedo entender que los del delta estén un poco preocupados, pero lo demás es un triste conflicto político. Nuestra sociedad tiene que madurar y hacerse menos egoísta.

¿Y crees qué es posible eso?

Mira, precisamente cuando llegué a la Diputación el primer problema que me encontré fue el abastecimiento de Benidorm, Altea y resto de municipios grandes de la zona. En Sella había agua con unos acuíferos muy importantes. El alcalde de entonces era del PP, y había ganado al del PSOE con la promesa de que el acuífero de Sella nunca sería utilizado para otros municipios.

Ante esta situación dramática, fui a buscar a Antonio Mira-Perceval y le dije: vamos a Sella y hablemos con el alcalde del PP y el exalcalde del PSOE para llegar a un acuerdo. Lo conseguimos, y solucionamos el problema. En aquel verano del 95 fuimos capaces de dialogar para encontrar una solución. A veces la voluntad real de las personas para encontrar soluciones se ven condicionadas por el grupo. Si los partidos políticos se preocuparan menos de su propio futuro, aportarían más a la sociedad.

¿Alguna ´espina clavada` de algo que te quedase por hacer cuando fuiste presidente?

Yo tenía muchas ideas e ilusiones, y luego puedes conseguir algunas y otras no. A mí se me quedó sin hacer completamente la actualización de la asistencia psiquiátrica en la provincia de Alicante.

Estaba ya conveniada con dos consellerias y una asociación, para hacer catorce centros de atención. Pero cuando llegó mi continuador pensó que eso no era la función de la Diputación y el proyecto se quedó en la nada. Muchos proyectos de silvicultura se quedaron también anclados.

Lo que si pudiste poner en marcha fue el MARQ…

El MARQ fue un proyecto mío y nace de una serie de circunstancias totalmente casuales. Todo viene de un proyecto de Mira-Perceval de utilizar las canalizaciones de la antigua Lucentum, para que cuando hubiera lluvias y gota frías no se llevaran por delante las excavaciones del yacimiento.

Siempre creí que el edificio del Hospital Provincial (donde trabajamos mi abuelo, mi padre y yo) tenía potencial para un museo, pero en principio había pensado en el de Bellas Artes. Además, yo cuando llegué a la Diputación me encontré 1.600 obras de arte abandonadas en los sótanos del edificio. Los técnicos me dijeron que habían demasiados ventanales y luz, y me tiraron para abajo el proyecto.

Curiosamente por aquellos días Rafael Pastor me enseñó un almacén enorme donde estaban todos los hallazgos arqueológicos del último siglo. Entonces vi que podríamos montar un museo arqueológico. Fui a ver museos arqueológicos, y estaban muertos. Por ejemplo el egipcio de Berlín tiene música y grandes piezas, pero parece un mausoleo murtuario. Entonces me fui a ver un convento en el que habían construido la vida de los monjes utilizando las nuevas tecnologías. De ahí nace la idea del MARQ.

¿Crees que es suficientemente conocido?

Es sencillo. Yo me gasté en promocionar el MARQ unos 100 millones de pesetas. No tenía más. En el 2004 le dieron el premio al mejor museo de Europa, que lo recibió Ripoll porque yo ya no estaba como presidente.

El Guggenhein fue el mejor museo de Europa en el año 2000, y ellos habían gastado 1.000 millones de pesetas en publicitarlo. Esa es la diferencia. El MARQ tiene un caché y un reconocimiento; incluso el museo Arqueológico de España en Madrid han intentado  imitarnos y no han podido. No hay un museo arqueológico así en Europa. El problema es que si no tienes dinero para publicitarlo, llega a menos.

Siguiendo con la política, ¿crees que se está poniendo el listón demasiado bajo respecto a la necesidad de dimisión por imputaciones sin esperar a las sentencias?
«Si quien denuncia no tiene razón debería tener una penalización»

Si. Ahí habría que poner una frontera, que si tú no tienes razón en tu denuncia tenga una penalización económica y de gasto. Porque tú estás haciendo gasto al Estado y también minando el prestigio de las personas.

Una cosa es tener pruebas, pero no se puede utilizar sistemáticamente a la Justicia como forma de obstruccionismo político.

Pero hay una cosa que me preocupa aún más. La sociedad siempre tiene a los políticos que se merece. No podemos tener a unos políticos arribistas que pretenden mejorar su estatus social a través de la política. Debería ser al contrario, los políticos deberían salir de lo mejor de la sociedad. Gente que llegado a un gran nivel profesional, quiera aportar sus conocimientos a la política y la sociedad.

Tenemos cerca el juicio de Sonia Castedo. ¿Qué opinión te merece su actuación?

Yo estaba en Madrid en aquella época. Sí que te puedo decir que Sonia era una persona con futuro y muchas capacidades. Lo mismo que la llevó al poder probablemente fue lo que la hundió. El Urbanismo es un campo político sometido siempre a circunstancias especiales, de hecho yo tiemblo un poco por mi hija (actual concejala de Urbanismo en Alicante).

Ella fue la mano derecha de Alperi en los desarrollos urbanísticos y dicha confianza la generó ser su sucesora como alcaldesa. Creo que tenía una gran valía. Tiene una serie de condiciones que podían haberla llevado a ser una política de época. Pero se encontró con una losa de judicialización de todas las actuaciones urbanas y Sonia ha sido una víctima de esto, también de sus propios errores, por supuesto.

Desgraciadamente en la vida encuentras personas que te acarician la oreja para conseguir lo que pretenden y hay otros que no te la acarician porque no quieren crearte problemas. Y a veces la persona no sabe discernir entre la prudencia de unos y la osadía de otros. Yo también he tenido personas que me han acariciado la oreja, pero he buscado gente que destacara por su valía. Seguramente sin mis asesores y jefes de gabinete, como Paco Sirvent y Pepe Trigueros, habría tenido follones y más follones.

Antes hablabas de la forma de judicializar la política, pero el cambio de alcaldía en Alicante se produce por la dimisión de Gabriel Echávarri debido a la imputación por denuncias de la oposición…

La denuncia de Luis Barcala está basada en hechos reales. Es algo que se hacía en otra época, pero en esta época ya no debe hacerse, ha cambiado la forma de hacer política. No puedes usar la picaresca para adjudicar el dinero público en función de tus intereses. Hay que hacer las cosas con conocimiento.

¿Quiere decir eso que cuando la oposición denunciaba era sobre cosas inciertas?

No todas. Hay algunos que han resultado inocentes, he incluso han fallecido. Rita Barberá, Valenzuela o el presidente de Canarias. El problema de Echávarri es que se encuentra con lo que se encuentra y luego comete torpezas impresionantes. ¡No me digas que echar a la cuñada de Barcala y luego anunciarlo públicamente…!

Los dos asesores de presidencia de la alcaldía son dos casos diferentes. Uno tiene un desarrollo en política importante, y yo creo que cae en errores fruto de este conocimiento. Y el otro es una persona con total actitud de colaborar con la sociedad alicantina y el comercio, que comete errores fruto de la precipitación y querer aprovechar las circunstancias. Hay que saber los tiempos y seguir las normas. Sobre todo cuando has sembrado un campo de minas, para que tropiece el adversario, porque te va a poner las minas a ti también.

Yo sé cómo se han financiado los partidos. Este reproche se lo hago a Enrique Ortiz. Vale que ha financiado al PP. ¿Pero es que no ha financiado al PSOE y al resto de partidos? ¿O es que un exalcalde socialista no ha estado en su empresa? ¿O es que otro político del PSOE ha estado de directivo del Hércules con sueldo por casualidad?

Mirando a nivel nacional, ¿qué opina de la victoria de Pablo Casado?
«Es un líder que me pone los pelos de punta»

Casado nos ganó a todos en el precongreso y congreso. Yo creo que es un líder con un futuro impresionante. Si es él mismo y la imagen que exterioriza y refleja es realmente la que tiene dentro, es un auténtico trueno.

Tiene la capacidad de Suárez y tiene contenido en su mensaje. Ahora yo sé que la política es muy compleja. Se va a encontrar con formas diferentes de pensar, tiene que tratar de estabilizar un partido y no crear más heridas. Eso no lo puedo prever.

Pero como persona, es un líder que me pone los pelos de punta. No tiene nada que ver con Soraya, a la que yo respeto. Su mensaje tiene contenido de ilusión. No es un personalismo; tiene ideas y un proyecto de futuro. Aún construyéndole un buen discurso a Soraya, que lo dijo y estuvo bien, en cuanto entró Pablo a los 10 minutos se había acabado. Tiene una gran capacidad de liderazgo.

¿Y qué pasa si sale adelante la imputación a Pablo Casado?

¿Pero qué imputación? Si es un máster de hace 12 años que supuestamente dicen que lo consiguió de forma privilegiada. ¿Tenemos que repasar todo lo que se ha hecho en las universidades españolas en los últimos 30 años? ¿Y si no tiene el máster que pasa? ¿Deja de ser Pablo Casado? Que me digan que hace 10 años Casado era una figura deslumbrante en el PP… que no me hagan reír, si no lo conocía ni Dios.

Por terminar, ¿cuándo podrá salir el Hércules de Segunda B?

Yo pasé el anterior desierto de los 10 años del Hércules en Segunda B. Luego Aniceto lo subió a Primera. Me acuerdo que el público lo llamaba pesetero, porque condicionaba la economía a los fichajes. Recuerdo vivir la época de Barrios, Saccardi, Giuliano, etc.

Aquí echo una lanza por Enrique. No porque lo haya hecho bien, que no lo ha hecho nada bien, sino porque es el único que dio la cara por el Hércules. Porque es muy bonito decir que se es del Hércules, pero yo soy consciente de las limitaciones que tiene este proyecto.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.